el mediterráneo sale muy mal parado

Casi 270.000 toneladas de plástico flotan en nuestros océanos

Más de 5 billones de trozos de plástico se mecen sobre las aguas marinas. La mayoría son más pequeños que un trozo de arroz, pero envenenan a los animales

Foto: Costa de Las Azores (Marcus Eriksen)
Costa de Las Azores (Marcus Eriksen)

270.000 toneladas. Es lo que pesa todo el plástico que flota en los océanos. Tanto como 38.000 elefantes africanos. Si fueran botellas de Coca-Cola de dos litros formarían una torre que podría ir y volver hasta la Luna dos veces. Y si se tratara de una fila de pajitas de refresco daría la vuelta a la Tierra 425 veces.

Es la estimación que ha llevado a cabo un equipo internacional de investigadores. Lo más curioso es el tamaño del plástico que contamina el agua del planeta azul: “El 90% es más pequeño que un grano de arroz”, explica a Teknautas uno de los coautores del estudio publicado hoy en la revista PLOS ONE, Marcus Eriksen.

Al pensar en plásticos marinos suelen venir a la mente peces atrapados en anillas de latas de refresco, por lo que los microplásticos podrían parecer inofensivos. Nada más lejos de la realidad. “Estas partículas absorben contaminantes orgánicos, como el DDT y otros pesticidas, que luego liberan dentro de los animales que los ingieren”, asegura Eriksen.

La peor conclusión que se extrae del estudio es que las micropartículas –menores de 4,75 mm– están tan extendidas por el mundo que muchos de los ecosistemas marinos se encuentran amenazados.

Más del 90% del plástico marino es más pequeño que un grano de arroz

Esas 269.000 toneladas están repartidas entre 5,25 billones de trozos de plástico. Las más grandes se acumulan, lógicamente, en las costas. Las más pequeñas se encuentran en zonas mucho más remotas, como los polos, lo que sugiere que las corrientes marinas actúan como trituradoras que desmenuzan las piezas grandes y las reparten por todo el océano.

Sorprendentemente los investigadores encontraron una cantidad de microplásticos mucho menos grande de la esperada, si se compara con el porcentaje de piezas de mayor tamaño. Esto sugiere que existen mecanismos que eliminan estos diminutos fragmentos de la superficie oceánica.

Una de las investigadoras recoge muestras de basura (Jody Lemmon)
Una de las investigadoras recoge muestras de basura (Jody Lemmon)

Mención aparte merece la situación del mar Mediterráneo. “Tiene la mayor densidad de microplásticos del mundo, con 250.000 millones de partículas”, advierte a Teknautas el coautor del estudio François Galgani. Esto es debido a que es –casi– cerrado, con costas muy industrializadas y turísticas, y acumula el 30% del tráfico naval del planeta.

El mar Mediterráneo tiene la mayor densidad de microplásticos del mundo

La contaminación por plásticos está muy extendida en los océanos debido a las características de este material, que además de flotar es muy duradero. Sin embargo, hasta ahora era difícil hacerse una idea de la cantidad real que navega por las aguas debido a la falta de datos.

Para completar este agujero de información, el estudio ha tenido en cuenta los cinco giros océanos subtropicales –sistemas de corrientes marinas circulares– así como las costas de Australia, India y del mar Mediterráneo.

Seis años de trabajo

La investigación ha sido posible gracias a 24 expediciones científicas que han tomado muestras durante seis años, desde 2007 a 2013. Según Eriksen, el modelo permite “predecir cómo la basura se mueve por el océano”, y gracias al mismo es posible extrapolar su cantidad y peso en todos los mares.

Estas partículas absorben contaminantes orgánicos, como el DDT y otros pesticidas, que luego liberan dentro de los animales que los ingieren

Las muestras fueron tomadas con redes especiales, aunque los propios investigadores se zambulleron en ocasiones para recoger la basura. También se llevaron a cabo cuantificaciones basadas en los restos adheridos a la cubierta de los barcos.

Eriksen lamenta la “enorme” separación que existe entre los científicos y aquellos que podrían desarrollar políticas medioambientales efectivas. Para el investigador, es primordial que las industrias plásticas se responsabilicen del completo ciclo de vida de sus productos: “Deben garantizar su reciclaje al 100%, o utilizar materiales no contaminantes”.

El problema es que primero deben aparecer políticas estrictas que obliguen a las empresas, aunque Eriksen no alberga demasiadas esperanzas al respecto. “Los científicos están de acuerdo en el peligro que esta basura supone para los océanos, pero los responsables de crear nuevas políticas deben verlo del mismo modo”, reivindica el investigador.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios