APENAS QUEDAN 300 LOCALES EN TODA ESPAÑA

El 95% de las tiendas de cigarros electrónicos en España ha cerrado

No hace un año parecía que nos encontrábamos ante el negocio del siglo, pero las tiendas de cigarros electrónicos se han esfumado casi por completo de nuestro país

Foto: Un antiguo local de cigarrillos electrónicos disponibl (A. P.)
Un antiguo local de cigarrillos electrónicos disponibl (A. P.)

Como el vapor que emanan sus productos, las tiendas de cigarros electrónicos se han esfumado de España. A lo largo del año pasado se abrieron 3.000 locales especializados de los cuales al menos 2.700 han echado el cierre, según los datos de la Asociación Nacional del Cigarro Electrónico (ANCE). Un auge y caída tan vertiginosos que es difícil encontrar un parangón en otros sectores económicos.

"Ha existido un ataque al producto muy intenso por parte de las farmacéuticas que ha degenerado en una mala publicidad recogida en los medios de comunicación", explica Alejandro Rodríguez, vicepresidente de ANCE. Según su versión, durante 2013 se abrieron demasiadas tiendas, regentadas en ocasiones por personal poco cualificado que no era capaz de recomendar lo mejor para sus clientes. "Una clara desinformación, tanto por un lado como por el otro", declara Rodríguez, que confía en un resurgir del negocio. "En otros países de nuestro entorno como Alemania o Reino Unido también se dio esta caída en el tercer año y al cuarto repuntó. En el caso español ha ido todo más rápido", concluye. Cataluña, Andalucía y Valencia son las regiones que mejor mantienen el tipo, mientras que en otras regiones el negocio ha desparecido.

Cuando llegué me asusté muchísimo. En 200 metros había tres tiendas de cigarros electrónicos. ¡Tres! Ahí supe que nos íbamos a la mierda

Los dueños de las tiendas coinciden en cierta medida. Enzo, nacido en la italiana localidad de Verona, aterrizó en España hace nueve meses para poner una tienda de cigarros electrónicos en la calle Alcalá. Vino, como otros compatriotas, con la ilusión de exportar un negocio que en Italia se ha demostrado consistente. Su local permanece abierto, aunque reconoce que el volumen de ventas ha bajado desde septiembre. "Cuando llegué me asusté muchísimo. En 200 metros había tres tiendas de cigarros electrónicos. ¡Tres! Sin contar con los estancos que también ofrecen dispensadores... una locura. En cuanto lo vi supe que la mayoría nos íbamos a la mierda", explica a Teknautas. Aguantó asumiendo algunos meses de pérdidas.

Entre el ajuste y el desplome del mercado

¿Cómo sobrevivió? "Porque tengo una relación personal con mis clientes. Conozco sus nombres, sé qué y cómo vapean (como llaman a la acción de fumar en estos dispositivos) y les recomiendo lo mejor para ellos", dice. Enzo reconoce la escasa preparación de su competencia, si bien ve más motivos para justificar los cierres. "Aquí hubo un boom del producto, la gente se creía que era un remedio mágico para dejar de fumar, y no. Parecía que el mercado era infinito, que iba a haber para todos... y no podemos negar que muchos de nuestros clientes han regresado al tabaco normal, aunque nadie te lo vaya a reconocer", asegura.  

Manuel decidió emprender en este sector cuando él y su mujer dieron con el primer cigarro electrónico. Fumadores empedernidos, creyeron ver en el dispositivo la solución a su problema de adicción a la nicotina. "Capitalicé el paro y me lié la manta a la cabeza", sostiene. Montó una tienda en la calle de Bravo Murillo, cerca de la glorieta de Cuatro Caminos. La mantuvo abierta desde febrero hasta julio. "Al principio nos quitaban de las manos el producto, me costaba horrores encontrar un proveedor que me llenase las vitrinas. Luego pasó lo de siempre, que la gente lo va dejando y vuelve al tabaco... es que piénsalo, te quedas sin batería un día tomando unas cervezas y tienes dos opciones: o vuelves a casa o te compras un paquete de tabaco". Él optó por la segunda opción, sin embargo su mujer continúa vapeando: "Compra por internet", dice entre risas.

Manuel no descarta volver al negocio si ve la oportunidad. "Tendrían que legislar seriamente, basándose en estudios científicos. Los márgenes de beneficio no están mal, especialmente en los líquidos, pero es horrible tener que dar explicaciones a los clientes todos los días porque han leído esto o aquello".

Sin literatura científica

Según datos de ANCE, en España hay 900.000 usuarios activos del cigarro electrónico, una cifra modesta si se compara con los cinco millones que residen en Reino Unido. Debido a su reciente llegada al mercado, en torno a cinco años, no existen estudios concluyentes sobre su impacto sobre la salud. Gran parte de las investigaciones que se han publicado son sospechosas de estar financiadas por partes interesadas, y las demás no tienen una muestra suficientemente extendida a lo largo del tiempo.

Sabemos que no son productos inocuos, que crean adicción al contener nicotina y que no están destinados a dejar de fumar. No obstante, aún existen dudas sobre el papel de los vapeadores pasivos, y queda por saber cuál será la calificación que le darán las autoridades médicas, menos preocupadas por este asunto ahora que su popularidad se ha desplomado. Cuestiones que de seguro serán respondidas si se da el repunte que vaticinan desde la ANCE.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios