Cómo elegir tu conexión a internet y no quedar decepcionado
  1. Tecnología
factores que influyen en la velocidad real

Cómo elegir tu conexión a internet y no quedar decepcionado

Las 'telecos' prometen mucho y a veces no son capaces de cumplir con la velocidad que ofertan en sus anuncios porque muchos factores influyen en el resultado final

Foto: Cómo elegir tu conexión a internet y no quedar decepcionado
Cómo elegir tu conexión a internet y no quedar decepcionado

La velocidad de la banda ancha siempre ha sido una de las principales quejas de los consumidores. Las telecos prometen mucho y a veces no son capaces de cumplir con la velocidad que ofertan en sus anuncios. Por si fuera poco, hay servicios como las famosas plataformas de televisión que requieren un ancho de banda mínimo para poder funcionar. A continuación veremos algunos de los factores imprescindibles para contratar una conexión a internet con garantías.

En primer lugar es importante tener en cuenta que la mayoría de compañías utilizan la palabra “hasta” para advertir que las ofertas de banda ancha ultrarrápida son siempre teóricas. Es decir podemos contratar 30 megabits pero luego recibir solo 15 por las condiciones de nuestra línea de teléfono o por la simple saturación de la red.

El ADSL es la tecnología más problemática

Hace años, las ofertas de “hasta 20 megas” con ADSL eran las que más problemas causaban a los operadores y las que más insatisfacción generaban en los consumidores. En el mejor de los casos ofrecían la mitad de la velocidad contratada y es que el par de cobre es una tecnología muy sensible a factores como la distancia de la central a los hogares, el número de vecinos conectados o las condiciones de la instalación doméstica.

De hecho, actualmente hay compañías que venden 30 megas con VDSL, (una evolución del ADSL) pero no la instalan cuando consideran que el cliente no va a recibir una velocidad adecuada. De ese modo evitan quejas posteriores y sobre todo bajas en el período de prueba que permite cancelar el servicio sin tener que pagar las penalizaciones por permanencia.

Si estás buscando una conexión económica con ADSL te recomendamos que consultes con tu operador la distancia que hay desde la central telefónica a tu hogar. Si tu línea está a menos de 1.000 metros podrás contratar hasta 30 megas con una capacidad teórica de alcanzar al menos 25 megas reales. A medida que va aumentando la distancia la velocidad se irá reduciendo poco a poco.

La fibra óptica cumple con lo prometido

La irrupción de la fibra óptica hasta el hogar o del cable coaxial en el caso de operadores como ONO, R, Telecable o Euskaltel ha permitido en parte minimizar los problemas de velocidad que experimentaban los usuarios con ADSL. Estas tecnologías sí garantizan tasas de transferencia cercanas al cien por cien pero hay otros factores que pueden afectar al rendimiento final.

El más conocido es el famoso wifi y es que a pesar de que hay dispositivos que han evolucionado y permiten transmitir datos a velocidades teóricas superiores a los 1.500 megabits, ninguna compañía proporciona un router equipado con la última tecnología. También es importante tener en cuenta que los mejores equipos pueden costar entre 150 y 200 euros por tanto si necesitas obtener la máxima velocidad y no quieres hacer ese desembolso lo mejor es que conectes tu ordenador por cable de red.

Servicios que demandan ancho de banda

Cada vez hay más dispositivos conectados en el hogar y de hecho el pasado martes Orange confirmó que en Francia sus clientes tienen una media de seis equipos por hogar conectados a la red. Los tablets, móviles, consolas y demás dispositivos consumen mucho ancho de banda pero si hay un servicio que destaca por encima de los demás es el streaming.

Todas las plataformas de vídeo necesitan como mínimo 6 megabits reales para poder funcionar, y eso sin tener en cuenta que hay servicios que emiten en alta definición que necesitan un mínimo de 10 megas.

Esta es una de las principales razones que esgrimen empresas como Netflix para desembarcar en determinados países: necesitan banda ancha de calidad y con velocidades ultrarrápidas. En el caso de servicios como Yomvi o Movistar TV es imprescindible que la conexión supere los 6 u 8 megas para funcionar con normalidad. En líneas más lentas los cortes y sobre todo las pixelaciones serán frecuentes.

¿Cómo saber la velocidad real de la conexión?

En la red existen multitud de medidores que permiten comprobar el estado de la conexión. En España uno de los más fiables es Testdevelocidad que cuenta con cuatro nodos independientes con un ancho de banda total de 4 gigabits. Otra página conocida es Speedtest que permite elegir la zona donde realizar la prueba de velocidad.

Los operadores a examen

Anualmente se publican informes que evalúan la velocidad real que proporcionan las compañías. Por operadores, históricamente ONO ha sido la empresa más cumplidora con un 98 % de la velocidad prometida. Le sigue Movistar en su oferta de fibra con un 95 % y las operadoras de cable regionales con un porcentaje que oscila entre el 90 y el 93 %. Esto significa que los usuarios que contratan 100 megas reciben más de 90 megas cuando están conectados por cable, una velocidad más que aceptable para aprovechar al máximo los servicios que hay disponibles en internet.

Cuando hablamos de ADSL la foto cambia por completo, así por ejemplo Jazztel es la operadora más rápida en su oferta de 30 megas pero sus clientes navegan a una media de 17,2 megas. En el caso de Vodafone la velocidad baja a 15 megas y Orange a 12 megabits de media. Esto significa que el par de cobre en el mejor de los casos proporciona un 60 % de la velocidad prometida.

¿Puedo reclamar si mi operador no cumple con la velocidad prometida?

Telecomunicaciones Noticias de Telefónica
El redactor recomienda