Es noticia
Menú
Energy Phone Pro, diseñado en España para competir con los móviles chinos
  1. Tecnología
caracterísitcas sobre la media por 249 euros

Energy Phone Pro, diseñado en España para competir con los móviles chinos

Diseñado en España pero fabricado en China, el Energy Pro es un 'smartphone' que se sitúa en la cada vez más borrosa línea entre las distintas gamas

Foto:

La frontera entre los teléfonos de gama alta y los de gama media y baja cada vez es más borrosa. Buena prueba de ello es el Energy Phone Pro, un móvil diseñado y comercializado en España, aunque fabricado en China, que pone en aprietos a los terminales insignia de las grandes marcas de telefonía. Pero también a los de marcas chinas como Xianomi o Lenovo.

Algo que se debe sobre todo a su precio oficial, 249 euros en su configuración estándar y 279 con cargador inalámbrico, pero también a que cuenta con algunas prestaciones interesantes: un procesador de ocho núcleos, una memoria RAM de dos gigabytes y una pantalla de cinco pulgadas con resolución Full HD.

Hemos tenido la ocasión de poner a prueba este teléfono durante varios días poco después de su lanzamiento y las vibraciones que nos ha transmitido son buenas. Aunque, eso sí, cuenta con algunos puntos negros: no dispone de conectividad 4G, algo bastante sorprendente; el plástico de su parte trasera transmite una gran sensación de fragilidad; su batería de 2.300mAh se queda algo corta si hacemos un uso intensivo del teléfono; y, aunque su altavoz es bastante potente, si aumentamos mucho el volumen se dejan notar bastante los tonos agudos.

Pero en general las características de este Energy Phone Pro están por encima de la media de los terminales de su gama. También trae algunas sorpresas interesantes, como su cámara delantera de cinco megapíxeles con flash. De hecho, ha sido el primer teléfono con esta característica en comercializarse, aunque Sony acaba de lanzar el Xperia C3 con esa misma prestación. Vamos, que la fiebre desatada por los selfies ya empieza a calar en los catálogos de los fabricantes.

Un diseño con luces y sombras

El diseño frontal de este Energy Phone Pro está muy cuidado. Sobre todo porque su ligero marco delantero y su estructura de aluminio transmiten una sensación de solidez. Por eso cuesta entender que no se haya cuidado algo más su parte trasera, pues el plástico del que está hecha parece algo frágil. En su lateral derecho cuenta con los típicos botones de volumen y encendido, pero carece de botón disparador para la cámara.

Otra sorpresa que depara este teléfono es que cuenta con una doble ranura para tarjetas SIM, aunque no admite tarjetas de memoria para ampliar sus 32 GB de almacenamiento interno (una cifra que en cualquier caso será suficiente para la mayoría de usuarios). Tampoco su batería es extraíble, algo que nos ha chocado, pues no es demasiado complicado quitar su carcasa trasera.

Entre los aspectos que más nos han convencido de este móvil está su pantalla de cinco pulgadas con una resolución de 1920x1080 píxeles y tecnología IPS. Tanto su definición como la reproducción que hace del color son excelentes. A plena luz del día se ve sin problemas y la única pega que se nos ocurre sacarle es que el nivel mínimo de brillo podría ser algo menor para facilitar la lectura a oscuras.

En lo que respecta al rendimiento, el procesador de ocho núcleos ARM Cortex A7 1.7GHz es sin duda la estrella del terminal. En las pruebas de rendimiento que hemos realizado con la aplicación Vellamo, su potencia está lejos de igualar a la de terminales como el Samsung Galaxy S5, pero en la práctica el móvil responde perfectamente, incluso en las tareas más exigentes. Hemos estado usando aplicaciones que requieren de una potencia de cálculo importante, como Photoshop Touch o el videojuego 3D Dead Trigger 2, y han funcionado con total fluidez.

Ideal para selfies

Todo apunta a que la cámara principal del dispositivo de 13 megapíxeles está firmada por Sony, pues el fabricante japonés cuenta con varios sensores para dispositivos móviles con esa resolución. Con un tamaño de píxel de 1,12 micras, su calidad de imagen, sin llegar a ser sobresaliente, es más que correcta, algo a lo que contribuye la luminosidad de su objetivo, que cuenta con una abertura de diafragma de f/2.2. También equipa un flash dual similar al del iPhone 5s.

Del apartado fotográfico nos ha parecido muy interesante que la aplicación nativa de la cámara nos permita afinar bastante la forma en la que el teléfono capta las tomas. Además de dejarnos ajustar valores como la sensibilidad ISO desde los 100 a los 400 ISO o el modo HDR, también podemos alterar la nitidez, el brillo y contraste con los que vamos a captar las imágenes, algo que no habíamos visto desde los viejos teléfonos Nokia con Symbian. Eso sí, conviene no excederse con el valor de nitidez si no queremos que aparezca ruido en las imágenes incluso usando las sensibilidades ISO más bajas.

Pero la que sin duda es la cámara estrella de este terminal es la frontal, pues tiene una resolución de cinco megapíxeles, cuando por lo general la mayoría de cámaras delanteras no pasan de dos. Eso, unido a su flash frontal y a que cuenta con un objetivo luminoso, f/2,4, hace que este terminal sea ideal para hacer autorretratos y videoconferencias. Hemos publicado una galería de fotos a máxima resolución en Google+ en la que puede observarse de lo que son capaces las dos cámaras de este Energy.

La grabación de vídeo también es correcta en ambas cámaras. La delantera graba con una resolución algo pobre, 720x480 píxeles, mientras que la trasera permite filmar con calidad Full HD a 30 fotogramas por segundo. Nos ha sorprendido que los vídeos de ambas se graben en un formato algo obsoleto: 3gp.

Un Android muy limpio

Acostumbrados como estamos a que algunos fabricantes utilicen capas de personalización de Android muy sobrecargadas, como es el caso de Samsung, nos ha gustado bastante que la versión del sistema en este móvil sea bastante limpia. Apenas cuenta con unas pocas aplicaciones propias preinstaladas, como el reproductor musical diseñado por Energy. Incluso algunas de Google, como Hangout, no vienen de serie y podemos instalarlas y desinstalarlas a nuestro antojo. El terminal cuenta con la versión 4.2 del sistema, pero en Energy aseguran que se actualizará en breve a la versión 4.4.

La frontera entre los teléfonos de gama alta y los de gama media y baja cada vez es más borrosa. Buena prueba de ello es el Energy Phone Pro, un móvil diseñado y comercializado en España, aunque fabricado en China, que pone en aprietos a los terminales insignia de las grandes marcas de telefonía. Pero también a los de marcas chinas como Xianomi o Lenovo.

Tecnología
El redactor recomienda