Es noticia
Menú
Analizamos la cámara del G3: la sorpresa es la velocidad
  1. Tecnología
CUENTA CON UN LÁSER DE ENFOQUE

Analizamos la cámara del G3: la sorpresa es la velocidad

La cámara del LG G3 es una de las cosas en las que el fabricante se la juega de cara a plantar cara a sus rivales, como el S5, el Z2, el HTC One o el iPhone 5s

Foto:

La cámara del LG G3 es una de las cosas en las que el fabricante se la juega de cara a plantar cara a sus principales rivales: el Samsung Galaxy S5, el Sony Xperia Z2, el iPhone 5s, el HTC One M8 y el Nokia Lumia 930. Sobre el papel uno puede pensar que no hay grandes diferencias entre las cámaras de este móvil y la del de su predecesor, el LG G2, pero en realidad estas son mayores de lo que parece.

La primera gran diferencia entre ambos teléfonos es la tecnología de enfoque láser del G3. Que ha resultado ser tremendamente efectiva en las pruebas que hemos realizado. El origen de este sistema exclusivo de enfoque, que jamás hemos visto en ninguna cámara fotográfica ni en ningún teléfono, está en un robot aspirador. Al parecer los ingenieros de LG pensaron en usar un láser para guiar una aspiradora que estaban desarrollando, pero la cosa no terminó de cuajar y usaron esta tecnología en el LG G3 para ayudar a su cámara a enfocar.

El sistema se basa en un láser de baja frecuencia que permite incluso en ausencia total de luz enfocar con precisión. Además es bastante rápido, tanto como el sistema de enfoque híbrido que tuvimos la ocasión de probar en el Samsung Galaxy S5. Evidentemente cuando intentamos enfocar a un objeto muy lejano el láser no sirve de nada, pues su alcance es limitado.

En esas situaciones el móvil usa un sistema de enfoque estándar como el de cualquier otro teléfono. A pesar de eso esta tecnología es tan efectiva que nos atrevemos incluso a pensar que algunos fotógrafos profesionales que prueben el LG G3 la echarán en falta en sus cámaras. Por muy profesionales que estas sean.

Flash doble

Otra diferencia entre ambos terminales es que el LG G3 incorpora un flash doble, como el del iPhone 5S, que logra eliminar el tono frío típico de las fotos disparadas con luz auxiliar. Por otra parte es bastante potente para lo que estamos acostumbrados a ver en flashes tipo led.

En lo que respecta a la calidad de las fotos que este móvil es capaz de hacer las sensaciones que nos transmite son buenas. Los resultados disparando con buena luz son verdaderamente notables. Sobre todo porque el teléfono tiene un excelente rango dinámico. O dicho de otra manera: una gran capacidad para mostrar detalles tanto en las zonas de luz como en las zonas de sombra. Lo que evita por ejemplo que aparezcan cielos quemados de color blanco o zonas de sombra sin detalle, completamente negras.

Un aspecto bastante negativo del G3 es que inexplicablemente la aplicación de cámara no nos permite determinar la sensibilidad ISO del disparo ni el nivel de exposición. Algo que aunque a la mayoría de usuarios les será indiferente los que pretendan afinar a la hora de hacer sus tomas se quedarán algo desconcertados. Sobre todo porque incluso los teléfonos con Android más baratos cuentan con esas funciones. Para corregir esto recomendamos usar la aplicación Camera Zoom FX, que permite usar los controles ISO manualmente en el teléfono y modificar el nivel de exposición.

En cualquier caso afortunadamente la cámara hace todo lo que puede por mantener la sensibilidad ISO en niveles bajos. Hasta 400 ISO el detalle de las fotos es bastante aceptable. A partir de esa sensibilidad el algoritmo de procesamiento de las imágenes que usa LG tiende a lavar en exceso las fotos para evitar el ruido. Que se mantiene en valores aceptables hasta los 600 ISO aproximadamente. Los que quieran ver con sus propios ojos de lo que esta cámara es capaz pueden consultar las 15 fotos de muestra a máxima resolución que hemos publicado en Google+. En el álbum es posible acceder a los datos exif originales de cada toma.

Distancia con el modelo anterior

Otra diferencia entre las cámaras del LG G2 y el LG G3 es su sensor de imagen. Ambos usan uno firmado por Sony de 13 megapíxeles con el mismo tamaño (1/3.06 pulgadas). Pero no se trata del mismo modelo. El LG G2 equipa el Sony IMX135 y el LG G3 con el más reciente Sony IMX214. La principal diferencia entre uno y otro es que el del G3 permite la grabación en vídeo 4K. En cualquier caso en lo que concierne a las fotos no hay grandes diferencias, pues ambos sensores tienen un tamaño de píxel idéntico: 1,12 micras. El mismo tamaño de píxel con el que por cierta cuenta el sensor Isocell de 16 megapíxeles del Samsung Galaxy S5.

En principio tener más resolución y un tamaño de píxel idéntico es una ventaja para el Samsung . Pero en realidad la decisión de LG de mantener un sensor de menor tamaño renunciando a aumentar la resolución tres megapíxeles le ha permitido incorporar un estabilizador de imagen óptico al objetivo con un diseño tan delgado como el Galaxy S5.

Si Samsung hubiese querido incorporar el estabilizador óptico a la cámara del S5 hubiese tenido que aumentar el grosor del terminal. Pues como decimos el sensor es mayor que el del LG. Sólo Nokia con el Lumia 930, que cuenta con un sensor del mismo tamaño que el Galaxy S5 y estabilizador óptico se ha atrevido a añadir unos milímetros más a su móvil para obtener ese combinado.

El teléfono de Nokia con sus 9,8 mm de grosor es algo mayor que el LG G3 (8,9 mm), el Galaxy S5 (8,1 mm), el Sony Xperia Z2 (8,2 mm) y el iPhone 5s (7,6mm), y el HTC One M8 (9,3 mm). Estas cifras dan que pensar. A pesar de la importancia que los fabricantes de móviles dan a sus cámaras parecen dispuestos a sacrificar algunas prestaciones de estas a cambio de lograr un diseño algo más delgado. Seguramente porque esto es lo primero que entra por los ojos.

Una cámara para 'selfies' de calidad

Otros aspectos a destacar en el apartado de imagen del LG G3 es que la cámara delantera de dos megapíxeles proporciona autorretratos de cierta calidad y puede activarse por gestos. Además, el móvil dispone de un modo para obtener imágenes duales en las que en una misma foto aparece lo que capta la cámara delantera y la trasera.

Los vídeos UHD, con una resolución de 3840x2160 píxeles, se ven bastante bien en la pantalla de ultradefinición de 2.560 x 1.440 píxeles que equipa este móvil. Por el contrario si usamos el modo de cámara lenta en alta definición estándar 1280x720 píxeles a 120 fps observamos la imagen pixelada debido a la gran definición de la pantalla. En cualquier caso la calidad a la hora de grabar vídeo es excelente en todos los modos. Además, el terminal nos permite seguir haciendo fotos mientras filmamos.

En definitiva, LG en vez de intentar mejorar el sensor de imagen su teléfono estrella ha preferido rodearlo de tecnologías que mejoran otras prestaciones, sobre todo el enfoque, y lo ha dotado de grabación de vídeo de ultradefinición. El cocktail resultante se nos antoja bastante interesante. Aunque en un momento en el que Google ha anunciado que Android L permite el uso de controles manuales en la cámara y grabación de archivos RAW resulta desconcertante que LG apenas nos de margen para personalizar la forma en la que deseamos hacer nuestras fotos.

La cámara del LG G3 es una de las cosas en las que el fabricante se la juega de cara a plantar cara a sus principales rivales: el Samsung Galaxy S5, el Sony Xperia Z2, el iPhone 5s, el HTC One M8 y el Nokia Lumia 930. Sobre el papel uno puede pensar que no hay grandes diferencias entre las cámaras de este móvil y la del de su predecesor, el LG G2, pero en realidad estas son mayores de lo que parece.

LG Fotografía
El redactor recomienda