SE COMPLETA la apuesta expansiva de Google

Android extiende sus tentáculos para llegar a todos los dispositivos móviles

Coches, videojuegos, teléfonos móviles, tabletas y 'weareables'. Google quiere llevar Android a todos los dispositivos y ya ha puesto su jugada sobre el tapete

Foto: Sundar Pichai, vicepresidente de Google, durante la Google I/O (Reuters)
Sundar Pichai, vicepresidente de Google, durante la Google I/O (Reuters)

El objetivo es llegar a todos los dispositivos y la hoja de ruta está trazada. La keynote para desarrolladores de Google, conocida como Google I/O, sentó ayer las bases de un futuro que pasa por la implantación de Android en todos y cada uno de los dispositivos susceptibles de cargar un sistema operativo. La consigna es estandarizar al androide en gadgets de todos los tamaños.

El primer anuncio de la tarde fue el más rentable. Se trata de Android One, una versión afeitada de Android que se postula para los móviles baratos. Esto es, una vía de entrada en los suculentos mercados emergentes, donde solo Nokia ha mostrado un interés real con Symbian y su gama Asha. A tenor de lo mostrado, One funciona con fluidez en terminales de menos de 100 dólares y pretende hacerse fuerte como sistema operativo de los móviles de bajo coste en todo el mundo. Algunas empresas pujantes en los emergentes como las hindús Micromax, Spice o Karbonn Mobile ya han confirmado el lanzamiento de terminales con One para después del verano.

Un Android nuevo de verdad

La otra gran novedad es una nueva versión de Android, conocida como L, que trae consigo una revolución visual bautizada como Material Design. En una primera impresión guarda semejanzas con Windows Phone, por aquello del uso de los grandes cuadros de colores planos. "Es el lanzamiento más relevante de la historia de Android", dijo Sundar Pichai, vicepresidente de la compañía y principal responsable del androide verde. 

Pichai no solo se refiere al aspecto visual, sino que Android L irá un poco más allá en todos los aspectos. Para comenzar dará soporte a procesadores de 64 bits, una capacidad en la que Apple les había tomado la delantera con iOS7. Esto significa, a grosso modo, que se podrán hacer las mismas cosas en menos tiempo o, lo que vendría después, aplicaciones con mejores gráficos y sistemas multitarea más ambiciosos. Naturalmente, para extraerle jugo a esta funcionalidad necesitará un smartphone con un chip a la altura, y de momento no son muchos los que hay en el mercado.

Por fin Google buscará contenido dentro de las aplicaciones

En el interfaz también se observan cambios. Google ha echado mano de un sistema de tarjetas inteligentes para unificar el funcionamiento de Android en todas las plataformas. ¿Qué ventaja aporta esto? Básicamente que son configurables, más sencillas de comprender a simple vista, y aportan uniformidad al conjunto del sistema. Este es otro de los aspectos en los que se está trabajando en la misma dirección que Apple, que basó su última presentación en la integración de OSX y iOS. En un futuro perfecto solo habría un sistema operativo de cada compañía que serviría indistintamente para cualquier arquitectura; esto lo vio Microsoft antes que nadie, solo que llegó tarde al hardware.

Búsquedas dentro de aplicaciones y 'weareables'

Por fin, dirán algunos, Google se atrevió ayer a hablar de la búsqueda dentro de las apps. Esta funcionalidad llegará también con Android L, de modo que cuando se pregunte por algo, las respuestas no solo incluirán páginas web, sino también contenido de aplicaciones. Es esta una vieja reclamación de los programadores, que por un lado se veían instados a programar en formato app para Android pero, por el otro, se topaban con la indiferencia de Google a la hora de lucir su trabajo. 

No obstante, es pronto para lanzar los cohetes, dado que no se desveló una fecha concreta para el lanzamiento de Android L. Todo apunta a que ese momento llegará después del verano, si bien lo ambicioso del proyecto podría retrasarlo unos meses más. Lo que sí podemos ver ya en funcionamiento es Android Wear, otra distribución creada ad hoc para los weareables, que por ahora se asoman en forma de relojes inteligentes. LG, Samsung y Motorola aprovecharon la ocasión para presentar una nueva generación de smartwatches basados en este sistema, con un aspecto que, ciertamente, mejora lo visto hasta el momento.

El grueso de la interacción con el dispositivo se hará con la voz (pronunciará ese "ok, Google" aunque no quiera) y permitirán realizar llamadas desde la muñeca o escuchar música, aunque su principal rendimiento gira en torno a las notificaciones y recordatorios. "Es una excelente manera de establecer recordatorios. Le podemos pedir, por ejemplo, que nos recuerde que tenemos que comprobar el correo electrónico al llegar a casa o, en caso de que tengamos que coger un avión, nos avisará con tiempo suficiente para desplazarnos hasta el aeropuerto, a la vez que nos facilitará la información disponible sobre el vuelo y la tarjeta de embarque", explicó David Singleton, director de ingeniería de Google. 

Otra vez, la televisión

Y sí, si se lo estaban preguntando, nos tememos que ha vuelto a suceder: Google presentó Android TV. El trastazo de Google TV no ha servido para escarmentar en Mountain View y vuelven a la carga con un servicio que apenas se diferencia de Apple TV. "Vamos a dedicarle tanta atención a la televisión como la que han disfrutado tradicionalmente los smartphones y tabletas" explicaron durante la presentación, verbalizando una posición más que obvia. Como si de un receptor de TDT se tratase, Android TV podrá estar inserto dentro de las nuevas televisiones o conectarse a las antiguas como un dispositivo externo.

Sin embargo, esta vez sí hay algo a destacar. Y es que desde Android TV se pueden descargar videojuegos de la tienda online y ejecutarlos con un mando a distancia. No se han desvelado más datos sobre el sistema, su catálogo o su precio.

Aspecto de Android TV (Reuters)
Aspecto de Android TV (Reuters)

Un guiño a la batería

Lo que no se consiga por hardware, que sea por software. Por último, Google anunció ayer también el Proyecto Volta, un conjunto de herramientas orientadas a mejorar la vida de la batería. La idea consiste en monitorizar la actividad del usuario, establecer patrones, y desactivar -o ralentizar- las funciones más prescindibles. Durante la keynote se mostró una sola pantalla, conocida como 'historiador de batería', que le demuestra al usuario las aplicaciones que están gastando más pila.

En teoría, Volta se implementará en Android 5 y se configurará para que se active cuando la batería esté baja. Según la versión de Google, en estos momentos la funcionalidad es capaz de añadir 90 minutos de energía extra a un dispositivo como el Nexus 5.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios