Es noticia
Menú
Ponemos a prueba la cámara del Galaxy S5
  1. Tecnología
sensor, objetivo o enfoque, a examen

Ponemos a prueba la cámara del Galaxy S5

Uno de los apartados en los que están concentrando mas esfuerzos los fabricantes de móviles es la cámara de fotos. Y el Samsung Galaxy S5 no es una excepción

Foto:

Probablemente el apartado en el que están concentrando más esfuerzos los fabricantes de teléfonos sea en mejorar las cámaras de estos. Sobre todo en los de gama alta, pues ese componente es el que cada vez más marca la diferencia con los terminales de gama media.

Quizás, por todo esto,Samsung se enfrentaba con el Galaxy S5 en esta ocasión al reto de superar la calidad y prestaciones de la cámara de su antecesor, elGalaxy S4, una de las más equilibradas que hemos visto en un móvil.Pero, claro, también hay que superar, o al menos igualar, en el apartado fotográfico a los principales rivales: el iPhone 5S, el HTC One (M8), los Nokia Lumia de mayores prestaciones, el Sony Xperia Z2 y algunos terminales chinos.

El problema para la surcoreanay para el resto de fabricantes es que, con las actuales tecnologías de imagen, las cámaras de los móviles están tocando techo. Por ello, cada vez cuesta más innovar al actualizar ese componente. Al menos si no se altera el tradicional diseño de los terminales, algo que sólo Nokia y Samsung se han atrevido a hacer.Los primeros al dotar a su Nokia Lumia 1020 de un imponente sensor que sobresale del cuerpo del móvil y los segundos al equipar al Galaxy S4 Zoom de un objetivo de 10 aumentos. Aunque no es ningún secreto que estos dos excelentes dispositivos no han sido precisamente unos superventas.

Un sensor de fabricación propia

La principal innovación que trae la cámara del Galaxy S5 es su sensor de fabricación propia. Usa una tecnología exclusiva denominada Isocell, que consiste en colocar una especie de barrera entre los fotodiodos que captan la luz para convertirla en píxeles. De esa forma se logra que los rayos de luz que impactan en cada fotodiodo no contaminen a los de alrededor.

Con ese método Samsung asegura que es posible lograr imágenes más precisas y ricas en detalles.

Sobre el papel suena bien, pero en la práctica no encontramos que se haya producido un salto cualitativo importante. La culpa probablemente hay que buscarla en la elevada resolución del sensor: 16 megapíxeles, algo que muchos potenciales compradores verán como una evolución respecto a los 13 megapíxeles del Galaxy S4, cuando en realidad es más bien un lastre.

Es cierto que varios competidores directos de este Samsung superan la resolución del Galaxy S5: los Sony Xperia Z1 y Z2 y los Lumia 1020, 930 y 1520. Pero todos esos terminales tienen en común que sus cifras de megapíxeles están motivadas por la tecnología de sobremuestreo de píxeles que emplean, cuya principal ventaja es que les permite disponer de un zoom digital sin una gran pérdida de calidad en la foto. Aunque para ello hay que reducir la resolución a 8 megapíxelesen el caso de los Sony, y a 5, en el caso de los Nokia.

En el Samsung Galaxy S5 su elevada resolución parece obedecer más a cuestiones de 'marketing' que a otra cosa

En el Galaxy S5 su elevada resolución parece obedecer más a cuestiones de marketing que a otra cosa. Así que nos quedamos con las ganas de comprobar de lo que habría sido capaz de lograr la tecnología Isocell si en Samsung hubiesen optado por dotar a su sensor de menos megapíxeles.

En cualquier caso, es cierto que el sensor es mayor que el de otros teléfonos, incluyendo el Galaxy S4, pues tiene unas dimensiones de 1/2,6", muy similares a la mayoría de cámaras compactas. Gracias a eso, a pesar de los 16 megapíxeles, el tamaño del píxel es de 1,12 micras, el mismo valor que tenía la cámara de 13 megapíxeles del Galaxy S4.

Objetivo, una de las carencias del S5

Otras carencias del Galaxy S5 las encontramos en el objetivo de 31mm que equipa, pues la abertura máxima del diafragma se limita a un valor de f/2.4. No está mal, pero hay ya varios móviles que ofrecen valores de abertura de diafragma más amplios, algo que es muy útil al hacer fotos con poca luz sin que la imagen aparezca trepidada.

También se echa en falta la incorporación de un objetivo estabilizado como el que incorporan algunos Nokia, pues ese elemento resulta clave para no tener que elevar la sensibilidad ISO cuando la luz ambiental escasea. De hecho, en las pruebas que hemos podido realizar con el Galaxy S5 hemos detectado que trabajando con sensibilidades ISO de hasta 400 ISO en interiores muchas fotos aparecen movidas.

Mucho más nos convence que en Samsung hayan limitado la sensibilidad del móvil a 800 ISO, pues, aunque otros fabricantes ofrecen valores más elevados, los resultados suelen ser muy pobres. Sirva como ejemplo esta imagen que publicamos en Flickr hace unos meses para apreciar un detalle a tamaño real de una foto tomada con un Sony Xperia Z1 a 3200 ISO. Sin palabras.

El único móvil que hemos tenido ocasión de probar que sale airoso al hacer fotos a más de 800 ISO es el Nokia Lumia 1020. En cualquier caso, si hacemos fotos con poca luz con el Galaxy S5 es mejor recurrir a la sensibilidad de 800 ISO sólo si no nos queda más remedio, pues como se puede ver en uno de los vídeos que acompaña a este artículo el resultado no es muy convincente.

El 'smartphone' con mayor velocidadde enfoque

En lo que sí observamos un excelente comportamiento es en el sistema de enfoque de este Galaxy S5 ya que la velocidad con la que logra enfocar es seguramente la más rápida que hemos tenido ocasión de observar en un teléfono. Para ello se vale de una tecnología híbrida que combina el enfoque por contraste, típico de las cámaras de los móviles, con el enfoque de detección de fase, que es el que usan las cámaras réflex y algunas sin espejo de objetivos intercambiables.

Pero no sólo en el enfoque se muestra veloz el Galaxy S5 al tomar fotos. Su procesador Snapdragon 801 2.5 GHz Quad core le permite hacer cosas tan interesantes como captar varias tomas a gran velocidad para obtener una foto de alto rango dinámico (HDR). Es tan veloz al realizar esa operación que en las pruebas que hemos realizado con él, a pesar de que había numerosos objetos en movimiento en la escena, entre ellos automóviles circulando, no hemos percibido el efecto de imagen fantasma que producen otros móviles al usar esa función. El resultado puede verse en el vídeo con las pruebas de imagen.

La velocidad con la que logra enfocar el S5 es seguramente la más rápida que hemos tenido ocasión de observar en un teléfono

También nos ha convencido bastante la posibilidad de ver en pantalla a la hora de encuadrar cómo quedará la foto que hagamos con el modo HDR activado. La guinda del pastel en lo que respecta a esta función la pone el a nuestro juicio excelente tratamiento del color de las fotos de alto rango dinámico. Estas no adolecen de los colores excesivamente saturados que proporcionan otros teléfonos.

Tampoco renuncia el Galaxy S5 a las abundantes opciones que ofrece la aplicación de cámara que ya hemos visto en otros móviles de Samsung. Precisamente como estas eran demasiado numerosas, ahora Samsung ofrece la posibilidad de descargar algunas de ellas desde la aplicación de cámara en su propia tienda. Por eso, por defecto no aparecen opciones como la de crear fotos animadas, que es una de las preferidas por los giffers.

Grabación de vídeo en resolución 4K

Por último, otra de las innovaciones del Galaxy S5 en el apartado de la imagen es la incorporación de la grabación vídeo con resolución 4K, algo con lo que ya cuentan otros terminalescomo el Samsung Galaxy Note 3. A pesar de que esta resolución resulta poco práctica debido a que son muy pocos los televisores capaces de reproducir esos vídeos, es posible hacer experimentos curiosos con estos clips, como el que nosotros mismos realizamos hace poco al imprimir un frame de un vídeo 4K grabado con un Note 3.

Lo que sí ha logrado Samsung al incorporar esta función es que se pueda grabar con ella usando el modo de HDR, algo de lo que no pueden presumir otros terminales.

En definitiva, en el terreno de la imagen, este Samsung no decepciona y se sitúa un paso por delante del Galaxy S4. Pero también nos deja con cierta sensación agridulce pues la empresa sigue teniendo asignaturas pendientes que resolver. Como el ser más comedidos en la resolución que el móvil es capaz de alcanzar para mejorar la calidad de las imágenes, incorporar un objetivo más luminoso y estabilizado y añadir un botón de disparo para las fotos.

Probablemente el apartado en el que están concentrando más esfuerzos los fabricantes de teléfonos sea en mejorar las cámaras de estos. Sobre todo en los de gama alta, pues ese componente es el que cada vez más marca la diferencia con los terminales de gama media.

Samsung
El redactor recomienda