el usuario puede modificar los componentes

Háztelo a tu gusto: un portátil construido (casi) íntegramente con 'hardware' libre

El 'hardware' libre se reivindica como una tendencia a seguir entre los usuarios que, con cierto nivel de conocimientos, quieren saber qué están usando

Foto: Háztelo a tu gusto: un portátil construido (casi) íntegramente con 'hardware' libre

Frente a las licencias y la opacidad de los programas fabricados por las grandes compañías, hace ya tiempo que comenzó a tomar forma un movimiento en favor del software libre, usuarios que prefieren utilizar sistemas abiertos, donde el código está disponible para todo aquel que quiera consultarlo, mejorarlo o modificarlo. De esta forma, cualquiera puede innovar en favor de la comunidad.

Y tras el software, llegó el hardware. Aunque de forma más lenta, el hardware libre se está haciendo un hueco en la escena tecnológica actual, aunque es cierto que, por motivos logísticos, el manejo y modificación de este tipo de componentes requiere de un nivel de conocimientos algo más alto que la modificación de código, haciendo que quede al alcance de menos usuarios.

Aún así, no son pocos los proyectos basados en piezas de hardware libre que se están haciendo notar. En Teknautas recogíamos hace unos meses la idea de un joven ingeniero zaragozano que había desarrollado un minihospital casero utilizando esta tecnología, aunque nada como acercarse al fenómeno Raspberri Pi para entender el enorme potencial del hardware abierto.

El primer portátil de 'hardware' libre

Su planteamiento es que el usuario pueda contribuir al diseño y mejora de cada componente de su terminal, e incluso utilice unos u otros en función de sus preferencias y necesidadesDos ingenieros de Singapur han aprovechado las ventajas de esta opción para construir el primer portátil fabricado (casi) íntegramente con hardware libre, una idea que han bautizado como Proyecto Novena. El desafío, como cuenta Javier Pastor en Xataka, era notable, ya que había que cumplir varios requisitos para considerar el proyecto totalmente Open Source. El más importante era que todos los componentes debían contar con documentación completa y abierta a los usuarios. Aunque el resultado es destacable, tenemos que incluir ese paréntesis porque lo cierto es que algunas piezas, como la pantalla, el teclado o la batería no son completamente libres.

Su objetivo, cuentan, es crear un terminal lo más seguro posible, no solo desde el punto de vista del software, algo en lo que se ha incidido mucho desde que saltó el escándalo de las escuchas digitales de la NSA y la supuesta complicidad de las empresas tecnológicas, sino también desde el punto de vista del hardware. Su planteamiento es que el usuario pueda contribuir al diseño y mejora de cada componente de su terminal, e incluso utilice unos u otros en función de sus preferencias y necesidades.  

Sobre todo, como decimos, para hacerlo más seguro al conocer cada detalle de cada componente, pero también, por qué no, para divertirse en el proceso y con un importante fin didáctico. Bunnie Huang, uno de los desarrolladores, explica que querían “aprender cosas nuevas mientras creamos algo que luego vamos a usar cada día”.

También diseñaron la carcasa, que incluye varios componentes creados expresamente para el proyecto gracias a una impresora 3DFueron probando con distintas opciones hasta crear la placa madre, los procesadores, el módulo wifi, el lector SD, un micrófono digital... “Hice a mano cada surco del circuito impreso”, aseguraba Huang en Wired, cuando presentaron su proyecto. También diseñaron la carcasa, que incluye varios componentes creados expresamente para el proyecto gracias a una impresora 3D. Las piezas utilizadas y las instrucciones están disponibles en la web para el que quiera intentarlo.

Desde luego, el resultado no es el portátil más rápido del mercado, ni mucho menos. Está equipado con una memoria RAM de 4GB y un procesador ARM, más habitual en un smartphone que en un ordenador, por lo que ofrece las prestaciones de un netbook tirando a normalito. Sin embargo, tiene el tamaño y el peso de un portátil de gama media. “No es ninguna pluma”, reconoce Huang. Y en cuanto a diseño, digamos por ser suaves que está muy lejos de un elegante MacBook de Apple.

Una versión 'prefabricada' para los usuarios

A pesar de sus limitaciones, Novena ha levantado mucha expectación, así que Huang y su socio Sean Cross  han puesto en marcha una campaña de financiación colectiva para fundar una startup que comercialice su producto. Con las aportaciones se puede adquirir solo la placa, la versión all in one del ordenador o el portátil, así como un modelo de diseño con carcasa de madera, para el que quiera un producto verdaderamente original.

Sus creadores prometen que cualquiera podrá consultar las especificaciones de los componentes en busca de fallos de seguridad o posibles mejoras, y de hecho parte de la carcasa está vacía para el que quiera incorporar nuevas piezas a este sofisticado lego tecnológico. “Está diseñado con la idea de que quieras añadirle cosas tú mismo”. No hacen falta herramientas especiales, y en el envío se incluirán piezas de anclaje extra por si se rompe alguna. Todo con la idea de que no tengas miedo a trastear con el dispositivo.

No es para todos. Pero es abierto, para la gente a la que le importa mucho la seguridad, la privacidad y la habilidad de explorar las posibilidadesEsta versión comercial, sin embargo, incluye algunas piezas más que no son hardware libre, como el procesador, pero Huang y Cross aseguran que han intentado limitarlas todo lo posible, en aras de la transparencia que promete su producto.

Un producto que, reconocen no es para todo el mundo: su potencia es inferior a los modelos medios del mercado, y su precio es más alto (unos 2.000 dólares en su versión completa y no de diseño). “No es para todos. Pero es abierto, para la gente a la que le importa mucho la seguridad, la privacidad y la habilidad de explorar las posibilidades”. 
Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios