Motorola emerge de sus cenizas con un 'smartphone' fabricado en módulos
  1. Tecnología
cada usuario podrá crear su propio teléfono

Motorola emerge de sus cenizas con un 'smartphone' fabricado en módulos

Motorola, adquirida por Google para crear el móvil del futuro, ha presentado el Proyecto Ara, un plan para desarrollar un móvil modular personalizable

Foto:

Teléfonos de pantalla curva, reconocimiento de huella dactilar, procesadores más potentes, relojes inteligentes y demás wereables… Esas parecen ser las apuestas de los grandes fabricantes de dispositivos para el futuro más inmediato. Pero entre tanto enfoque futurista, una propuesta diferente, en cierto modo artesanal, ha llegado a escena de la mano de la todopoderosa Google.

Se trata del Proyecto Ara, un plan para crear un móvil modular personalizable que ha puesto en marcha Motorola. Google adquirió esta compañía en el año 2012, con la idea meterse de lleno en el sector del hardware y crear “la próxima generación de dispositivos móviles”. Tras el lanzamiento del Moto X, el Proyecto Ara es un nuevo enfoque para el desarrollo de esa nueva generación.

El objetivo del Proyecto Ara es fabricar móviles a base de piezas combinables, intercambiables y recambiables a gusto del consumidor. Una especie de hágaselo usted mismo de los smartphones. Algunos lo comparan con una construcción de Lego; otros ya lo han bautizado como Frankenphone.

Un móvil modular 'hágaselo usted mismo'

El motivo de construir un móvil componente a componente es doble. Por un lado, deja en manos del usuario la elección de cómo será su teléfono y qué podrá hacer, asumiendo que no todo el mundo utiliza de la misma forma su móvil: unos necesitarán más memoria, otros querrán una cámara más potente o una batería extra... Esto podría reducir el precio de los smartphones, al dejar fuera componentes que el usuario no piensa utilizar. Además, cada uno decidiría qué fabricante le convence más: uno más respetuoso con el medio ambiente, o que sea de su localidad, o que trabaje con materiales concretos... Las posibilidades pueden ser muy amplias.

Por otro, se alarga la vida útil de los smartphones ya que será posible cambiar las piezas que vayan quedando viejas o inservibles sin tener que comprar un móvil nuevo, igual que se puede hacer ya con los ordenadores. Esto de nuevo sería una fuente de ahorro para el usuario, y también supondría generar menos residuos electrónicos.

“Queremos hacer por el hardware lo mismo que Android ha hecho por el software: crear un ecosistema vibrante para terceras partes, eliminar las barreras para entrar, acelerar el ritmo de la innovación y acortar sustancialmente los tiempos de desarrollo”.

Para conseguirlo está poniendo en marcha una plataforma abierta y libre que pronto se pondrá a disposición de los desarrolladores para que creen esos módulos integrables, al más puro estilo Lego. Por lo que sabemos de momento, el terminal contará con una base o endoesqueleto en la que se irán insertando los distintos componentes. “Un módulo puede ser cualquier cosa: desde un procesador de aplicaciones, una pantalla o una batería extra a un oxímetro de pulso o incluso algo que no haya sido inventado aún”.

Phonebloks, una comunidad pública para guiar el proceso

En el camino para construir este nuevo sistema de desarrollo, Motorola se ha aliado con Phonebloks, una iniciativa de la que ya hemos hablado en Teknautas, y que fue la primera en proponer y convencer de la necesidad de un móvil de estas características “que merezca la pena conservar”.

La comunidad que forma Phonebloks será la que ayude a guiar el proceso de innovación y desarrollo. Aunque insisten en que mantendrán su independencia económica respecto a Motorola (y de hecho cualquier aportación es bienvenida), quieren que las propuestas y debates sobre el Proyecto Ara se realicen en su plataforma.

“Normalmente, los fabricantes de móviles desarrollan sus productos en secreto y los muestran cuando están terminados. Phonebloks es fan de involucrar a la gente desde el principio, compartir ideas y feedback y trabajar juntos”, explica Dave Hakkens, el autor de la idea. Por eso, quieren servir de puente entre el fabricante y los que serán los usuarios finales del teléfono modular.

¿Hay hueco para un móvil 'casero'?

La unión de ambas partes beneficia a todos. Por un lado, la marca de Google tiene en Phonebloks una comunidad de usuarios independiente que le puede ayudar a tomar la temperatura de su desarrollo paso a paso, además de ser, en principio, un primer mercado asegurado. Por otro, Phonebloks es escuchada por un fabricante lo suficientemente potente como para poner en marcha su idea. Además, hay que reconocer que el diseño que Motorola ha dejado ver hasta ahora resulta más atractivo que el propuesto (aunque no desarrollado) originalmente por Phonebloks.

El Proyecto Ara acaba de ser presentado y tiene por delante mucho recorrido. De momento, Motorola ha anunciado que próximamente enviará a los desarrolladores que lo pidan una invitación para empezar a fabricar sus propios módulos, y un primer kit de desarrollo será lanzado este invierno. Pero hay interrogantes importantes que se resolverán con el tiempo. ¿Puede esto revolucionar el mercado de los móviles? ¿Hay espacio para un terminal casero de este tipo, o preferimos dispositivos al estilo Apple, más sencillos, bonitos y con todo incluido?

El camino hacia un móvil modular acaba de comenzar, pero ya cuenta con el respaldo de Google y con el impulso de una comunidad muy implicada. El resultado promete ser, por lo menos, interesante.

Móviles Motorola Google Innovación
El redactor recomienda