LA FILOSOFÍA de STALLMAN GANA ADEPTOS

¿Cómo sería nuestra vida si todo el 'software' del mundo fuese libre?

El usuario ganaría en privacidad y las instituciones públicas ahorrarían millones. La innovación se multiplicaría y la piratería dejaría de ser un problema

Foto: ¿Cómo sería nuestra vida si todo el 'software' del mundo fuese libre?

De momento, es una pregunta retórica, porque aunque desde los 80 -suele situarse en 1984, año 0 de la distopía orwelliana, el nacimiento del movimiento- el software libre no ha dejado de ganar adeptos, lo cierto es que el mundo está construído sobre las reglas del software propietario y de las grandes corporaciones que ejercen monopolios informáticos mediante las patentes.

Los defensores del movimiento del software libre, que no gratuito, suelen rescatar una metáfora gastronómica para explicar a los profanos en la materia la esencia del asunto. Las recetas se han transferido desde tiempos inmemoriales de generación en generación y los seres humanos han tratado continuamente de mejorarlas y compartirlas. ¿Qué ocurriría si, de repente, nos prohibiesen utilizar la receta del pato a la naranja porque está patentada y sólo un cocinero en el mundo la posee en exclusiva?

Además, continuando con la alegoría gastronómica, un cocinero puede ganarse la vida ofreciendo un servicio aunque sus recetas estén a disposición de otros profesionales. Libre no quiere decir gratuito, aunque el término inglés -free software- ha dado lugar a confusiones.

Una guerra global

Desde hace años, también existe en el ecosistema informático una guerra abierta en el ámbito de las patentes de software. Es, al mismo tiempo, una guerra mundial y civil. 

Global porque a nivel estructural existen dos grandes bloques enfrentados: los partidarios de un sistema abierto en cuanto a los programas informáticos, y sus detractores, en este caso las multinacionales tecnológicas cuya superviviencia desde los 80 -hubo un tiempo, antes de que Eva mordiese la manzana del software propietario, en que la informática se basaba en las reglas de libertad de uso- depende de la exclusividad de su uso. Y una guerra civil, precisamente porque en cada mercado del mundo las grandes firmas se pelean de forma encarnizada por dominar el negocio mediante esas patentes.

De momento, la pregunta que encabeza el artículo es retórica porque a corto plazo parece improbable que pueda darse la vuelta a una tortilla de la que comen millones de personas. No obstante, en las últimas décadas el movimiento del software libre ha evolucionado tanto, alcanzado al gran público desde los canales underground, que hoy es posible imaginarse un escenario distinto. Repasemos algunas ventajas que, según los expertos, significaría para la humanidad la generalización del software libre.

Libertad y privacidad

Una de las características más evidentes del software propietario es su capacidad para ejercer control sobre los usuarios. El movimiento del software libre propone que sea el usuario quien controle el programa informático, decidiendo él mismo cómo y dónde ejecutarlo, y no al revés.

Sabido es que Amazon pueden borrar libros en cualquier Kindle, y que existen puertas traseras en Google Chrome para modificar el programa según el libre albedrío de la compañíaPero más allá del poder que ejerce sobre su cliente el dueño del programa, existe una cuestión más delicada que tiene que ver con el espionaje y la censura. Por ejemplo, sabido es que Amazon pueden borrar libros en cualquier Kindle, y que existen puertas traseras en Google Chrome para modificar el programa según el libre albedrío de la compañía. 

Además, en los últimos años se ha generalizado como una solución de libertad a medio camino entre los programas informáticos exclusivos y libres el denominado software como servicio (SaaS), donde el usuario ejecuta el programa a través de internet, accediendo a un servidor remoto. En este caso, el usuario tampoco tiene el control, aunque su libertad parezca mayor.

La cuestión del ahorro 

En los inicios de Microsoft, su partnership con IBM fue clave en el desarrollo de la compañía de Bill Gates gracias al acuerdo, basado en un sistema de licencias, para que su software estuviese presente en todos los ordenadores de la marca. Desde entonces, las cosas han cambiado. Basta decir que IBM ya ha retirado en todos sus puestos de trabajo Microsoft Office, sustituyéndola por la suite de código abierto Lotus Symphony. La causa de esta decisión: el ahorro.

Pero no sólo en el ámbito de las empresas la utilización de software libre sirve para ahorrar costes. También ocurre en las administraciones públicas. En España hay un buen ejemplo, Extremadura, que se ha convertido en una administración pública modelo en la implantación de software libre.

Aunque ya lo vienen haciendo desde hace años, según el nuevo Plan de Reorganización del Entorno Tecnológico Operativo (RETO) la comunidad espera ahorrar 30 millones de euros al año gracias al uso de software libre. Imaginemos un modelo similar implantado en cada una de las instituciones públicas. "Si España hubiese apostado por el software libre habría evitado congelar pensiones", llegó a decir Ibarra en 2010.

Innovación y conocimiento

Además de que la piratería informática perdería gran parte de su razón de ser, la filosofía del software libre entronca en una serie de tendencias que defienden la liberalización del conocimiento en varios frentes, uno de ellos el de la educación, donde también existen movimientos que abogan por la creación de libros de texto colaborativos. "El software privativo es enemigo del espíritu de la educación, es conocimiento denegado y por ello las escuelas de todo el mundo deben enseñar únicamente software libre”, afirmaba Richard Stallman, creador del sistema operativo GNU y principal promotor del software libre en el mundo.

En España, existe el caso de éxito de la empresa Guadaltel, fundada en 1991, que dedicándose al 'software' libre cuenta con una plantilla cercana a los 200 trabajadores y factura millones de eurosEn ese sentido, en el campo de los programas informáticos las ataduras del software propietario atenazan la innovación y el progreso, impidiendo que la creatividad se desarrolle sin cortapisas, un lastre que sufren muchas empresas, sobre todo pymes, cuando sus posibilidades de I+D quedan limitadas por las patentes de software.

En España, existe el caso de éxito de la empresa Guadaltel, fundada en 1991, que dedicándose al software libre no ha dejado de crecer, y hoy cuenta con una plantilla cercana a los 200 trabajadores y factura millones de euros. ¿Cómo? Aunque sus aplicaciones son libres, su modelo de negocio consiste en cobrar por adaptaciones ad hoc a sus clientes, del mismo modo que los cocineros cobran por sus servicios.

Más calidad

Por otra parte, la continua carrera de innovación fomentada por la filosofía del software libre incide directamente sobre la calidad de los programas y desarrollos informáticos. No sólo los usuarios particulares están interesados en aplicar mejoras, sino también, aunque en ocasiones resulta paradójico, las grandes empresas.

Un ejemplo que evidencia este fenómeno es lo que viene ocurriendo en los últimos años con Apache, que siendo líder en el mercado de servidores de web funciona sobre un sistema de software libre y en su evolución han participado múltiples empresas, algunas multinacionales, como IBM, contribuyendo a la mejora del proyecto a gran escala por intereses particulares de los que, en este caso, se beneficia todo el ecosistema.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios