Notegraphy, un Instagram de las palabras 'made in Spain'
  1. Tecnología
escribe, diseña y comparte

Notegraphy, un Instagram de las palabras 'made in Spain'

Miles de 'tuits', cientos de estados en Facebook… Y todos iguales. No en palabras pero sí en aspecto. Una 'app' quiere devolverles la personalidad

Foto: Notegraphy, un Instagram de las palabras 'made in Spain'
Notegraphy, un Instagram de las palabras 'made in Spain'

Miles de tuits, cientos de estados en Facebook, blogs, posts en Tumblr… Y todos iguales. No en palabras, obviamente, pero sí en aspecto. El formato de los textos en internet ha sufrido dos efectos en apariencia contradictorios pero que en el fondo no lo son tanto.

Por un lado, la uniformidad: como decimos, lo que escribimos en las redes sociales es, en cuanto a su apariencia, igual a lo que escriben nuestros contactos.Por otro, el moldeado. Según donde sean leídos, los textos se comprimen o se amplían para ser más cómodos de seguir. Es un proceso necesario pero que significa perder en parte la personalidad.

“Nuestra idea era devolver la expresividad al texto. Que los escritos en internet recuperen la personalidad”. Lo dice Rafa Soto, director creativo de Notegraphy, una aplicación creada por una startup barcelonesa que en sus tres semanas de vida ya cuenta con 100.000 usuarios registrados. Una especie de Instagram de las palabras.

"Está pensada para que escribamos más y mejor"

Con Notegraphy, importa tanto lo que dices como la forma de decirlo. “Creemos que, aunque pueda sonar cursi, la belleza llama a la belleza. Por eso te esfuerzas por sacar fotos bonitas en Instagram, porque luego le aplicas un filtro y el resultado es aún mejor”, dice Soto.

Esta app utiliza el mismo enfoque, orientándolo a las palabras. De momento está disponible en versión web y para iOS, aunque la versión para Android estará lista muy pronto. Basta con descargarla, crear una cuenta y comenzar a escribir. “Está pensada para animarnos a escribir más y mejor”. No hay límite de texto, puedes redactar desde una cita hasta una novela entera.

Una vez que tienes las palabras, solo queda darles forma y color eligiendo un estilo, igual que se selecciona un filtro para una foto en Instagram. La app cuenta ya con 25 estilos distintos, algunos creados por diseñadores de prestigio internacional provenientes de Nueva York, Sydney, Berlín o Buenos Aires. “Les dimos libertad absoluta. Solo tenían que cumplir dos condiciones: comenzar por una letra capitular e integrar el resto del texto con ella”.

“Estamos trabajando para permitir que los usuarios puedan crear sus propios diseños. Es algo que no habíamos contemplado en un principio, pero que puede enriquecer el resultado”. La idea es ir ampliando la colección para alcanzar la cifra de 50 diseños entre los que elegir de aquí a final de año.

Escribir, dar estilo y compartir

Una vez que tenemos el resultado final, solo queda compartirlo: vía Twitter, Facebook, la propia Instagram, Tumblr o a través email o de servicios de mensajería como Whatsapp. Notegraphy también funciona como una red social, en la que puedes compartir tus notas y seguir a gente que te interesa. Da la opción de personalizar la URL y de organizar tus citas como una suerte de galería, así como de consultar las estadísticas de visita de cada una.

“Pero lo que queremos es potenciar la parte de herramienta, más que la de red social”, explica Soto.La aplicación fue lanzada el pasado 16 de octubre, y según sus cifras ya cuenta con 300.000 notas publicadas. “De momento estamos observando, aprendiendo cómo la utilizan los usuarios y qué es lo que necesitan". Muchos están haciendo pruebas. "Hay muchas deHola, ke ase?",dice entre risas.

Sin embargo, prueba a prueba, está conquistando a usuarios de todo el mundo: ya se pueden encontrar notas publicadas en español, inglés, italiano, portugués, alemán o rumano entre otras. Queda por ver si no se queda en una de las miles de apps que nacen y mueren y consigue su objetivo: despertarnos el gusto visual por los textos, las palabras y las letras.

Instagram Internet App Redes Sociales
El redactor recomienda