Muere a los 17 años Hayley Okines, la niña que se hizo anciana antes de tiempo. Noticias de Sociedad
encerrada en un cuerpo de una anciana de 136

Muere a los 17 años Hayley Okines, la niña que se hizo 'anciana' antes de tiempo

Esta joven, que padecía progeria, un envejecimiento ocho veces más rápido que una persona sana, era activista y protagonizó documentales para dar a conocer su enfermedad. Publicó un libro

Foto: Hayley Okines con 15 años
Hayley Okines con 15 años

Su permanente sonrisa era, sin duda, su seña de identidad. A pesar de que los médicos le dieron apenas 13 años de vida, Hayley Okines le ganó la batalla durante cuatro años a la Progeria, una enfermedad genética de la infancia extremadamente rara que provoca un envejecimiento brusco y prematuro en niños de uno y dos años.

A los 17 años, esta joven activista encerrada en un cuerpo de una anciana de 136 que quiso crear conciencia de lo que era su enfermedad, ha fallecido este jueves por la noche. “Mi bebé se ha ido a un lugar mejor. Ella tomó su último aliento en mis brazos”, ha escrito su madre en su página de Facebook.

Por su parte, la Fundación para la Investigación de la Progeria ha publicado un mensaje de apoyo a la familia de la joven. “La familia de la Progeria está de luto por nuestra inteligente, hermosa y energética Hayle”.

Con ganas de vivir a pesar de que el tiempo corría en su contra, Hayle Okines aprovechó su 14 cumpleaños para publicar su primer libro. Como si fuera su propio regalo por haber superado la barrera que le ponían una y otra vez la ciencia y los médicos con Old before my time -Mayor antes de tiempo-, abrió de par en par las puertas de su intimidad y contó con detalle cómo era la vida de una niña de 14 años que envejece ocho veces más rápido que una persona sana. Además, Okines también protagonizó un documental de National Geographic.

Con medio centenar de personas que padecen progeria en el mundo, las personas que lo padecen no viven más allá de los 13 o 15 años.  Esta rara afección afecta a uno de cada siete millones de recién nacidos y, sobre todo, a la etnia blanca (el 97%). Su baja estatura, calvicie prematura, cabeza grande y enfermedades degenerativas como artritis o cataratas son algunas de las dolencias de estos enfermos que, por norma general, mueren de un paro cardiaco. 

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios