Es noticia
Menú
El Servicio Vasco de Salud plantea preguntas en chino en una oposición de psiquiatría
  1. Sociedad
SUSPENDIERON UN 92% DE LOS EXAMINADOS

El Servicio Vasco de Salud plantea preguntas en chino en una oposición de psiquiatría

Preguntas en chino o sobre una enfermedad mental que solo padecen los esquimales. Los psiquiatras vascos consideran “una cosa de locos” el examen al que fueron

Foto: El Servicio Vasco de Salud plantea preguntas en chino en una oposición de psiquiatría
El Servicio Vasco de Salud plantea preguntas en chino en una oposición de psiquiatría

Preguntas en chino o sobre una enfermedad mental que solo padecen los esquimales. Los psiquiatras vascos consideran “una cosa de locos” el examen al que fueron sometidos el pasado 17 de marzo por el Servicio Vasco de Salud para optar a una plaza fija en hospitales. A la prueba se presentaron 140 psiquiatras y solo aprobó un 8%. Ahora están recogiendo firmas para que se repita la convocatoria. La nota media obtenida por los examinados es de tres sobre diez, y solo dos personas consiguieron pasar del seis.

La pregunta 29 de la segunda prueba es uno de los detonantes de la denuncia. “Aquí se ve la sensación que en general nos transmitía el examen: que nos hablaban en chino”, señala a El Confidencial uno de los examinados. “Un psiquiatra de Madrid de vacaciones en Shangai acude circunstancialmente al servicio de urgencias de un centro hospitalario. En la sala de espera, observa a una paciente lugareña, de unos 45 años de edad, con un cuadro de alteraciones en la memoria reciente y en la atención, irritabilidad, pérdida de apetito e insomnio de varias semanas de duración […]. Con los datos clínicos referidos, el psiquiatra madrileño, a la sazón experto en psiquiatría transcultural, podría establecer un diagnóstico de presunción de:

A)     Shenjing Shuairuo.

B)      Amok.

C)      Hwa-Byung.

D)     Taijin Kyofusho.

Otra de las preguntas que causó especial estupor entre los examinados es la número 71 de la primera prueba: “Entre los síndromes más conocios asociados a la cultura nos encontramos el Pibloktoq. Una de las siguientes afirmaciones sobre dicho síndrome es cierta:

a)      Es más frecuente entre los hombres.

b)      Incluye un frenesí homicida, seguido de somnolencia y amnesia.

c)       Expresa una forma de fobia social extrema, asociada a la cultura.

d)      Es también conocido con el sobrenombre de histeria ártica.

“Son preguntas absurdas, totalmente alejadas de la práctica clínica. El síndrome de Pibloktoq solo lo padecen los esquimales. Yo llevo muchos años atendiendo en el hospital y jamás he visto a un esquimal en la consulta”, afirma otro de los examinados.

Más allá del exotismo de estas dos cuestiones, también se denuncia que el examen incluye preguntas contradictorias y poco fundamentadas científicamente.

8) Entre los factores de riesgo suicida están los siguientes excepto:

a)Alcoholismo.

b) Personalidad ciclotímica.

c) Estrés laboral.

d) Epilepsia.

La respuesta correcta es la c. Es decir, el estrés laboral no es factor de riesgo suicida. Sin embargo, el enunciado de la pregunta 14 afirma lo contrario: “Los masivos recortes presupuestarios en un país han provocado altas tasas de desempleo prolongado y han ocasionado una ola de suicidios”. Los examinados consideran “una prueba irrefutable de la negligencia del tribunal” esta contradicción. “¿Qué pasa? ¿Qué no leen los periódicos? ¿No saben lo que pasó en France Télécom?”. Esta empresa gala de telecomunicaciones vivió en dos años una ola de suicidios que condujo a la muerte a 25 trabajadores. Varios de ellos dejaron notas achacando su decisión de quitarse la vida a las condiciones de estrés laboral que sufrían en su puesto de trabajo. “El fenómeno está más que estudiado y admitido universalmente. Por todos menos por este tribunal”, protestan.

Todo los suspendidos en el examen han concluido el MIR, casi todos llevan años de práctica hospitalaria como interinos y algunos, incluso, son ya jefes de servicio y tienen hasta 25 años de experiencia. Como el examen es excluyente, no se puede aspirar al aprobado sumando los puntos que proporcionarían esta experiencia, el historial académico, idiomas o las publicaciones en revistas nacionales e internacionales, algunas de enorme prestigio, que puedan tener en su currículum. “¿Si no estamos preparados para una plaza fija, por qué estamos preparados para plazas interinas o eventuales donde se realiza el mismo trabajo?”, se preguntan.

Jóvenes sin práctica en detrimento de profesionales con experiencia

“El perfil de los aprobados”, afirman, “es mayoritariamente de gente menor de 30 años, sin hijos, sin trabajo y con los estudios muy recientes. Gente que tiene tiempo a empollar. Las plazas las ocuparán personas sin casi preparación práctica en detrimento de profesionales de trayectoria larga y reconocida”.

Más de un centenar de psiquiatras ya ha firmado el manifiesto que pide la impugnación total de este examen y su repetición. Entre los firmantes también hay varios psiquiatras que tienen plaza en propiedad y no están, por tanto, directamente afectados.

Para los denunciantes, esta situación, que viene repitiéndose año tras año en los últimos tiempos, se produce porque los barones de la psiquiatría vasca quieren mantener “su coto privado” en los hospitales. Para otros, también influye el factor político: “Estamos en crisis y es fácil deshacerse, en caso de necesidad, de personal interino. Por mucho que Patxi López insista en que no admite los recortes en sanidad y educación que nos imponen desde Madrid, esta situación deja una puerta abierta para poder hacerlo”.

El Confidencial consiguió ponerse en contacto con uno de los miembros del tribunal, psquiatra de larga e internacionalmente reconocida buena reputación. Defiende las preguntas exóticas sobre síndromes en chino y afecciones esquimales: “Son de psiquiatría transcultural”; pero no recuerda la contradicción entre las preguntas 8 y 14 sobre estrés laboral. Prefiere mantenerse en el anonimato: “El gran problema ha estado en que se han cambiado las bases del examen. Hasta ahora las preguntas falladas no restaban. Por eso se han dado tan malos resultados. Quizá debamos convocar otra oposición para dotar las plazas que no se han cubierto (14 de 30). Pero aun no se sabe. Hay que esperar a resolver las impugnaciones”. Los psiquiatras afectados también han exigido anonimato: son interinos y temen represalias.

Los exámenes se pueden consultar en este enlace.

Preguntas en chino o sobre una enfermedad mental que solo padecen los esquimales. Los psiquiatras vascos consideran “una cosa de locos” el examen al que fueron sometidos el pasado 17 de marzo por el Servicio Vasco de Salud para optar a una plaza fija en hospitales. A la prueba se presentaron 140 psiquiatras y solo aprobó un 8%. Ahora están recogiendo firmas para que se repita la convocatoria. La nota media obtenida por los examinados es de tres sobre diez, y solo dos personas consiguieron pasar del seis.