Es noticia
Menú
¿Sale barato matar si eres menor?
  1. Sociedad
LA ASESINA DE CRISTINA MARTÍN SALDRÁ LIBRE EN CINCO AÑOS

¿Sale barato matar si eres menor?

Cuando el asesino es un menor de edad las penas parecen insuficientes. Tras cada una de las sentencias de los crímenes más escabrosos que se han

Foto: ¿Sale barato matar si eres menor?
¿Sale barato matar si eres menor?

Cuando el asesino es un menor de edad las penas parecen insuficientes. Tras cada una de las sentencias de los crímenes más escabrosos que se han producido en España, las víctimas han terminado exigiendo “la reforma de la ley del menor y la del código penal”. La clase política, aprovechando el tirón mediático, se ha limitado a organizar sus ruedas de prensa junto a las familias rotas -foto con los padres de Sandra Palo, los de Mari Luz, los de Marta del Castillo…- y a soltar la ya manida frase de “les hemos mostrado todo nuestro apoyo, estamos con las familias, comprendemos su dolor”. Al final, la realidad es que sus palabras se quedan en las hemerotecas y las víctimas terminan afrontando solas la tragedia, visitando a sus muertos en los cementerios e intentando digerir las sentencias y el veredicto de los jueces.

 

Esta semana volvía suceder con el juicio del crimen de Seseña. C.H.H.S. y N.N.N., las dos menores que confesaron ante el juez haber asesinado a Cristina Martín, fueron condenadas a cinco y dos años de reclusión en un centro de internamiento. El crimen se produjo en Semana Santa. C.H.H.S. llamó por teléfono a Cristina y se citó con ella en una fábrica de yesos. Según el informe del fiscal, se produjo una discusión y “con la clara intención de matar” la condenada la agarró del cuello haciéndole caer y propinándole varios golpes en la cabeza con una piedra. Ya en el suelo, con una navaja le cortó las muñecas para que se desangrara lo más rápido posible. Después, intentó ocultar el cuerpo; llevó a ver el cadáver a la segunda acusada. Cristina agonizó durante horas pero ellas no tuvieron compasión. Nada las llevó a denunciar lo sucedido. Ahora Cristina descansa en el cementerio y quien le quitó la vida estará dentro de cinco en la calle.

La habrían matado igual fuese cual fuese la condena”

 

El 84% de los menores que cometen un delito no son reincidentes. “Es una buena noticia”, apunta Francisco Javier Urra, psicólogo forense y primer Defensor del Menor en España, pero “en hechos tan graves como el de Seseña, en los que se unen el asesinato y la falta absoluta de compasión creo que deberíamos endurecer la ley. La sanción debería extenderse más en el tiempo. Ahora bien, tampoco nos confundamos porque tener a los chicos más tiempo privados de libertad, no evitará el delito. Esas chicas habrían actuado igual sabiendo que en vez de cinco años les habrían caído diez. Endurecer la ley no previene el delito, lo previene la educación, la empatía, la alergia a la violencia y eso hay que trabajárselo, y hay que mamarlo. Es una cuestión de educación”.

 

Para Javier Urra hay algo que va mucho más allá del endurecimiento de las penas. Si nos fijamos en el caso de Seseña, “se ve que era una joven con unos pensamientos tóxicos, intolerantes, psicopáticos. La pregunta ahora es ¿y nadie se dio cuenta?, ¿nadie intervino? Ahora queda un largo camino por recorrer hay que rehabilitarla. Hay que hacerle saber lo que es el sufrimiento de los seres humanos, debe ser consciente del dolor de las víctimas, de los padres, amigos, familiares, hay que provocar que se arrepienta, que se dé cuenta de que, lo que ha hecho, no  tiene solución pero insisto, alguien ha fallado antes”.

 

“No se puede legislar a golpe de cabreo”

 

José Cabrera, psiquiatra forense, hace su particular llamada a la reflexión utilizando la estadística: “De cada mil homicidios que se producen en España sólo el 1,5% los cometen menores de edad”. Cualquier menor tiene un 80% más de posibilidades de rehabilitarse que un adulto. “¡Esa es la clave de la diferencia! Ahí está el matiz. Y claro que siempre habrá alguno que se salte la ley o reincida, pero no se puede atacar la Ley de Menores, no se puede legislar a golpe de cabreo o a golpe cardíaco”. Cada caso, apunta Cabrera, “es un mundo y el tribunal cuenta con muchos eximentes y detalles que desconocemos. A la sociedad pueden parecerle pocos los años de reclusión pero, normalmente, cuando denunciamos que la Ley del Menor es insuficiente, solemos hacerlo desde la visceralidad. Al menor hay que darle la más mínima posibilidad para rehabilitarse. Es cierto que luego hay casos demoledores como el de Sandra Palo, pero esa ley está muy bien hecha y pensada y por unos cuantos desgraciados no puede pagar el resto”.

Raquel Segovia, abogada especializada en menores, coincide en el hecho de no dejarse llevar por los crímenes que provocan los grandes titulares en la prensa. Yo diría que un 50% de los menores consiguen rehacer su vida y un 50% no. Ahora bien, llevo muchos años trabajando con ellos y, aunque sea sólo por esa mitad, merece la pena mantener la ley del menor como está. Más que endurecer la ley, lo que habría que plantear es hacer prevención. Los padres olvidamos que a la hora de educar debemos exigir deberes a los chicos”.

           

“Del internado a cajera de supermercado”

 

Casos como el de El Rafita o el de Míguel Carcaño son excepcionales, según José Cabrera. “Fijaos en el caso de esta joven, tenía 15 años cuando con su pandilla, formada por menores y mayores de edad, asaltaron una farmacia en la que resultó herida la farmacéutica. Uno de los de la pandilla le propinó un fuerte golpe con una especie de bate de béisbol. A ella la condenaron a estar recluida durante dos años en un centro de internamiento. Tras salir, hizo un módulo de formación profesional y actualmente está casada, tiene un hijo y ha rehecho su vida por completo. Estos casos son los más frecuentes y los que no podrían pagar las consecuencias por solo unos pocos”.

 

“Políticos ¿sólo fotos?”

 

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se comprometió con el padre de Mari Luz a “llegar al fondo de la investigación” y ser implacable con el delito de pederastia. Nada se ha movido en la legislación en este sentido. Al padre de Marta del Castillo le planteó que habría constantemente “un canal de información abierto sobre el desarrollo de la búsqueda del cuerpo”. El cadáver aún no se ha encontrado. Sin embargo, su Ejecutivo ha dado muestras claras de que cuando interesa cambiar la ley se hace y con premura; ahí están ejemplos tan recientes como el de la Ley  de memoria histórica o la modificación de la Ley del aborto.

 

Por su parte, el PP y en su nombre su presidente, Mariano Rajoy, aboga ahora por la revisión de la cadena perpetua, una promesa que sólo podría cumplir en caso de ganar las elecciones generales. Fue precisamente el Gobierno del PP el que promovió y ejecutó la modificación de la Ley del Menor tan cuestionada por los mismos padres (los de Marta del Castillo o Sandra Palo) que ahora le piden ayuda.

“Salen en la foto porque todos buscan el voto y, para el voto, cualquier foto es buena; pero yo insisto en que llorando no se hace una ley; se hace pensando. Cambiemos los cuatro artículos que tengan que ver con los casos más graves pero la ley del menor es una buena ley”, señala Cabrera. Javier Urra coincide en el veredicto de Cabrera, “la ley de responsabilidad penal del menor funciona bien y lo confirman los jueces, fiscales, abogados y peritos que trabajan con ella. Así de contundente es mi respuesta”.

 

“Pronóstico negativo”

Cada vez son más el número de jóvenes psicopáticas que descubrimos. “Estamos viendo a mujeres que matan a sus hijos, uno de cada tres agresores contra sus propios padres son niñas; yo (Javier Urra) llevo una década insistiendo en que hay que sensibilizar a la sociedad y estamos haciendo todo lo contrario. Fabricamos una sociedad cada vez más dura emocionalmente, más psicopática”.

 

El pronóstico es negativo: “las cosas no se están haciendo bien. Sucede igual con la violencia de género. No se está educando en el sentido de saber manejarse en la ruptura, estamos perdiendo la riqueza del lenguaje y la palabra y la gente pasa con facilidad al arma y a la acción”. Pitágoras pasó a la historia como gran matemático cuando en realidad una de las mejores fórmulas que heredamos de él fue filosófica: “Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres”.          

Cuando el asesino es un menor de edad las penas parecen insuficientes. Tras cada una de las sentencias de los crímenes más escabrosos que se han producido en España, las víctimas han terminado exigiendo “la reforma de la ley del menor y la del código penal”. La clase política, aprovechando el tirón mediático, se ha limitado a organizar sus ruedas de prensa junto a las familias rotas -foto con los padres de Sandra Palo, los de Mari Luz, los de Marta del Castillo…- y a soltar la ya manida frase de “les hemos mostrado todo nuestro apoyo, estamos con las familias, comprendemos su dolor”. Al final, la realidad es que sus palabras se quedan en las hemerotecas y las víctimas terminan afrontando solas la tragedia, visitando a sus muertos en los cementerios e intentando digerir las sentencias y el veredicto de los jueces.

Banco de España Sandra Palo