Mamá, quiero ser matemático
  1. Sociedad

Mamá, quiero ser matemático

Apasionados del álgebra, el cálculo o la geometría… echaos a temblar. Siguiendo el rito de cada junio, que empieza con histéricos alumnos presentándose a las temidas

placeholder Foto: Mamá, quiero ser matemático
Mamá, quiero ser matemático

Apasionados del álgebra, el cálculo o la geometría… echaos a temblar. Siguiendo el rito de cada junio, que empieza con histéricos alumnos presentándose a las temidas pruebas de selectividad y continúa con las dudas en torno a los impresos de preinscripción, las seis universidades públicas de la Comunidad de Madrid han dado a conocer las notas de corte -calificación del último alumno admitido en titulaciones con límite de plazas- y las listas de alumnos admitidos en las diferentes carreras.

Las posibilidades de acceso se reducen en la doble licenciatura Matemáticas e Informática de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), que requiere una nota de entrada de 8’72, la más alta de la Comunidad de Madrid. Está claro que científicos como Albert Einstein, el padre de la relatividad, no hubieran podido cursar matemáticas en las universidades públicas madrileñas, a la vista de su bajo expediente. Aunque una reflexión suya devuelve el golpe que le hubieran dado hoy: “Es un milagro que la curiosidad sobreviva a la educación reglada”.

Según los datos difundidos por los seis centros, el curso 2007-2008 confirma la tendencia al alza en las notas requeridas en determinadas licenciaturas, como Medicina o Arquitectura. El acceso a los estudios de mayor demanda exige un excelente expediente de bachillerato y un buen resultado en Selectividad. En la mayoría de los casos superar el 8 no sólo es una meta, sino un destino.

Prosperan asimismo las dobles titulaciones como una de las alternativas más populares entre los preuniversitarios madrileños, tales como Periodismo y Comunicación Audiovisual e Informática y Matemáticas. Así lo ha confirmado el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), Juan Vázquez, quien ha subrayado su “gran potencial”, ya sean impartidas por una sola universidad o por dos conjuntamente, confiando en que la implantación del Espacio Europeo de Educación Superior contribuya a “racionalizar” la oferta de plazas.

Los aeronáuticos, a la cola

Si la doble licenciatura de Informática-Matemáticas de la Universidad Autónoma no sólo es la carrera más deseada por los estudiantes madrileños –y también la que exige una nota media más alta-, el segundo lugar se reserva a la licenciatura de Periodismo-Comunicación Audiovisual de la Universidad Carlos III y su 8’71 de nota mínima. Medicina en la Universidad Complutense ocupa un tercer puesto, requiriéndose un 8’62.

Las siguientes notas más altas corresponden también a las carreras de Medicina de la Universidad Autónoma y la de Alcalá de Henares, con un 8’58, y un 8’45 de nota, respectivamente.

En la Universidad Rey Juan Carlos, con campus en Fuenlabrada, Móstoles y Vicálvaro, la apuesta más alta es Odontología, con una nota de 7’86, seguida de nuevo por una doble licenciatura: Comunicación y Periodismo, con un 7’51. La Universidad Politécnica tiene a la cabeza los estudios de Arquitectura, con un 8’20.

La lista se cierra con los estudios de Traducción e Interpretación de Inglés en la UAM, con un 7,98; Arquitecto en la Universidad de Alcalá, con un 7,96 o, con la misma nota, Fisioterapeuta por la UCM. En la cola se sitúan Ingeniería Aeronáutica (en la UPM, con un 7,95) e Ingeniería Industrial, también por la UPM, con 7,60 puntos de nota.

De las 45.000 plazas que ofertan las universidades públicas de la Comunidad de Madrid, 18.762 plazas son de la Complutense, de las cuales ya han asignado 13.471. Este centro ha recibido 16.575 solicitudes de ingreso como primera opción, de las cuales 11.221 corresponde a alumnos residentes en Madrid y 5.354 de fuera de la autonomía.

Universidad de Granada