Es noticia
Menú
"Si cae Ucrania, otros vendrán después": Kiev intenta atraer a los afines en el este de la UE
  1. Mundo
  2. Europa
Encuentro con Polonia y Lituania

"Si cae Ucrania, otros vendrán después": Kiev intenta atraer a los afines en el este de la UE

Zelenski se ha reunido este lunes con los presidentes de Polonia, Andrzej Duda, y Lituania, Gitanas Nauseda, en los márgenes del Triángulo de Lublin

Foto: Encuentro entre Zelensky, Duda y Nauseda. (EFE)
Encuentro entre Zelensky, Duda y Nauseda. (EFE)

Con el helado aliento de la amenaza de movilización militar rusa contra Ucrania en la nuca del Gobierno en Kiev, el presidente ucraniano Volodímir Zelenski está desplegando todo su arsenal diplomático para atraer algo más que el apoyo de los países occidentales. Tras tocar la semana pasada a las puertas del presidente de EEUU, Joe Biden, con quien mantuvo una llamada el pasado jueves; de la UE, con cuyos líderes se reunió el miércoles en Bruselas en el marco de una cumbre de la ‘Vecindad oriental’, y de la OTAN, con cuyo secretario general Jens Stoltenberg se reunió el pasado viernes, el presidente ucraniano ha tendido sus redes a países con quienes comparte cercanía con Rusia: Polonia y Lituania.

Zelenski se ha reunido este lunes con los presidentes de Polonia, Andrzej Duda, y Lituania, Gitanas Nauseda, en los márgenes del Triángulo de Lublin, una plataforma de cooperación tripartita entre estos países fundada en 2020. En el encuentro, el presidente ucraniano llamó a aplicar "sanciones preventivas" contra Rusia para evitar agresiones en un momento de creciente tensión con el despliegue de miles de tropas rusas en la frontera con Ucrania. "Algunos líderes europeos dicen que, si Putin continúa la escalada, entonces impondremos sanciones. ¿Qué significa entonces?".

Foto: Imagen extraída del vídeo del folleto del Ministerio de Defensa ruso que muestra un lanzacohetes durante simulacros militares cerca de Orenburg. (EFE/Ministerio de Defensa ruso)

El mandatario ucraniano aseguró que las sanciones deben tener un carácter preventivo para disuadir a Rusia de eventuales escaladas en "cualquier región" del mundo. "Porque esto no solo le concierne a Ucrania", ha aseverado en la rueda de prensa conjunta con los presidentes de Polonia y Lituania, que han renovado su apoyo —aunque sin que hayan transcendido medidas concretas—. "La seguridad de Ucrania es un asunto fundamental", ha señalado Duda, quien agregó que otros países deben hacer "todo lo posible" para evitar un ataque ruso contra Ucrania y no hacer concesiones a Moscú.

Ucrania está aumentando su movilización diplomática, incluyendo los países más afines —por su historia, por su cercanía— a la presión rusa, con el mensaje de que una agresión a Ucrania también los pone en peligro, explica Yevheniia Kravchuk, parlamentaria del partido Siervos del pueblo, la formación de Zelenski, en un encuentro con El Confidencial. "Hemos hablado con parlamentarios de otros países, y todos dicen lo mismo: 'No nos sentimos seguros'. Europa no se siente a salvo, pero nosotros somos los más cercanos a la frontera [con Rusia]. Estuve hace poco en el Parlamento de Suecia, que no es miembro de la OTAN (como Finlandia), y ellos también entienden que están en peligro: 'Si Ucrania cae, nosotros somos los siguientes'. Nadie puede estar seguro, si no hay una reacción fuerte hoy, de que Putin no vaya a ir hasta Vilna (capital de Lituania)", añade.

“Vamos a Ucrania para dejar claro que Polonia y Lituania, miembros de la OTAN, se oponen totalmente a los movimientos rusos en la frontera ucraniana y para asegurar nuestro apoyo a la inclusión de Ucrania en la OTAN”, ha declarado Jakub Kumoch, secretario de Estado de la Cancillería del presidente de Polonia. El viernes pasado, Rusia presentó sus líneas rojas de “garantías de seguridad”, que prevén la renuncia de toda actividad militar de la OTAN en Ucrania (y de varios países de Europa Oriental, el Cáucaso y Asia Central), así como la promesa de que la Alianza nunca incluirá a Ucrania (y otras repúblicas exsoviéticas). La futura ampliación de la OTAN hacia Ucrania hasta ahora se ha mantenido como una promesa sin calendario fijo, pero siempre sobre la mesa. La OTAN todavía no ha respondido a estas demandas de Moscú, pero tanto Lituania como Polonia han tachado de "inaceptables" esas 'garantías de seguridad' presentadas por Moscú.

Polonia y Lituania, ambos miembros de la OTAN, han sido los países más vocales sobre una mayor reacción de la Alianza Atlántica contra los movimientos militares rusos en la frontera con Ucrania, frente al resto de países miembros, que mantienen que una implicación más directa de la OTAN puede ser considerada una provocación por el Kremlin y servir de pretexto para una mayor escalada.

Venta de armamento letal a Ucrania

De hecho, el ministro de Defensa Nacional de Lituania, Arvydas Anusauskas, declaró el viernes pasado que el país está preparado para apoyar a Ucrania, incluso con la venta de “armas letales” a Kiev. Hasta el momento, según ha denunciado el nuevo ministro de Defensa ucraniano, Oleksiy Reznikov, países como Alemania y Países Bajos han bloqueado la compra de armamento letal a través de la OTAN, permitiendo solo los considerados defensivos “no letales”, como equipos de radares. “Necesitamos apoyar a Ucrania por todos los medios, lo que incluye la entrega de armamento letal”, afirmó Anusauskas en rueda de prensa con la ministra de Defensa alemana, Christine Lambrecht. Lituania no podría, en todo caso, entregar armas a Ucrania sin antes obtener el visto bueno de otros aliados.

"Deberíamos encontrar una solución para que, sin dañar la cooperación plena de Lituania dentro de la OTAN, se pueda también establecer una cooperación militar entre Lituania y Ucrania", señala el diputado Volodymyr Ariev, miembro del partido de la oposición Solidaridad Europea, a El Confidencial. "El apoyo de Lituania [a Ucrania] en los últimos años ha sido muchísimo, es un aliado [dentro de la OTAN] que realmente quiere apoyar a Ucrania [frente a Rusia]", añade.

Con el helado aliento de la amenaza de movilización militar rusa contra Ucrania en la nuca del Gobierno en Kiev, el presidente ucraniano Volodímir Zelenski está desplegando todo su arsenal diplomático para atraer algo más que el apoyo de los países occidentales. Tras tocar la semana pasada a las puertas del presidente de EEUU, Joe Biden, con quien mantuvo una llamada el pasado jueves; de la UE, con cuyos líderes se reunió el miércoles en Bruselas en el marco de una cumbre de la ‘Vecindad oriental’, y de la OTAN, con cuyo secretario general Jens Stoltenberg se reunió el pasado viernes, el presidente ucraniano ha tendido sus redes a países con quienes comparte cercanía con Rusia: Polonia y Lituania.

Ucrania Lituania OTAN Unión Europea