Guerra fraticida en el populismo italiano: Grillo manda todo "a tomar por culo" otra vez
  1. Mundo
  2. Europa
El M5S, cerca de partirse en dos

Guerra fraticida en el populismo italiano: Grillo manda todo "a tomar por culo" otra vez

El fundador del Movimiento 5 Estrellas tira de paternidad para atacar duramente al ex primer ministro Conte y hace saltar por los aires el debilitado proyecto

placeholder Foto: El ex primer ministro Giuseppe Conte (izq.) junto al fundador del M5S, Beppe Grillo. (EFE)
El ex primer ministro Giuseppe Conte (izq.) junto al fundador del M5S, Beppe Grillo. (EFE)

2017. Beppe se baja del escenario, se mete entre el público, en la platea, con de fondo una enorme foto suya vestido con una túnica blanca y los brazos en cruz, y le pide a las cientos de personas que abarrotan el teatro: “Yo, que he mandado a tomar por culo a media Europa, tengo la necesidad de que vosotros, junto a mí, me mandéis a tomar por culo”. Y los espectadores, siguiendo los designios de su cómico líder, gritan a la enorme estampa de un casi Dios: “Vete a tomar por culo”.

No es simple retórica la frase, es todo un ideario político que le llevó el éxito. El principal partido en el parlamento italiano, vencedor de las elecciones en 2018 con un 32% de apoyos, se cimentó sobre un mensaje claro, conciso y extendido de su creador entre el resto de la población: “Vaffanculo”. Fue una genialidad, se apoderó aquel 14 de junio de 2007, en un primer mitin en Bolonia para recoger firmas y cambiar la ley electoral, de la expresión usada en la calle para hacerse su eslogan en el llamado V-Day (Vaffanculo Day). El resto de políticos se gastaban una fortuna en marketing político y él se escaló el olimpo repitiendo la conversación del ascensor.

Pero además, en aquel teatro abarrotado mencionado en el primer párrafo, Beppe Grillo, el creador del Movimiento 5 Estrellas (M5S), predijo sarcásticamente su futuro. El cómico y el político siempre han ido de la mano. Sus excesos se camuflaban entre ambas figuras. A un cómico le está permitido decirlo todo, a un político no. Grillo es una figura histriónica que pedía que le mandaran a tomar por… como atenuante. Hoy gran parte de Italia y de su “partido” lo hace sin necesidad de que él aliente a la masa. El inesperado giro político que ha dado con sus ataques feroces al ex primer ministro posicionado como futuro nuevo líder de la formación populista, Giuseppe Conte, ha hecho que muchos se bajen de la mesiánica cruzada “grillista”.

¿Padre amoroso o padre patrón?

El desencuentro entre Grillo y Conte se ha cocido en olla exprés. El cómico despuntaba la semana pasada con una carga de profundidad inesperada contra el ex premier en la que ponía sobre la mesa que el “capo” de toda esta miscelánea ideológica y estructural que es el M5S es él. “El martes 29 de junio, Beppe contestaba a la medio mano abierta por Conte días antes, en la que le preguntaba a Grillo si iba a ser "el padre generoso o el padre patrón", escribiendo en su blog: “Conte no puede resolver los problemas del Movimiento porque no tiene la visión política. No tiene experiencia organizativa ni capacidad de innovación”. Horas después, añadió: “No soy el padre patrón, soy un papá con corazón”.

Para justificar su sorprendente ataque, especialmente teniendo en cuenta que él mismo colocó a dirigir el país durante casi tres años a esa persona que define como “sin capacidad organizativa ni capacidad de innovación”, empezaba diciendo: “Me siento así: como si estuviera rodeado de drogadictos que me piden la pastilla que hará que todos crean que los problemas se han ido y que da la ilusión (al menos por unos meses, tal vez no más) de que eres más poderoso de lo que realmente eres, pensando que Conte es la persona adecuada para esto”.

Foto: Un hombre pasa frente a un edificio ocupado en la antigua Villa Olímpica de Turín, en enero de 2018. (Reuters)

Luego, tras regresar a la retórica de la democracia horizontal, hacer un ataque al los liderazgos personales y apostar por un programa que mire a 2050, hace su último giro de tuerca y regresa al germen de todo este Movimiento, Davide Casaleggio, que había dejado la formación hace unos días. “Le he pedido a Davide (hijo del co-fundador con Grillo del M5S, Gianroberto Casaleggio, gurú informático) de permitir la votación sobre la plataforma Rousseu y ha aceptado”.

Todo esto tiene especial importancia. Rousseau es una plataforma digital polémica dentro del Movimiento por ser absolutamente opaca. Casaleggio se negó a dar los datos de los ahí inscritos y tampoco se conoce bien su funcionamiento, lo que una parte de los integrantes del M5S consideran un enorme poder en manos de una persona y acabó provocando la renuncia del hijo fundador que se llevaba la plataforma con él. La petición de Grillo de que sea desde ahí desde donde se gestione el futuro del M5S es una vuelta a ese origen que parecía desvanecerse bajo el liderazgo de Conte.

“Ha elegido ser padre patrón”

La fulgurante respuesta muy “made in Grillo” ha dejado descolocado hasta al tranquilo Conte. “Ha hecho su elección y ha elegido ser el padre patrón”, fueron sus primeras palabras tras publicarse el martes el incendiario post. Luego, a la mañana siguiente, el ex primer ministro explicaba que “es un regreso autocrático que mortifica a una comunidad entera. Seguimos adelante”.

Conte tiene un 80% de apoyo entre los simpatizantes del M5S y alguna encuesta le da a un partido que él creara entre un 16 y un 18% de intención de voto. Además, goza de un 68% de aprobación entre la población italiana, mientras que Beppe, sin embargo, está en torno al 12%. Solo Mario Draghi cuenta con una popularidad mayor a la del ex primer ministro en este momento.

Foto: Luigi di Maio. (Reuters)

Los analistas dan por hecha, en todo caso, la ruptura entre los 5 Estrellas. El Movimiento, que lleva desde que ganara las elecciones en 2018 sufriendo una constante fuga de muchos de sus cargos electos, parece destinado a partirse oficialmente en dos. Un nuevo proyecto sería encabezado por Conte, al que se sumarían algunos dirigentes importantes actuales del Movimiento; el otro sería liderado de nuevo por Grillo desde la sombra, quizá con la ayuda de Casaleggio y su programa Rousseau. Usamos el condicional porque en la política italiana suele ser lo más próximo al imperativo.

En todo caso, más allá del golpe en la mesa del cómico y su arrebato de poder, muchos ven aquí un suicidio político para el Movimiento y puede que, incluso, para el actual Gobierno, que puede salir indirectamente dañado. La escisión dentro del partido principal en el Parlamento, que sostiene en parte el experimento Draghi, puede provocar a medio plazo la caída del Ejecutivo. ¿Si se parten en dos qué parlamentarios apoyaran a Dragui y cuáles no? ¿Apoyarían los parlamentarios del M5S una caída del Gobierno que los manda a todos al paro si hay nuevas elecciones? ¿Los archienemigos de Lega y PD, izquierda y derecha, pueden sostener el Gobierno Draghi? Es pronto para aventurar nada, pero en un país capaz de generar incendios políticos con una chispa el riesgo es evidente.

En cuanto a los populistas, Conte, según todas las encuestas, era ya su único valor al alza. El resto, desde su triunfo de 2018, es una sucesión de derrotas electorales y la perdida actual de más del 50% de sus votos.

Foto: El fundador del M5S, Beppe Grillo, y el ministro de Relaciones Exteriores italiano, Luigi Di Maio. (EFE)

En el propio periódico Il Fatto Quotidiano, la voz mediática próxima al M5S, las críticas a Grillo son elocuentes. “Hazte a un lado”, “Te has equivocado, Conte es la única posibilidad para el Movimiento”, “Así el Movimiento desaparecerá”, “Broma de un cómico” o “De ti no me esperaba este giro con Conte”, son algunos de los comentarios que el periódico destaca que han escrito en redes sociales los seguidores del M5S. El que fuera medio afín a Grillo avisa en otro de sus artículos de un “5 Estrellas en shock y dividido entre los de Conte y los de Grillo: ahora la división en el Parlamento está más cerca”.

Efectivamente, las vacas sagradas del Movimiento como el exlíder del M5S y actual ministro de Asuntos Exteriores, Luigi Di Maio, el también ministro de desarrollo económico, Stefano Pantuanelli, el presidente de la Cámara, Roberto Fico, el líder actual del M5S, Vito Crimi, o la alcaldesa de Roma, Virgina Raggi, entre otros, van a tener que elegir un bando. Algunos como Crimi ya han anunciado que dejan el cargo y otros parecen esperar a ver qué sucede con el padre creador y su nueva revolución. Di Maio y Fico, a la desesperada, intentan mediar para que la explosión no se lleve a todos por delante. Pase lo que pase, en global, todos ya pierden salvo quizá un Grillo que se ha acostumbrado a manejar un poder en la sombra que estaba perdiendo. “No acepto la diarquía”, advirtió Conte.

"Yo bromeaba”

Grillo no ha sido nunca un hombre reflexivo, sino un huracán que atacaba a todos con la furia enfadada de las tabernas y calles que siempre dijo representar. Los últimos meses, sin embargo, han sido especialmente duros para él. El cómico ha tenido que lidiar con una acusación a su hijo, Ciro, por violación. Una joven le acusa a él y tres amigos de 19 años de haberla violado en 2019, cuando ella tenía 17 años. En breve se celebrará el juicio. El padre ha defendido con vehemencia a su hijo, apelando a la presunción de inocencia y a la denuncia tardía de la supuesta víctima, y muchos le han recordado lo poco garante de la presunción de inocencia que ha sido él durante años con tantos adversarios. “No lo habéis arrestado porque no hay nada. Una persona que viene violada por la mañana, luego va a hacer kit surf por la tarde y luego ocho días después hace la denuncia es extraño (…) Hay un video, todo el video, y se ve que son chicos de 19 años que se ríen y se están divirtiendo. Son cuatro idiotas en calzoncillos”, explicaba el padre en su videoblog entre golpes en la mesa y gritos.

Foto: El fundador del Movimiento Cinco Estrellas, Beppe Grillo. Foto: Reuters

Luego ha llegado este cambio dentro del M5S, impulsado por la creciente y reputada figura de Conte, que le ha ido arrinconando dentro de su propia criatura. El M5S parece que jugará un papel secundario en la política italiana tras esta bronca pública. Ha durado tres años esta aventura populista. Algunos tachan de broma lo ocurrido estas últimas horas. Podría serlo. Ya lo advirtió el propio Grillo en el show de 2017 Grillo vs Grillo: “Yo ni he estado inscrito en los boy scouts, nunca habría pensado en ser el líder de un movimiento político y, sin embargo, ha sucedido. No sé cómo ha pasado, pero yo debo decir la verdad: yo bromeaba”.

Beppe Grillo Giuseppe Conte Movimiento 5 Estrellas