La ministra principal de Irlanda del Norte, del partido unionista, anuncia su dimisión
  1. Mundo
  2. Europa
Críticas a su gestión del Brexit

La ministra principal de Irlanda del Norte, del partido unionista, anuncia su dimisión

La ministra principal de Irlanda del Norte, Arlene Foster, ha anunciado este miércoles su dimisión de su cargo y como cabeza del partido unionista DUP

placeholder Foto: La ministra principal de Irlanda del Norte. (Reuters)
La ministra principal de Irlanda del Norte. (Reuters)

La ministra principal de Irlanda del Norte, Arlene Foster, ha anunciado este miércoles su dimisión de su cargo al frente del Ejecutivo autónomo de Belfast y como cabeza del partido unionista DUP tras enfrentarse a una revuelta interna en el partido y las críticas por su gestión del Brexit. Foster ha declarado que dimitirá como líder del DUP el próximo 28 de mayo y hacia finales de junio como ministra principal de Irlanda del Norte.

"Es importante dar espacio a los responsables del partido para que en las próximas semanas se preparen para organizar un proceso de elección de liderazgo", ha declarado la dirigente protestante en un comunicado.

Foto: Un grafiti en Belfast. (Reuters)

La dimisión de la política, que ha sido clave por su oposición en muchas de las difíciles negociaciones del acuerdo del Brexit en la cámara legislativa británica, se produce después de que más de 20 diputados del DUP en la Asamblea norirlandesa firmaran una carta señalando su censura y "no confianza" al liderazgo de Foster y la gestión de los acuerdos del Brexit.

Foster dejará el liderazgo del partido unionista, protestante y monárquico, tras seis años como cabeza de la formación. Su elección en 2015 en una formación predominantemente masculina fue recibida como un necesario golpe de aire fresco, y en sus declaraciones, en las que anuncia su dimisión, hace referencia a cómo "rompió el techo de cristal".

Disturbios en Irlanda del Norte

En los últimos meses, la violencia ha vuelto a sacudir Irlanda del Norte ante la difícil implementación de los controles en el mar del Norte del protocolo de Irlanda recogido en el acuerdo del Brexit, que a ojos de los unionistas más acérrimos, los separan del resto de Gran Bretaña.

Para evitar una frontera dura entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte —una de las premisas del Acuerdo de Viernes Santo—, la 'frontera' (especialmente, control de aduanas) se ha movido ahora al mar de Irlanda, dejando a la provincia británica dentro del mercado único comunitario y con un estatus diferente al del resto del Reino Unido. Esa aplicación de los acuerdos del Brexit ha sido vista como una 'traición' por parte de los unionistas, que han defendido siempre un Brexit duro.

Foto: Un autobús arde en las protestas de Belfast, en Irlanda del Norte. (Reuters)

Estas tensiones han acabado en violentos disturbios —más de medio centenar de agentes resultaron heridos en protestas que se prolongaron más de 15 días, autobuses quemados...— y semanas antes tuvieron que suspenderse los controles de aduanas ante las amenazas al personal. El marzo pasado, grupos paramilitares unionistas retiraron su apoyo a los acuerdos de paz firmados en 1998 por los nuevos controles que hay que aplicar en los puertos de Irlanda del Norte.

Además del Brexit, un amplio sector del DUP, el más ultraconservador y religioso, acusa a Foster de hacer concesiones respecto a la ley del aborto o en materia de derechos de la comunidad LGTBI.

Irlanda del Norte Brexit