Bruselas se arma contra las exportaciones que "amenazan" la vacunación en Europa
  1. Mundo
  2. Europa
Escándalos con AstraZeneca

Bruselas se arma contra las exportaciones que "amenazan" la vacunación en Europa

La Comisión Europea ha anunciado este miércoles un endurecimiento de las normas para prohibir las exportaciones

Foto: Vacunación en Madrid (Reuters)
Vacunación en Madrid (Reuters)

"No es una prohibición de exportaciones". Una y otra vez, las fuentes comunitarias han insistido en que las medidas impuestas por la Comisión Europea para controlar la exportación de vacunas a países terceros no son una prohibición. Pero este jueves, el Ejecutivo comunitario da un nuevo paso que le acerca más a ello al ampliar las posibilidades para retener lotes de vacunas dirigidas hacia países terceros.

Y si bien las fuentes se niegan a pronunciar las palabras "prohibición de exportaciones", lo cierto es que en última instancia puede ser utilizado como tal. Lo mismo que las fuentes se niegan a señalar que la herramienta está dirigida hacia el Reino Unido y la farmacéutica AstraZeneca, aunque solamente se entiende en el contexto del pulso que la Unión Europea mantiene con Londres y con la empresa farmacéutica, que por ahora sigue incumpliendo los compromisos alcanzados con la Comisión Europea.

Foto: Vacuna de AstraZeneca. (EFE)

Hasta ahora, el reglamento aprobado por Bruselas tras el primer choque con AstraZeneca, abría la posibilidad de que los Estados miembros retuvieran envíos fuera de la UE si se consideraba que la compañía no estaba cumpliendo con su acuerdo. De esta forma, se ha retenido por el momento por parte de las autoridades italianas un lote de 250.000 dosis de AstraZeneca dirigidas a Australia. Pero, ahora, Bruselas lo lleva más lejos: las nuevas retenciones se podrán realizar también sobre la base de garantizar el suministro de dosis de la vacuna para los europeos. El documento aprobado por el colegio de comisarios señala que esta herramienta estará en marcha durante las próximas seis semanas.

Esta decisión de la Comisión Europea, que se lleva cocinando desde hace días, llega después de saberse que AstraZeneca tenía almacenados unos 30 millones de dosis en una planta cerca de Roma, como ha destapado el periódico italiano 'La Stampa', que detalla "listas para ser enviadas a Reino Unido". Muchas de esas dosis se habrían producido en una planta holandesa que todavía no ha sido autorizada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) porque la compañía no ha enviado la documentación necesaria a la agencia con base en Ámsterdam.

En todo caso, AstraZeneca defiende que dichas dosis no iban dirigidas al Reino Unido, como plantean algunos medios, sino a otros países. Fuentes comunitarias señalan que el caso es complejo y prefieren "no especular" respecto al destino final de dichas dosis. Por ahora, AstraZeneca ha entregado a la Unión Europea unas 16 millones de dosis, poco más de la mitad de las dosis que se han descubierto en Italia.

"Reciprocidad y proporcionalidad"

Los dos pilares de este nuevo paso dado por la Comisión Europea son la "reciprocidad", de la que ya habló la semana pasada la presidenta Ursula von der Leyen, y "proporcionalidad", según han explicado fuentes comunitarias. "Algunos países tienen situaciones epidemiológicas completamente diferentes, esto tiene que estar reflejado en nuestro análisis", ha explicado una fuente, señalando que estos países "tienen ratios de vacunación mucho más altos" y que eso debe tenerse "en cuenta y ver qué implicaciones tiene" para los ciudadanos europeos.

"Los Estados miembros denegarán las autorizaciones de exportación cuando las exportaciones en cuestión supongan una amenaza para la ejecución de los acuerdos de compra anticipada (APA) entre la Unión y los fabricantes de vacunas", señala el documento aprobado y publicado este jueves por la Comisión Europea. La idea que hay de fondo en todo el movimiento es que hay exportaciones que están poniendo en riesgo la vacunación en la UE y que van dirigidos a países que están en mejor situación epidemiológica, que han vacunado más y que, además, no tienen una relación de "reciprocidad" con la UE: "Las exportaciones a esos países pueden, por tanto, amenazar la seguridad del suministro dentro de la Unión".

Todo el mecanismo está pensado para hacer frente al Reino Unido, con quien la Unión Europea mantiene una cruzada desde hace semanas, dado que el Gobierno británico mantiene una prohibición "de facto" de exportación de vacunas, mientras los Veintisiete han enviado millones de vacunas al país. La Comisión Europea y Downing Street negocian estos días de forma paralela a la puesta en marcha de esta herramienta. Y tanto Bruselas como Londres esperan poder llegar a un acuerdo que impida que se llegue a una guerra comercial sobre las vacunas.

"La UE va a seguir exportando vacunas, solamente estamos añadiendo más factores" para asegurar la vacunación, ha explicado Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisión Europea a cargo de Comercio. Fuentes comunitarias rechazan que vaya a haber una prohibición general a determinados países, y que va a ser un análisis "caso a caso", y también señalan que con Estados Unidos se da "un caso perfecto de reciprocidad".

Comisión Europea Unión Europea Reino Unido Vacunación Ursula von der Leyen Coronavirus
El redactor recomienda