La confianza en la vacuna de AstraZeneca se hunde en Europa tras las suspensiones
  1. Mundo
  2. Europa
Según una encuesta de YouGov

La confianza en la vacuna de AstraZeneca se hunde en Europa tras las suspensiones

En España, el 55% de los encuestados creen que la vacuna de AstraZeneca no es segura, 27 puntos más que a finales de febrero

placeholder Foto: (Reuters)
(Reuters)

La confianza en la vacuna de AstraZeneca se está hundiendo en varios países de Europa. Más de la mitad de la población encuestada en Francia, Alemania y España creen ahora que la vacuna producida por la compañía británica AstraZeneca no es segura, según una encuesta de YouGov publicada este lunes. El único país donde la confianza en la vacuna se ha mantenido es en Reino Unido.

La caída en la percepción del preparado de AstraZeneca se produce tras las bruscas suspensiones de la vacunación en una decena de países europeos, tras detectarse algunos casos de coágulos sanguíneos en personas vacunadas. La Agencia Europea del Medicamento, sin embargo, descartó la semana pasada vinculación entre la vacuna y los coágulos y declaró que los beneficios del preparado seguían siendo superiores a los riesgos. La mayoría de los países europeos, entre ellos España, han reanudado la vacunación con dosis de AstraZeneca.

Foto: Vacuna de AstraZeneca. (Reuters)

Sin embargo, los confusos titubeos y mensajes contradictorios sobre la seguridad de la vacuna han pasado ya factura en la opinión pública. El 61% de la población encuestada en Francia considera que la vacuna de AstraZeneca no es segura, un récord europeo, frente a un 55% o un 52% en Alemania y España, respectivamente, y un 43% en Italia, según una encuesta de la empresa demoscópica británica YouGov entre el 15 y 18 de marzo.

Para esas fechas, la desconfianza en la vacuna se disparó un máximo de hasta 27 puntos porcentuales en España (ha pasado de un 25% que consideraban no-segura la vacuna a un 52%), e Italia, en comparación con una encuesta anterior de la misma empresa a finales de febrero. "Después de que los líderes de toda Europa plantearon preocupaciones sobre su seguridad y efectividad, la vacuna Oxford/AstraZeneca sin duda ha sufrido daños en su reputación en el continente", ha declarado YouGov en un comunicado.

placeholder Confianza en las vacunas (YouGov). En morado, AstraZeneca. En verde Pfizer y en rojo oscuro, Moderna.
Confianza en las vacunas (YouGov). En morado, AstraZeneca. En verde Pfizer y en rojo oscuro, Moderna.

En la mayoría de los países encuestados (con la excepción de Francia, con fuerte tendencia antivacunas), hasta el momento el porcentaje de personas que consideraban que la vacuna de AstraZeneca era siempre mayor que el de personas que no. En España, un 59% de los encuestados consideraban la vacuna de AstraZeneca segura, una cifra que ha caído hasta el 38%, por debajo de la población que considera ahora que la vacuna no es segura. El vuelco en la opinión de la población es similar en Italia (54% creía que era segura en febrero, ahora un 36%) y Alemania (43% ha caído al 32%). En Francia, ya en febrero el porcentaje de personas que creían que la vacuna no era segura (43%) ya era superior a los que la consideraban segura (33%), y esas cifras se han empeorado hasta un 61% que la considera no segura y apenas un 23% que la considera segura.

La caída en la confianza en la vacuna de AstraZeneca no se ha contagiado apenas a los preparados de Pfizer y Moderna, que se mantienen o suben ligeramente.

Suspensión de la vacunación

A principios de marzo, Dinamarca suspendió la vacunación con AstraZeneca tras detectar varias muertes por eventos tromboembólicos y otras afecciones relacionadas con coágulos sanguíneos entre vacunados con la dosis de la farmacéutica británica. Pronto, otros países europeos, entre ellos Alemania, Francia, Italia y España suspendieron temporalmente la vacunación con AstraZeneca, a la espera de un estudio sobre los presuntos riesgos tromboencefálicos de la vacuna. Finalmente, el comité de seguridad (PRAC) de la EMA aseguró que se trata de una vacuna "segura y eficaz" y concluyó que, de momento, “no hay indicios de que la vacunación haya causado estas afecciones, que no se enumeran como efectos secundarios de esta vacuna”.

Varios países han reanudado de nuevo sus campañas de vacunación con AstraZeneca, mientras que Noruega, Dinamarca y Suecia todavía mantienen la suspensión, a la espera de investigaciones propias sobre la seguridad de la vacuna.

El episodio de los coágulos es solo el último capítulo de la accidentada imagen que AstraZeneca está cultivando en Europa. En medio del rifirrafe contractual con el que arrancó la campaña de vacunación de AstraZeneca, que no fue capaz de proporcionar a la UE los millones de dosis prometidas, un periódico alemán publicaba una información filtrada que reflejaba una efectividad irrisoria de la vacuna entre los mayores de 65. Aunque el Gobierno alemán sostuvo después que el medio de comunicación había leído mal los datos de efectividad de la vacuna, la falta de datos sobre la eficacia de protección entre los más mayores ha generado que la mayoría de los países decidan no aplicarla a los mayores de 55, entre ellos España y Francia. Las filtraciones por parte del ministerio de Salud alemán mostraron que en el conflicto contractual entre la farmacéutica y la Unión Europea se había entrado también en una guerra de reputación. A las dudas sobre su efectividad en mayores se añaden la de con otras cepas: paralelamente, Sudáfrica ha decidido suspender la vacunación con AstraZeneca después de constatar que la efectividad real de la vacuna es del 22% ante la variante sudafricana.

Vacuna Coronavirus