Diccionario de tópicos y errores al comparar la política española con la italiana
  1. Mundo
  2. Europa
MÁS DIFERENCIAS QUE SIMILITUDES

Diccionario de tópicos y errores al comparar la política española con la italiana

La italianización de la política española es un término que en España se ha empezado a usar con una cierta frecuencia con la aparición de un

placeholder Foto: Mario Draghi. (Reuters)
Mario Draghi. (Reuters)

La italianización de la política española es un término que en España se ha empezado a usar con cierta frecuencia con la aparición de un escenario parlamentario fragmentado, la dificultad para conformar coaliciones estables y la repetición de elecciones. Las similitudes entre ambos países, especialmente sociales, generan una cierta confusión a la hora de entender la política transalpina con estereotipos y análisis en los que se iguala a dos no iguales.

La italianización política de España, más allá de coincidencias en bloques ideológicos, la descomposición de las acostumbradas mayorías monocolores en España y el surgir de los “ismos” (fenómeno global), es irreal. La realidad política italiana, especialmente en los periodos de crisis, sería inasumible por los actuales dogmas ideológicos españoles. Para bien o para mal, eso sería analizable y opinable, hay diferencias de concepto y sistema. Este es un pequeño diccionario para entender algunas profundas diferencias:

- Jefe de Estado. El jefe de Estado italiano, cargo de carácter institucional elegido por las cámaras cada siete años, ha decidido dos veces en los diez últimos años, en medio de las dos crisis económicas más grandes que ha enfrentado el país tras la segunda guerra mundial, encargar la creación de un gobierno tecnócrata tras el fracaso de gobiernos políticos.

Foto: Mario Draghi, expresidente del BCE, tras su visita al Quirinal. (Reuters) Opinión
El reto de Draghi: sobrevivir a Italia
Nacho Alarcón. Bruselas

Tanto el presidente Giorgio Napolitano en 2011, como ahora el actual presidente, Sergio Mattarella, han optado por esta opción antes de acudir a las urnas y que fuera el voto el que pudiera decidir el nuevo rumbo del país. Las encuestas señalan hoy una mayoría a la coalición conservadora (va desde el centro liberal hasta la extrema derecha), pero el presidente ha decidido encargar al reputado economista Mario Draghi un ejecutivo que dé estabilidad a los mercados y seguridad a la UE y sus ayudas por valor de 209.000 millones de euros. ¿Se aceptaría en España que el jefe de estado, el Rey, cargo constitucional y hereditario, decidiera encargar un gobierno de unidad nacional a una persona designada por él antes de ir a las urnas en medio de un vacío de poder parlamentario?

- Gobiernos de concentración. Una vez que el país acepta la decisión del jefe de estado de no ir a las urnas y propone un primer ministro técnico, ¿qué ocurre? En 2011, con el llamado Gobierno Monti, el apoyo vino de todo el panorama político italiano. El economista obtuvo en el senado 281 sí y 25 no (sólo votó en contra La Lega) y en el parlamento 556 sí y 61 no.

Hoy, el POSIBLE futuro gobierno encargado al economista Mario Draghi, salvo cambios de última hora, cuenta con el apoyo de Lega, Partido Democrático, Forza Italia, Italia Viva, Europeistas y, parece, que con el del Movimiento 5 Estrellas o al menos una parte de él (están divididos). Hasta ahora sólo Fratelli d’Italia ha anunciado que no apoyará Al exbanquero. Intentando hacer un símil con España, ¿sería posible hoy que sólo PSOE y PP, no ya todo el arco parlamentario, aceptaran apoyar a un mismo candidato?

- La figura de los senadores vitalicios. Muy pocos países en el mundo usan esta figura política. Entre las facultades del presidente de la República italiana está la de nombrar senadores vitalicios a personas que considere que tienen una especial relevancia por sus logros profesionales. De alguna manera, es una forma de incluir la excelencia en la política. El número máximo de estos senadores que puede nombrar el presidente es de cinco. El ex presidente Giorgio Napolitano nombró en 2011 al economista Mario Monti, antes de encargarle ser primer ministro, y en 2013 al arquitecto Renzo Piano, el premio Nobel de Física Carlo Rubbia, la científica Elena Cattaneo y el director de orquesta Claudio Abbado (fallecido en 2014).

¿Aceptaría en España que en el Parlamento hubiera representantes nombrados a discreción por el Rey que pudieran decidir el destino del país?

El actual presidente Mattarella sólo ha nombrado senadora vitalicia a Liliana Segre, defensora de los derechos humanos y superviviente del Holocausto, en sustitución de Abbado. También pasan a ser senadores vitalicios todos los expresidentes de la República cuando dejan el puesto. El cargo de estos “senadores presidenciales”, de alguna manera, se considera representativo hasta que… deja de serlo. En la última crisis política italiana, donde los votos en el Senado eran muy ajustados y la mayoría se podía decidir por un voto, el voto de estos senadores era en parte decisivo. Monti y Segre acudieron a votar por Conte. ¿Aceptaría en España que en el Parlamento hubiera representantes nombrados a discreción por el Rey que pudieran decidir el destino del país?

- La amenaza secesionista. La Liga Norte (Lega Nord) es un partido del norte de Italia creado en 1989 y liderado entonces por el polémico Umberto Bossi. Era una unión de diversas formaciones del norte del país en el que se incluían sensibilidades soberanistas, autonomistas e independentistas. Padania, o la República del Norte, era el nombre de ese hipotético estado separado de la “Roma ladrona”, eslogan que usaban con frecuencia, que abogaba por la escisión política total o, al menos, una autonomía financiera casi absoluta. Tras un fuerte apoyo popular en sus inicios, obtuvo un 8,6% de apoyo en las elecciones de 1992, pasó en los siguientes años por un periodo de perdida de votos en las elecciones generales que desembocó en 2012 con la caída de Bossi.

Foto: El expresidente del BCE, Mario Draghi. (Reuters)

La llegada de Matteo Salvini al liderazgo de la Liga Norte da un giro radical a la formación. En 2017, se quita el apéndice Norte del nombre y hoy la “Lega Salvini Primer Ministro” (marca actual) es el baluarte de toda la patria: la bandera de Italia y el sentimiento patrio son la simbología de este partido que mantiene en sus bases un federalismo encubierto que se agita con moderación para no perjudicar su implementación electoral en las regiones del sur. Una aproximación española a este suceso sería que el Partido Nacionalista Vasco o Convergència i Unió tuvieran hoy la bandera de España en su logo e hicieran mítines en Sevilla hablando de unidad nacional. ¿Es posible?

- Los populismos. Desde España se describe muchas veces al Movimiento 5 Estrellas (M5S) y a Podemos como similares. Populistas, dentro de lo complicado que empieza a ser la aplicación del término, podrían serlo ambos, al menos en sus orígenes, pero hasta ahí llegan las similitudes. El M5S es un movimiento ideológicamente transversal que ha recibido votos de desencantados de la derecha y de la izquierda. En sus propias filas hay corrientes divergentes que especialmente han quedado retratadas en la última crisis de Gobierno con un ala conservadora y un ala progresista.

placeholder Matteo Salvini en un mitin. (Reuters)
Matteo Salvini en un mitin. (Reuters)

De hecho, tras su contundente vitoria de 2018 han gobernado en coalición con la Lega y con el Partido Democrático. Si el M5S fuera similar a Podemos eso equivaldría a imaginar a la formación liderada por Pablo Iglesias gobernando con Vox primero y con el PSOE después. ¿Lo ven posible? Podemos tiene una ideología de extrema izquierda, el M5S carece de ideología política y sus decisiones más importantes se votan por las bases.

- Un Gobierno que deciden desde Venezuela. Recientemente publicábamos aquí que la llave del Gobierno, por sus apoyos en el Senado, dependía también del Movimiento Asociativo de Italianos en el Exterior (MAIE). Sus tres senadores eran claves para intentar mantener lo que se llamaba Conte III. El MAIE es un partido creado en 2008 que representa a los migrantes italianos en un revolucionario sistema electoral que reconoce la diáspora italiana por el globo.

La peculiaridad no es que voten los migrantes, en España también se vota desde el extranjero, es la circunscripción por la que se presentan. Italia presenta circunscripciones propias en cada continente: América del Norte, del Sur, Europa…Cada circunscripción otorga senadores y parlamentarios propios. Lo votan migrantes, que pueden tener la nacionalidad italiana por ser descendientes de italianos que emigraron hace siglos, y que quizá no han ido nunca a Italia o no hablan italiano. Si el poder legislativo representa a sus votantes, los senadores elegidos representan, por tanto, los intereses de un italo-argentino o italo-estadounidense que ha nacido en Buenos Aires o Nueva York como su padre y abuelo. ¿Se aceptaría en España que un partido llamado Movimiento de Migrantes Españoles en el Extranjero, que se presenta por la circunscripción de América del Sur y cuyos parlamentarios han sido votados por inmigrantes españoles o nacionalizados en, por ejemplo, Venezuela, tuviera la llave del Gobierno?

Movimiento 5 Estrellas Extrema derecha Unión Europea Pablo Iglesias Tecnócratas PNV Partido Popular (PP) Matteo Salvini Mario Draghi Segunda Guerra Mundial Política PSOE Giorgio Napolitano Mario Monti Nacionalismo
El redactor recomienda