Europa corta las conexiones con Reino Unido ante el "descontrol" de la nueva cepa de covid
  1. Mundo
  2. Europa
crisis coronavirus

Europa corta las conexiones con Reino Unido ante el "descontrol" de la nueva cepa de covid

El Gobierno español rechaza tomar una decisión de forma unilateral y reforzará el control de pruebas PCR a los viajeros procedentes de Reino Unido

placeholder Foto: Un avión aterriza en el aeropuerto de Heathrow en Londres (Reino Unido). (Reuters)
Un avión aterriza en el aeropuerto de Heathrow en Londres (Reino Unido). (Reuters)

Europa trata de blindarse frente al avance "sin control" de la nueva cepa de covid-19 que se ha detectado en Inglaterra y que ya estaría, según algunos expertos, presente en varios países europeos. Reino Unido decretó este sábado el cierre de Londres y la zona suroeste de Inglaterra ante la escalada de casos en los últimos días y la respuesta desde el continente no ha tardado en llegar: Bélgica y Holanda cerraban esta mañana sus conexiones aéreas con la isla para cortar la transmisión de un virus aún más contagioso aunque, de momento, no más letal. Se han sumado a la decisión Alemania, Francia, Italia, Austria, Irlanda, Bulgaria e Israel; mientras que España ha optado por reforzar los controles de verificación de pruebas PCR en los aeropuertos a las personas que procedan del país.

El Gobierno español rechaza tomar una decisión de forma unilateral e insiste en la necesidad de que la Unión Europea (UE) adopte una respuesta coordinada. "España mantiene su postura de que cualquier decisión en este sentido debe ser común y evitar la unilateralidad", ha informado Moncloa. Y así lo había expresado también la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, a través de su cuenta de Twitter esta tarde. "El objetivo es proteger los derechos de los ciudadanos comunitarios, pero desde la coordinación", ha remarcado.

La tensión ante este giro de la situación epidemiológica en Reino Unido ha hecho que los teléfonos de los líderes europeos comiencen a sonar en busca de una respuesta conjunta. El presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, han mantenido contactos telefónicos con otros líderes europeos y con la presidenta de la Comisión Europea y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, para definir qué tipo de medidas conjuntas se pueden tomar para abordar el alto riesgo de transmisión de esta variante del covid-19 detectada.

No obstante, la presidencia alemana de la UE ha convocado una reunión urgente al más alto nivel para mañana lunes con el fin de coordinar una respuesta comunitaria. "La presidencia ha invitado a los estados miembros de la UE a una reunión urgente del mecanismo de crisis de la IPCR (respuesta política integrada a la crisis, en sus siglas en inglés) mañana por la mañana a las 11.00 horas", ha tuiteado su portavoz, Sebastian Fischer.

Para preparar este encuentro, Charles Michel ha convocado este domingo una videoconferencia a nivel de técnicos. Este encuentro telemático ha tenido como fin "compartir información a nivel de las capitales sobre el último desarrollo de la variante del virus y las medidas relacionadas con él", según han indicado fuentes europeas a la Agencia EFE.

Pero casi todos los países se han adelantado a la respuesta conjunta y han empezado a blindar las conexiones aéreas. Las propias autoridades alemanas y francesas, como las italianas, belgas, holandesas, austriacas e irlandesas han anunciado la suspensión de todos los vuelos con destino u origen en Reino Unido, en respuesta a la detección de esta nueva cepa más contagiosa con especial incidencia en Londres y el sureste de Inglaterra.

El Gobierno de Países Bajos, por ejemplo, ha sido uno de los primeros en adoptar esa decisión. Ha optado por prohibir el tráfico aéreo de pasajeros con las islas británicas de forma inmediata y durante al menos diez días, siguiendo una recomendación de sus autoridades sanitarias. En un comunicado, el Ministerio de Sanidad neerlandés confirmó que un estudio realizado a principios de diciembre reveló que también circulaba un virus con la variante descrita por el Reino Unido, y, tras la alarma en Londres, las autoridades sanitarias se encuentran ahora analizando esta cepa de coronavirus para saber cómo se produjo el contagio de la persona afectada y si hay casos relacionados.

Foto: El primer ministro británico, Boris Johnson. (Reuters)

El Instituto de Salud Pública de Países Bajos (RIVM) pidió a Sanidad el control de los movimientos de pasajeros con el Reino Unido "tanto como sea posible" para limitar "la introducción de esta cepa de virus" en territorio neerlandés, por lo que el gabinete ha tomado la decisión cautelar de declarar la prohibición del tráfico aéreo de personas procedentes de las islas británicas hasta al menos el 1 de enero.

La prohibición no incluye el transporte de mercancías, ni la movilidad del personal sanitario, y se mantienen abiertos los diferentes puertos, entre ellos, el de Róterdam, así como el transporte ferroviario, por lo que aún es posible viajar en coche, tren y barco.

El Ejecutivo insistió en pedir a los ciudadanos que "no viajen al extranjero, a menos que sea estrictamente necesario" debido al "riesgo sustancial de propagación del virus que provoca la covid-19", y anunció que, tras su decisión unilateral de prohibir los vuelos, coordinará en los próximos días con el resto de los países europeos "la posibilidad de restringir aún más las importaciones del virus desde el Reino Unido".

Bélgica prohíbe los viajes en tren

Bélgica también se ha adelantado a la decisión conjunta del bloque comunitario y ha decidido prohibir los vuelos y los viajes por tren procedentes del Reino Unido durante al menos 24 horas a partir de la medianoche de este domingo, según indicó el primer ministro del país, Alexander De Croo, a la televisión pública flamenca VRT.

placeholder Boris Johnson. (Reuters)
Boris Johnson. (Reuters)

La medida se aplicará, en un primer momento, durante 24 horas, porque todavía se están realizando análisis científicos sobre la nueva variante de coronavirus. "No tenemos una respuesta concluyente", dijo De Croo. Bélgica, igualmente, está en contacto con Francia porque los trenes Eurostar procedentes del Reino Unido también pasan por ese país y los viajeros podrían después entrar en Bélgica.

"Por eso también se realizarán controles preventivos en las carreteras", precisó el mandatario belga. Ante la evidencia científica que indica que la nueva cepa acelera hasta un 70% más la transmisión del virus, el primer ministro británico, Boris Johnson, se vio forzado ayer a modificar los planes de movimiento de la población para esta Navidad, con duras medidas restrictivas en gran parte del Reino Unido.

Alemania, Francia e Italia se suman a la suspensión

Alemania también se ha decantado por cerrar el tráfico aéreo con las islas británicas, una decisión que debe formalizar "en las próximas horas", según informa AFP. No obstante, todavía sigue discutiendo con el bloque comunitario una respuesta común sobre los enlaces marítimos, de ferrocarril y las carretera a través del Túnel del canal de la Mancha.

Las autoridades francesas han decidido limitar sus conexiones y ha prohibido la circulación desde Gran Bretaña durante las próximas 48 horas, un plazo con el que buscan "abrir un tiempo de coordinación" para que los Veintisiete definan una doctrina común. El ejecutivo galo ha indicado en un comunicado que la medida afecta desde la medianoche tanto a los desplazamientos de viajeros como al transporte de mercancías, ya sea por vía ferroviaria, aérea o marítima, mientras que el flujo de personas o transportes hacia ese país sí está autorizado.

El Ministerio de Asuntos Exteriores italiano que dirige el viceprimer ministro Luigi di Maio ha ordenado suspender los vuelos con Reino Unido, según ha informado la prensa italiana. "Reino Unido ha dado la alarma sobre una nueva forma de covid que sería el resultado de una mutación del virus. Como gobierno tenemos el deber de proteger a los italianos", ha explicado Di Maio en un mensaje publicado en Facebook.

"Como gobierno tenemos el deber de proteger a los italianos, por este motivo, después de haber notificado al gobierno británico, desde el Ministerio de Sanidad estamos a punto de firmar la orden de suspensión de vuelos con Gran Bretaña", ha remarcado en su cuenta de Twitter.

El Gobierno irlandés ha impuesto prohiciones a vuelos y transbordadores procedentes de su país vecino. Las restricciones entrarán en vigor la próxima medianoche y tendrán una duración de 48 horas. Las reglas que Dublín espera aplicar serán revisadas en la reunión del Gobierno el próximo martes.

En Austria ya se ha vetado el aterrizaje de vuelos procedentes del Reino Unido. "Tenemos que evitar por todos los medios que nos sea introducida esta peligrosa mutación del virus", señaló el ministro de Exteriores, Alexander Schallenberg, a la agencia APA. El ministro ha asegurado que ante esta situación es imprescindible tomar medidas de forma rápida. Además, Bulgaria ha cancelado desde esta medianoche y hasta el 31 de enero todas las conexiones aéreas con el país.

Por su parte, Grecia impondrá a partir de este lunes una cuarentena de siete días a todas las personas que lleguen desde el Reino Unido, además de mantener la obligatoriedad de presentar una prueba PCR negativa realizada en las 72 horas previas al viaje. Para el resto de viajeros sigue rigiendo la cuarentena de tres días y la obligación de presentar una prueba PCR negativa.

Mientras tanto, la situación epidemiológica sigue empeorando en Gran Bretaña. Este domingo, el país ha comunicado 35.928 nuevos contagios, lo que supone el récord de positivos diarios desde que comenzó la pandemia. Además, hay que lamentar otros 326 fallecidos en las últimas 24 horas, según ha informado el Gobierno británico. De esta manera, acumula 2.040.147 contagios y 67.401 muertes desde que el covid llegó a Reino Unido. Para intentar paliar esta situación, Boris Johnson modificó este sábado los planes de desplazamiento de la población para esta Navidad.

Gales Escocia Pandemia Comunicado Reino Unido