Bélgica, el país con la peor curva de contagios de Europa, entra en semiconfinamiento
  1. Mundo
  2. Europa
NUEVAS MEDIDAS A PARTIR DEL LUNES

Bélgica, el país con la peor curva de contagios de Europa, entra en semiconfinamiento

Bélgica entra en un semiconfinamiento a partir del próximo domingo. El Gobierno ha decidido cerrar negocios no esenciales y limitar las burbujas sociales

Foto: Bélgica, el país con la peor curva de contagios de Europa, entra en semiconfinamiento
Bélgica, el país con la peor curva de contagios de Europa, entra en semiconfinamiento

Bélgica entra en un semiconfinamiento a partir del próximo domingo. El Gobierno ha decidido cerrar negocios no esenciales y profesiones de contacto, como peluquerías, al menos durante un mes, y clausurar los colegios hasta mediados de noviembre alargando las vacaciones escolares. En plena cresta de la segunda ola, con su sistema sanitario cerca del colapso, el país lleva varias semanas sopesando un confinamiento total. Bélgica cuenta con la peor tasa de nuevos casos por cada 100.000 habitantes de toda Europa (1.600, frente a los 508 de España) y su curva de contagios es casi una vertiginosa recta vertical. Las autoridades sanitarias han advertido de que si las hospitalizaciones siguen el ritmo actual, se quedarán sin UCI en unas semanas. Sin embargo, al menos por el momento, sigue permitiendo cierto contacto social, aunque reducido. Las medidas estarán en vigor hasta el 13 de diciembre, aunque se revisarán a principios de ese mismo mes.

Los ciudadanos pueden seguir viéndose en grupos de cuatro en espacios públicos, y a partir de ahora se reducen las visitas que pueden tener en sus hogares: solo podrán recibir a una persona por domicilio. El Gobierno belga ya había cerrado los bares y restaurantes y había establecido un toque de queda de medianoche hasta las cinco de la mañana. El objetivo de estas nuevas medidas es un confinamiento que permita cierto contacto social, pero en entornos seguros, como al aire libre.

Foto: Bélgica registra su récord diario durante la pandemia con 13.227 contagios de covid-19

Las medidas se han tomado en un comité de concentración convocado este viernes a las 13:00 y en el que se sientan junto al Gobierno federal los líderes regionales belgas con las dos principales, Flandes y Valonia, enfrentándose respecto a la dureza de las medidas que se debían tomar. El líder valón, el socialdemócrata Elio de Rupo, estaba dispuesto a que su región tomara medidas adicionales si las acordadas a nivel federal eran consideradas insuficientes.

"Se necesitan medidas contundentes y debe ser ahora", explicaba a la entrada de la reunión Pedro Facon, el "comisario" del Gobierno belga para la lucha contra la pandemia. Las nuevas restricciones han sido detalladas por el primer ministro Alexander de Croo en una rueda de prensa posterior al encuentro. "Hay una sola respuesta que podamos dar, que es estar unidos", ha señalado De Croo, que ha explicado que la única solución para evitar seguir aumentando la presión sobre el sistema sanitario es reducir el contacto social. El primer ministro ha insistido en hacer un llamamiento a la responsabilidad individual, y ha explicado que solamente se superará esta situación si los ciudadanos hacen una muestra de solidaridad colectiva.

Una calle vacía en el centro de Bruselas. (Reuters)
Una calle vacía en el centro de Bruselas. (Reuters)

Todos los ojos estaban puestos sobre el Ejecutivo. Emmanuel André, el experto que durante la primera ola comunicaba a los medios los datos diarios y que ya no continúa en su puesto, había lanzado unas horas antes del encuentro un mensaje claro: "Le pido al gobierno que tenga la valentía de dejar de perder el tiempo ante un fenómeno que ya nos ha sobrepasado. Hágalo por los cuidadores. Hágalo porque todavía hay tiempo para evitar ver morir a los pacientes en los pasillos del hospital. Háganlo".

Hace solo unos días el Gobierno francés anunciaba un reconfinamiento con ligeros cambios respecto al de la pasada primavera. París ya llevó la delantera a Bruselas en el cierre de restaurantes, bares y cafeterías. Alemania también ha reforzado las medidas, aunque todavía sin llegar a la dureza del confinamiento francés. Otros Estados miembros de la UE, como Italia, se debaten entre el cierre total y sus consecuencias económicas y sociales, o el mantenimiento de cierta actividad, con fuertes consecuencias sobre el sistema de salud.

Coronavirus Pandemia Bélgica Bruselas
El redactor recomienda