Bruselas ve la suspensión de la reforma del CGPJ como "un paso en la buena dirección"
  1. Mundo
  2. Europa
TRAS EL ACERCAMIENTO DE SÁNCHEZ A CASADO

Bruselas ve la suspensión de la reforma del CGPJ como "un paso en la buena dirección"

La Comisión Europea, que había advertido al Gobierno sobre la reforma del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), celebra como "un paso en la buena dirección" su paralización

Foto: Bruselas ve la suspensión de la reforma del CGPJ como "un paso en la buena dirección"
Bruselas ve la suspensión de la reforma del CGPJ como "un paso en la buena dirección"

El Ejecutivo comunitario ha celebrado como "un paso en la buena dirección" la decisión del Gobierno de paralizar la reforma del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que habría aligerado la mayoría necesaria para la renovación del órgano de gobierno de los jueces. "Tomamos buena nota del anuncio del presidente del Gobierno, la Comisión Europea ha expresado una posición clara sobre la propuesta de ley, llamando a asegurarse que el consejo judicial no sea percibida como vulnerable a la politización", ha explicado este viernes Christian Weyand, portavoz de la Comisión Europea para asuntos de justicia.

"En este sentido, suspender la propuesta y permitir una consulta más amplia es un paso en la buena dirección", ha explicado el portavoz, horas después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tendiera la mano al líder de la oposición para buscar la renovación del CGPJ y frenar así una reforma que preocupaba, y mucho, en la capital comunitaria.

Foto: Sánchez paraliza la polémica reforma del CGPJ y ofrece al PP pactar ya la renovación

Bruselas reaccionó a la propuesta del PSOE y Unidas Podemos mucho antes de lo que Moncloa esperaba. Normalmente la Comisión Europea es muy prudente con los procedimientos y suele esperar a que haya hechos consumados. Pero el asunto judicial es especialmente sensible para un Ejecutivo comunitario que lleva años manteniendo un pulso con Polonia y Hungría por su desmantelamiento de la independencia judicial, y Bruselas no estuvo dispuesta a esperar: el jueves 15 de octubre, un portavoz comunitario lanzaba un mensaje en el que mostraba la preocupación de la Comisión Europea por la propuesta.

El equipo de la presidenta Ursula von der Leyen no quiere un nuevo frente en materia judicial, y desde luego no quiere que Budapest y Varsovia puedan aprovechar para acusar al Ejecutivo comunitario de aplicar una doble vara de medir con ambos países, un discurso que sus líderes suelen utilizar. Desde el Gobierno, esa primera y temprana reacción cogió con el pie cambiado. No se esperaban algo tan rápido y Moncloa se escudó en aquel momento en que Bruselas no entendía la reforma, un discurso que mantienen fuentes del ministerio de Justicia incluso después de haber paralizado la reforma.

Y si la Comisión Europea no lo entendía, nadie se esforzó en explicárselo: este martes, el portavoz explicaba que nadie del Gobierno se había puesto en contacto con el Ejecutivo comunitario. La reacción fue rápida: el miércoles, y a petición de Arancha González Laya, ministra de Exteriores, la española hablaba con el comisario de Justicia, Didier Reynders, con el objetivo de explicarle la reforma. Desde el gabinete del belga explican que el comisario pidió que se le enviara más información desde el Ministerio de Justicia, algo que fuentes ministeriales confirman que ya se está preparando y que Bruselas espera recibir durante las próximas semanas.

Pero en aquella conversación, que se produjo horas antes de que Sánchez anunciara la paralización de la reforma, González Laya no le comunicó a Reynders que dicha propuesta fuera a ser paralizada, según ha explicado este viernes el portavoz de la Comisión Europea.

Comisión Europea Ursula von der Leyen CGPJ PSOE Moncloa Pedro Sánchez Ministerio de Justicia
El redactor recomienda