por una misión para negociar con maduro

Denuncian ante la UE que Borrell sigue los dictados de Sánchez e Iglesias con Venezuela

En una carta a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen y al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel para denunciar las "maniobras" de Borrell

Foto: Pedro Sánchez y Josep Borrell en Bruselas el pasado 23 de septiembre. (EFE)
Pedro Sánchez y Josep Borrell en Bruselas el pasado 23 de septiembre. (EFE)

Los presidentes del PP y de Vox, Pablo Casado y Santiago Abascal, así como Begoña Villacís, de la Ejecutiva de Ciudadanos, han enviado una carta a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen y al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel para denunciar las "incongruencias y nefastas consecuencias" de las últimas "inaceptables maniobras" del Alto Representante, Josep Borrell, respecto a Venezuela. Según la misiva, suscrita por varios líderes y aliados de la oposición venezolana, la misión europea que ha enviado Borrell para negociar con Nicolás Maduro un aplazamiento de las elecciones legislativas del próximo diciembre es un paso más en la estrategia de Madrid para normalizar al régimen chavista en Europa.

Esta decisión de sentarse a la mesa con Maduro, denuncian, forma parte de "un patrón" de Borrell "en conjunción" con el Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. "La Unión Europea debería desmarcarse de las posiciones y los intereses del actual Gobierno español, cuyos miembros han sido y son aliados ideológicos del régimen criminal", sostienen en el texto, suscrito por pesos pesados de la oposición venezolana, como María Corina Machado o Antonio Ledezma, ocho expresidentes latinoamericanos, como Vicente Fox (México) a Álvaro Uribe (Colombia) y el escritor peruano Mario Vargas Llosa.

"[El Gobierno de Pedro Sánchez] lamentablemente ha dejado de ser el legítimo y respetado vocero de los intereses de América Latina ante la comunidad europea", aseguran en el texto, fechado el 29 de septiembre, al que ha tenido acceso El Confidencial.

Las elecciones legislativas venezolanas están programadas para el próximo 6 de diciembre, pero la Unión Europea considera que carecen de las garantías necesarias para reconocer su resultado. La misión diplomática para posponer esos comicios, que la UE ha defendido como un "último intento" de mantener una vía de diálogo abierta con Venezuela, habría sido enviada a petición del líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado del país por medio centenar de países -incluyendo la UE- y quien no firma la misiva.

Si Nicolás Maduro aceptara retrasar las elecciones y establecer unos "requisitos democráticos mínimos", la UE estaría dispuesta a enviar un equipo de observadores internacionales a los comicios, algo que no sucede desde hace 14 años. Borrell ha defendido que, tras la excarcelación de un centenar de presos políticos, hay "una ventana de oportunidad".

Sin embargo, para los firmantes el envío de una misión de observación electoral "a cambio" de un retraso de seis meses en la fecha de las elecciones y otras "condiciones mínimas", implicaría cierto grado de reconocimiento del proceso electoral, tratando a Maduro como interlocutor válido y, así, "legitimándolo". "La única negociación posible a la crisis venezolana es la negociación final para la salida del régimen", insisten.

"El Alto Representante intenta minar el consenso internacional sobre la necesidad de establecer un gobierno de transición en Venezuela para re-institucionalizar el país, gestionar la crisis humanitaria y poder entonces convocar elecciones presidenciales verdaderamente libres y soberanas", han denunciado.

Informe de la ONU

"Es inaceptable mendigar 'condiciones mínimas' a un régimen probadamente criminal, cuyos cabecillas están señalados internacionalmente por crímenes de lesa humanidad", denuncia la misiva, en la que hace referencia a un reciente informe de la Misión Internacional Independiente de Naciones Unidas, que recoge todo tipo de violaciones de derechos humanos -incluyendo ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y torturas- en Venezuela desde el año 2014, poco después de la llegada de Maduro al poder. El informe establece posibles conexiones entre esos crímenes de lesa humanidad con la política del Estado para las que se podría solicitar la investigación del Tribunal Penal Internacional (TPI).

"Para el Sr. Borrell, los crímenes de lesa humanidad recientemente conocidos [...] quedarían solventados si se consiguen seis meses de prórroga de una farsa electoral", denuncia la misiva firmada por los líderes del PP, Vox y Ciudadanos. "Incluir a los presos políticos en la negociación de 'condiciones mínimas' para unas elecciones inaceptables, que sólo servirían para profundizar el control del régimen sobre el país, constituye incitación y estímulo al crimen, porque le provee resultados y ganancias en su inhumana práctica de tomar y soltar rehenes para usarlos como fichas de negociación", continúa la carta.

No es la primera carta de protesta que han provocado las maniobras de Borrell en Venezuela. Tras conocerse sus planes, el grupo popular europeo, liderado por Manfred Weber, envió también una misiva que catalogaba de "impensable" y "blanqueamiento de un régimen tiránico" el envío de una misión. "Esto es impensable, igual que sería impensable enviar una misión de la UE a hablar con el régimen de Lukashenko a espaldas de la oposición bielorrusa", denunciaba la misiva, según informaciones obtenidas por Europa Press.

Europa
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios