Sin gloria, sin héroes, sin enemigos: el covid-19 no es la clase de crisis que le gusta a Putin
  1. Mundo
  2. Europa
EUROPEAN COUNCIL ON FOREIGN RELATIONS

Sin gloria, sin héroes, sin enemigos: el covid-19 no es la clase de crisis que le gusta a Putin

Sin héroes para elogiar o enemigos contra los que arremeter, Putin no está teniendo una buena crisis. Pero eso no significa que esté acabado

Foto: El presidente ruso, Vladímir Putin. (Reuters)
El presidente ruso, Vladímir Putin. (Reuters)

Se ha puesto de moda decir que el coronavirus no distingue entre democracias y autocracias. Y es cierto que cada una de ellas ha brindado buenos y malos ejemplos de cómo manejar la pandemia. Sin embargo, el coronavirus sí que parece distinguir entre diferentes tipos de liderazgo. Favorece a los liderazgos calmados, aquellos llenos de paciencia con una mentalidad científica y ojo para los detalles. Deja expuestos a aquellos que habitualmente se basan en elocuencia o el discurso de masas. Pero los que peor lo llevan son aquellos, llamémoslos "románticos", que se han modelado a sí mismos en héroes políticos o en el concepto de gloria de tiempos ya pasados. Incluso si también se apoyan en la elocuencia o en los detalles, estos líderes todavía se ven fuera de lugar en este momento. Hay varios representantes de esta raza en Europa, pero Vladimir Putin es, con mucho, el más destacado.

La semana pasada, la popularidad de Putin cayó a mínimos históricos, que para él es del 59%. Esta caída no es, al menos todavía, por cómo ha gestionado la pandemia. La tasa de infección en Rusia es ya de unos preocupantes 242.271 contagios. Pero el número de muertos, de 2.212, sigue siendo modesto. Lo que es más importante, el manejo vacilante del coronavirus por parte del gobierno ruso hasta el momento ya estaba "valorado": las autoridades rusas no han manejado bien ninguna crisis civil reciente, ya sean inundaciones, incendios forestales u otros desastres. La población probablemente no esperaba nada impresionante en cuanto al covid-19.

Foto: Un hombre muestra un icono religioso en Moscú. (Reuters)

La popularidad de Putin tampoco se está viendo afectada por la combinación del bajo precio del petróleo y las consecuencias económicas del coronavirus, de nuevo, al menos no todavía. Con reservas equivalentes al 10-12% del PIB (en términos previos a la pandemia y previos a la caída del precio del petróleo), Rusia está de hecho mejor preparada para contrarrestar el shock económico que muchos otros países, aunque la tarea administrativa de llevar el dinero a los que lo necesitan, en lugar de a los bien conectados, será tan complicado como siempre. No, la popularidad de Putin está disminuyendo porque el coronavirus no es su tipo de crisis. No lo hace prosperar, sino que lo deja fuera de lugar: al margen, sin inspiración y sin inspirar. Para su gente, todo esto es claramente obvio.

Un producto de la educación patriótica soviética

En el fondo, Putin es un ejemplo bastante puro y verdadero de la hagiografía soviética. Y tampoco hace ningún esfuerzo por ocultarlo: "Sin exagerar, podría ser considerado como un producto exitoso de la educación patriótica de un ciudadano soviético", dijo en una de sus primeras entrevistas, describiendo cómo el libro de espías soviético "Escudo y espada" avivó su imaginación y dio forma a sus elecciones de vida.

El canon de gloria soviético tiene que ver con el esfuerzo, la movilización y el heroísmo, tanto colectivo como individual. Este concepto clave penetró en la mente del joven Putin tan profundamente que se convirtió en una característica permanente de su cosmovisión, un hilo conductor evidente desde sus primeras entrevistas hasta sus últimos discursos. Pensemos solo algunos ejemplos (bastante aleatorios): “El Ejército Rojo... terminó triunfalmente la batalla más violenta de la historia. Fue una batalla justa, heroica y desinteresada para toda la nación soviética ”; "La moral de nuestras Fuerzas Armadas es sostenida por las tradiciones, por una conexión viva con la historia, por los ejemplos de valentía y desinterés de nuestros héroes"; "El deporte es solo deporte cuando está conectado con el sudor, la sangre y el trabajo duro"; "Cómo una persona puede lograr algo que no pueden lograr ejércitos enteros. Un espía determinó el destino de miles de personas ...". Bueno, se entiende el punto.

placeholder El presidente ruso, Vladímir Putin. (Reuters)
El presidente ruso, Vladímir Putin. (Reuters)

La crisis que no es

El coronavirus, sin embargo, es diferente. No se presta a los conceptos soviético-putinistas de gloria y heroísmo. En primer lugar, no hay un enemigo propiamente dicho. El virus carece de un sujeto que pueda poseer una voluntad “malvada” y promulgar maléficos planes. El mes pasado, Putin intentó solucionar este problema comparando covid-19 con las tribus Pecheneg y Cuman que atacaron a Rusia a principios del segundo milenio, pero el resultado ha sido de una resonante risa en toda la internet rusa.

En segundo lugar, no hay movilización. Lo contrario, de hecho. A diferencia de sus batallas y guerras habituales, luchar contra el coronavirus se trata de una desmovilización extrema: la vida se detiene; una forma de parálisis. Y, para Putin, la parálisis es una reminiscencia de los días del colapso soviético, o aquella ocasión grabada en su memoria cuando una multitud de alemanes orientales se reunieron alrededor de la misión soviética en Dresde, donde estaba estacionado. Las tropas soviéticas sobre el terreno no hicieron ningún movimiento para dispersar a los manifestantes porque no llegaron órdenes de Moscú. "Esa enfermedad mortal e incurable bajo el nombre de parálisis", dijo Putin más tarde. "Parálisis del poder".

En tercer lugar, en una batalla con el coronavirus, no hay un héroe obvio. O, donde podría haber héroes, no encajan adecuadamente en el retrato habitual de un mito soviético. Es cierto que hay médicos, científicos, ingenieros; y estos profesionales rusos definitivamente no son peores que los de cualquier otro lugar. Pero en la verdadera hagiografía soviética, esas personas siempre tuvieron papeles secundarios. Los científicos e ingenieros diseñaron y fabricaron armas para héroes; los médicos curaron sus heridas. Eran héroes solo por extensión, sirviendo a los "luchadores reales", cuya ausencia deja un incómodo agujero para cualquiera que desee pintar este retrato en colores soviéticos.

¿Y ahora qué?

Sin embargo, nada de lo anterior significa que el fin del régimen de Putin es inminente, o que el manejo de esta crisis por parte de Putin sea muy diferente, o incluso peor, de lo que hemos visto en ocasiones anteriores. Los analistas han identificado la ausencia de Putin en el escenario público y su delegación de poderes de manejo del covid-19 a los gobernadores regionales como signos de impotencia. No es necesariamente cierto. Putin ha estado ausente antes, comenzando con el hundimiento del Kursk en 2000. No significa que tenga miedo de una situación complicada. Más bien, puede significar que no ve un papel adecuado para sí mismo, dado que siempre tiende a mantenerse alejado del meollo administrativo, incluso si es turboalimentado por una emergencia.

También se puede señalar la vaguedad de su plan económico para sugerir que este es el principio del fin para Putin. Pero, una vez más, su aparente falta de ideas en este frente no es nada nuevo. Por ejemplo, en diciembre de 2014, cuando el rublo estaba en caída libre, Putin dio una conferencia de prensa, donde habló con asombrosos detalles sobre la situación en del frente en Donbás (este de Ucrania). Sin embargo, cuando se le preguntó sobre la economía, su mensaje se volvió confuso y de hecho prometió que las cosas se resolverían por sí solas. Y, en cierto modo, tenía razón: aunque la economía rusa no se diversificó milagrosamente ni abordó sus fallas estructurales, logró adaptarse, estabilizarse y continuar funcionando. Hoy, la economía sufre el coronavirus y la caída del precio del petróleo, pero las reservas de Rusia son enormes. Putin puede esperar racionalmente que duren hasta que la situación cambie, y luego felicitarse por haberlas acumulado en primer lugar.

El choque combinado de coronavirus y el petróleo es, por supuesto, un gran desafío para Rusia. Pero si nos centramos en la crisis y su manejo en sus elementos constitutivos (una crisis civil, una respuesta gubernamental mediocre, precios bajos del petróleo, vaguedad en la economía y Putin quedando en segundo plano en todos ellos) entonces es algo que ya hemos visto antes. Y Putin ya lo ha sobrevivido. En ocasiones anteriores, crisis similares han resultado en una falla temporal en su popularidad, pero en general, se ha salido limpiamente con la suya pese a cualquier mala gestión. Podría volver a hacerlo, aunque, sin duda, para un líder que está visiblemente fuera de lugar y no logra capturar la imaginación de su gente, esto será mucho más difícil.

*Este análisis ha sido publicado antes en el European Council on Foreign Relations por Kadri Liik, bajo el título de "Coronavirus: Not Putin's kind of crisis"

Vladimir Putin
El redactor recomienda