la derecha gana Calabria

La izquierda italiana conserva su bastión en Emilia-Romaña frente al empuje de Salvini

El triunfo en esa región de Salvini y su coalición —con partidos como la conservadora Forza Italia de Silvio Berlusconi— habría supuesto un auténtico varapalo para los partidos de izquierda

Foto: El líder de la Liga, Matteo Salvini. (Reuters)
El líder de la Liga, Matteo Salvini. (Reuters)

La izquierda italiana ha conseguido conservar su histórico bastión en Emilia-Romaña (norte del país) con poco margen frente a la lista del ultraderechista Matteo Salvini, pero ha perdido Calabria, según los datos del escrutinio de la mayoría de los mesas electorales (4.327 de 4.520) de las elecciones regionales del domingo 27 de enero. En la región de Emilia-Romaña, feudo de la izquierda durante 70 años, el candidato del Partido Demócrata (PD, centro izquierda), Stefano Bonaccini, ha obtenido un 51,4% de los votos, según los datos actualizados esta mañana, y ha resistido, por tanto, la fuerte y agotadora campaña que ha dirigido Salvini durante las últimas semanas para arrebatarle el poder en la región.

Lucia Borgonzoni, la apuesta de Salvini y de sus socios de la coalición de derechas, obtendría así 43,8%. En Calabria, gobernada por la izquierda desde 2014, la candidata de la derecha, Jole Santelli, apoyada principalmente por la Forza Italia de Berlusconi y Salvini, se impondría con un 55,8%, frente al candidato de izquierda, Filippo Callipo, con el 30,2%.

La senadora de la Lega y candidata a gobernadora de Emilia-Romaña, Lucia Borgonzoni. (EFE)
La senadora de la Lega y candidata a gobernadora de Emilia-Romaña, Lucia Borgonzoni. (EFE)

Sentelli ya ha celebrado su triunfo junto al exponente de Forza Italia y expresidente del Parlamento Europeo Antonio Tajani. Cinco millones y medio de italianos fueron llamados a las urnas en esas dos regiones, en unos comicios que Salvini había planteado como un plebiscito sobre el Gobierno central, en manos de la coalición del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y el centro izquierda.

Salvini, que ha volcado sus esfuerzos en Emilia-Romaña, pidió esperar a los resultados finales, con semblante serio

Los colegios electorales cerraron a las 23:00 hora local y el escrutinio se ha prolongado durante toda la noche del domingo. En cuando a la participación, en Emilia-Romaña se ha duplicado hasta el 65,44%, frente al 36,10% de 2014, mientras que en Calabria quedó casi en línea, con una afluencia del 38,88% del censo, frente al 40,13% de hace cinco años.

Salvini, que ha volcado sus esfuerzos en Emilia-Romaña, pidió esperar a los resultados finales, con semblante serio. Su partido, la Liga, se confirmaría primer partido en esa región con el 31,7% de los votos, aunque con una leve caída respecto a las pasadas elecciones europeas (33,8%): "Para mí, es una emoción que después de 70 años hayamos jugado una partida así", dijo Salvini.

De confirmarse estas proyecciones, los analistas ven a Salvini como uno de los perdedores de la jornada, al no lograr la conquista de Emilia-Romaña, su objetivo más ansiado, y encima la candidata ganadora en Calabria no es su apuesta, sino de su socio Berlusconi. El líder del PD, Nicola Zingaretti, expresó su satisfacción por los resultados en la región norteña, dijo que el "extremista" Salvini "ha perdido las elecciones" y agradeció al movimiento ciudadano de las "sardinas" por promover la participación.

Lucia Borgonzoni, candidata de la coalición derechista en Emilia-Romaña. (Reuters)
Lucia Borgonzoni, candidata de la coalición derechista en Emilia-Romaña. (Reuters)

Por otro lado, las proyecciones en Emilia-Romaña constatan además la caída del Movimiento Cinco Estrellas, cuyo líder, Luigi Di Maio, dimitió esta misma semana: su candidato, Simone Benini, obtendría entre un 2 y un 5%, frente al 13,3% que logró hace cinco años. Estas elecciones son consideradas en Italia como de máxima relevancia, sobre todo por el caso de Emilia-Romaña, auténtico feudo de la izquierda, que la ha gobernado en los 70 años de democracia.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha descartado eventuales repercusiones en el Gobierno como consecuencia de estas elecciones

Un eventual triunfo en esa región de Salvini y su coalición —con partidos como la conservadora Forza Italia de Silvio Berlusconi— habría supuesto un auténtico varapalo para los partidos de izquierda. Tanto es así que el ultraderechista Salvini las veía como un modo de demostrar su fuerza electoral al Gobierno central, formado por la coalición del M5S y de formaciones como el PD, la izquierdista Libres e Iguales y la centrista Italia Viva.

Salvini, líder de la Liga, principal partido de Italia, salió del Ejecutivo el pasado mes de agosto tras dar por rota su coalición con el partido Cinco Estrellas, en un intento fallido de adelantar elecciones, pues emergió la actual coalición. El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha descartado eventuales repercusiones en el Gobierno como consecuencia de estas elecciones.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios