LA HISTORIA DE DOS VECINOS UN POCO DISTINTOS

Portugal se convierte en la Mallorca de los españoles: "No somos una provincia extra"

Los portugueses celebran el aumento del turismo español por el impulso para su economía, pero se quejan de que hay ciertos comportamientos de sus vecinos en su tierra que les molestan mucho

Foto: Foto: Reuters
Foto: Reuters

–Bueno, ¿qué queréis? ¿Montadito de tortilla? Vale, ponme un montadito de tortilla. ¡Tortilla!

–A lo mejor [el camarero] no sabe lo que es.

–¿Cómo no va a saberlo? Si estamos en Portugal.

La escena ocurrió la pasada semana santa, concretamente el viernes santo, sostiene Tiago Rodrigues. Es el dueño de uno de los bares situados frente a la estación de Santa Apolonia, en Lisboa, de donde parten trenes hacia Tomar, Coimbra y otras joyas lusas hasta Oporto; lugar de paso inexcusable, por tanto, para visitantes de decenas de nacionalidades. Rodrigues tiene muchas anécdotas con turistas, pero ninguna le molesta tanto, insiste, como aquella vivida el viernes santo con un español de mediana edad, impertérrito ante la sugerencia de la mujer, que el hostelero deduce que era su esposa.

–Sí, sabía lo que era una tortilla, incluso “montadito”, por la cadena de “100 montaditos” (Hay varios de estos locales en la capital lusa). Pero esto es un bar portugués, servimos comida en portugués, y no necesito que me griten "tortilla", ni mucho menos se dé por seguro que yo tenga que saber lo que se come en España. Esto no es una colonia española.

Este experimentado camarero –pelo blanco y cejas grises, andar lento y propenso a pasarse las palmas de las manos por la camisa blanca antes de gesticular–, finalmente comunicó, tras pasar por cocina, que no tenían tortilla.

Esto es un bar portugués y no necesito que me griten "tortilla". Esto no es una colonia española

–Me dijeron que entonces solo "cañas". También me lo gritaron. Les miraba todo el bar, me dijo mi hijo, que está ahí al final de la barra. ¡Pregúntale!

Filipe, el hijo –37 años, algunas canas ya, sin rastro de gestos–, confirma el relato. No es la primera vez que les ocurre algo así con turistas españoles, pero por alguna razón, comenta, la escena de semana santa se ha quedado grabada en su padre de forma especialmente desagradable.

–Desgraciadamente es algo que suele pasar con españoles. Son muy simpáticos, suelen dejar propina, pero parece que debes entenderles y esperan que esto sea como en su país. A veces es frustrante, sobre todo cuando te tratan a gritos.

No lejos de allí, en una de las múltiples tiendas de alimentación que ofrecen desde galletas de limón a plátanos y botellas de vodka, también tienen anécdotas de españoles, pero cuando están a punto de ser contadas la realidad irrumpe. Entran dos amigas charlando animadas en español. Se interesan por la botella de ginebra, pagan y concluyen con un “thanks!”, que es contestado por el dependiente con un “obrigado”. No cuenta nada más.

Escapada romántica a Portugal

Escenas así son cada vez más frecuentes en Portugal, que experimenta un 'boom' turístico al que no son ajenos los españoles. De hecho, los destinos lusos son los segundos preferidos por los españoles que viajan al extranjero, según datos de la entidad oficial Turismo de Portugal. Las estadísticas dibujan al viajero tipo: suele ser madrileño o barcelonés y acostumbra viajar a Lisboa (28,6% de los turistas españoles vienen aquí) o a la región norte, cuya capital es Oporto (24,2%).

Es en Oporto donde se suceden las escapadas románticas de fin de semana, alentadas por las rutas baratas de compañías como Ryanair, y que forman parte de famosos paquetes que proponen destinos sorpresa, como Waynabox. Por último, las terceras vacaciones más demandadas en el país son las que ofrece el sureño Algarve (21,4%).

Hay una relación ambivalente con estos visitantes españoles, que sumaron 4,8 millones de pernoctaciones y dejaron 2.158 millones de euros en 2018 (un 8,1% más que el año anterior). Por un lado, se desea que sigan aumentando no solo por el aporte financiero, sino para eliminar ese estigma de ser el vecino más desconocido. Por otro, se levanta un recelo férreo por esas diferencias de comportamiento -características culturales incluso- que avasallan a muchos portugueses.

–Hablan fuerte, siempre. Eso intimida a algunos de los camareros, por lo menos al principio. Es que no hay necesidad. ¿Pero qué hacemos? Somos diferentes y no pasa nada. No hay que darle más vueltas.– cuenta a este periódico Rita, una joven de enormes gafas negras que trabaja durante el verano en uno de los restaurantes de la Baixa lisboeta. No quiere dar su apellido, porque aunque no cree que sea una posición polémica la suya, prefiere “no meterse en líos”. Baja incluso la voz, antes de agregar entre risas: “Tampoco es que nos entiendan”.

Es otro comentario habitual en Lisboa. Durante los puentes festivos, especialmente en el del 12 de octubre o en el de la Constitución en diciembre, el español es un idioma tan escuchado en la calle como el portugués. Pese al llamativo parecido entre ambas lenguas, pocas veces hay entendimiento en una de las vías.

Los portugueses, duchos en idiomas y que de forma habitual ven series en versión original en televisión, suelen comprender palabras como “caña” o “la cuenta” (“imperial” y “a conta”, en portugués de Lisboa; ojo porque en Oporto una caña es un “fino”), pero lamentan que no haya el mismo conocimiento cuando ellos responden.

No somos una provincia española. Perdona, pero es que esa actitud se ve. Esto no es Iberia. Somos independientes y merecemos respeto

–Los gallegos lo intentan más, pero realmente hablan su idioma. Y gallego y portugués no son lo mismo, es que de hecho queda muy ridículo. De todas formas, todos dicen “obrigado” la mayoría de las veces. Eso esta bien.– agrega Rita.

"Esto no es Iberia"

Las risas y ocasionales molestias que provocan la aventura lingüística no son nada, sin embargo, con lo que realmente enerva a los lusos: la sensación de propiedad que suelen interpretar en el español extrovertido y relajado, que habla con seguridad aplastante pese a hacerlo en su idioma en un país extranjero.

–No somos una provincia española. Perdona, pero es que esa actitud se ve. Esto no es Iberia. Somos independientes y merecemos respeto– apunta Maria João. Trabajadora en una de las zapaterías que desembocan en la céntrica Praça da Figueira, dice que lo peor se ve cuando los españoles van en grupo.

–Pasaron el año pasado un grupo de seis personas, comentando a voces que esto antes era español y, riéndose a gritos, se pusieron a corear "seremos de nuevo imperio". Luego dijeron que con armas, no necesitarían más de 20 personas para reconquistar el país. No tenemos que aguantar ese tipo de comentarios.

Otro día, mientras fumaba un cigarrillo en la puerta, vio como un grupo de adolescentes señalaban entre risas una tienda de toallas que hay frente a la zapatería.

–¿Eso es por el tópico? No lo sé. Yo he ido a España y no me he reído cuando he visto un toro en una bandera. A lo mejor es verdad que en eso no es falta de respeto, que solo es porque hacen cosas raras, pero a mi me parece que lo que pasa es que se sienten superiores. ¡Pues ahora nos va bien y deberían respetar!

Este recelo, este renovado orgullo nacional que se siente atacado con algunas actitudes que aprecian en los turistas, convive de forma curiosa con la otra gran percepción: los españoles no nos conocen, porque nunca han querido hacerlo. Es decir, nos quieren conquistar versus no nos conocen. Es una suerte de sentimiento de hermano menor ignorado del que algunos guías en español se vengan contando mentiras a visitantes que, al desconocer la historia de Portugal, no detectan el engaño y se marchan admirados.

Las mentiras que no(s) cuentan

Entre las anécdotas solo para españoles una de las más conocidas es aquella que sostiene que la afamada Torre de Belem, que desde una de las orillas de Tajo parece que mira al océano, realmente estaba en mitad del río, pero fue desplazada por el terremoto que destruyó la ciudad en 1755.

Spoiler: la Torre no se movió. Fue la propia orilla que quedó alterada cuando los lusos optaron por rellenar parte del río para ampliar el terreno utilizable en la zona. Y eso pasó cien años después del famoso terremoto.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
120 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios