¿quién es este joven de 23 años?

Bardella, la arriesgada maniobra estética de Le Pen para las elecciones europeas

¿Una promoción exprés? ¿Una estrategia desesperada? La candidatura del jovencísimo Jordan Bardella, cabeza de lista a las elecciones europeas, despierta varias incógnitas

Foto: Jordan Bardella y Marine Le Pen. (Reuters)
Jordan Bardella y Marine Le Pen. (Reuters)

¿Una promoción exprés? ¿Una marioneta al servicio de Marine Le Pen? ¿Una estrategia de seducción desesperada? La candidatura del jovencísimo Jordan Bardella, cabeza de lista del partido de extrema derecha Agrupación Nacional (AN) a las elecciones europeas, despierta variopintas incógnitas. ¿Quién es este joven de 23 años elegido por Le Pen para representar a la formación ultra en el próximo escrutinio europeo?

A pesar de su corta edad, Jordan Bardella no es ningún novato en el terreno político, aún menos en las filas del Frente Nacional (FN), rebautizado como Agrupación Nacional en 2018. Desconocido por el gran público hasta la presentación de su candidatura -anunciada el pasado mes de diciembre-, la trayectoria de Jordan Bardella en el seno de la formación de extrema derecha está lejos de pasar desapercibida.

Seducido por el discurso de Marine Le Pen, con tan solo 16 años Bardella pasa a engrosar la lista de afiliados de la formación ultraderechista. Tres años después, el neófito militante es nombrado responsable de la federación del FN en Seine-Saint Denis, su departamento natal, situado al noreste de París. Su ascensión sigue imparable: en 2015, con 20 años, Bardella es elegido consejero regional de Île-de-France. En las elecciones legislativas de 2017, se convierte en candidato del FN por la circunscripción de Saint-Denis, siendo eliminado en la primera vuelta del escrutinio.

Una derrota baladí sin consecuencia alguna vis-à-vis de su irrefrenable ascenso. Su lealtad al partido se traduce en una promoción a nivel nacional: tras la dimisión de Florian Philippot en 2017 –hasta entonces vicepresidente del FN y mano derecha de Marine Le Pen-, Bardella es nombrado portavoz de la formación. Una nominación con un objetivo claro: renovar la imagen del partido, vilipendiado por una importante crisis interna, poniendo bajo los focos a una nueva generación de responsables políticos.

El itinerario de Jordan Berdella sigue una línea actualmente crucial en la perorata de la formación, se trata de la defensa de la Francia “olvidada” por la República. Este discurso, escogido por Marine Le Pen para explicar la crisis social encarnada por los chalecos amarillos, se inscribe en una estrategia electoral destinada a hacerse con el respaldo del movimiento social. En enero de 2016, Berdella creó el colectivo “Suburbios Patrióticos” con el objetivo de seducir a los votantes de los “territorios perdidos”, las zonas rurales y periféricas olvidadas por un poder acusado de dar prioridad a las grandes ciudades en detrimento de la Francia más profunda.

Así, el joven candidato ultraderechista a las próximas elecciones europeas personifica a la perfección el discurso actual de la formación. A tal ventaja se suma su cargo como director nacional del movimiento Generación Nación, la rama juvenil de la Agrupación Nacional; sus estudios de Geografía en la Universidad de la Sorbona; y la labia de la que hace gala durante sus intervenciones en los medios de comunicación franceses. Salir del anonimato requiere una compleja estrategia de comunicación, consciente de ello, Jordan Bardella pasó por veintiocho platós de televisión el pasado mes de diciembre. “Estoy acostumbrado a los canales de información 24 horas, esto me ha permitido construir mis armas (…) Como decía Napoleón, uno crece rápido en el campo de batalla”, aseveró en una entrevista concedida al diario Libération.

A su currículo político y ahora también mediático, se añaden sus modestos orígenes: hijo de una inmigrante italiana, creció en una vivienda social en el suburbio parisino de Saint-Denis. “Represento el origen modesto y la fibra social -relató al mismo periódico- Formo parte de una generación que toma las riendas de su destino, que tiene ganas de combatir”. Tal discurso, sumado a su fidelidad a la formación y su trayectoria particularmente oportuna en un contexto marcado por el malestar social, podría explicar su candidatura.

Sin embargo, su corta edad y su falta de experiencia en los entresijos del sistema europeo, preocupan entre las filas de la AN. “Jordan es bueno para su edad, pero será juzgado en relación con los retos que supone esta elección, no por su edad (…) En lo que concierne a las elecciones europeas, el programa es técnico, se trata de conocer los engranajes de la Unión Europea, su historia (…) Me temo que es un candidato frágil”, valoró un miembro de la formación ultra consultado por la cadena LCI el pasado mes de enero. Agregando que, “sobre Europa, Jordan no tiene ninguna visión. Es más, de manera general, no tiene verdaderamente ninguna convicción, es demasiado joven”.

"En lo que concierne a las europeas, el programa es técnico, se trata de conocer los engranajes de la UE, su historia (…) Me temo que es un candidato frágil"

Una apreciación compartida por Jean-Marie Le Pen: Jordan Berdella “es incapaz de imponerse” frente a los candidatos de los otros partidos, estimó el expresidente del Frente Nacional en una entrevista concedida a la agencia de noticias rusa Sputnik. Su “falta de bagaje político”, su “ perfil demasiado frágil” o “su cambio de discurso en función de cómo corra el aire”, son algunas de las críticas que, valiéndose del anonimato, diferentes miembros del partido de extrema derecha han compartido con la prensa.

Posiciones disonantes giran en torno a esta inédita candidatura. “En este periodo turbulento, también hay que dar señales de esperanza a nuestra juventud y demostrar que en los partidos políticos que están bien implantados, como es nuestro caso, también damos la oportunidad a los jóvenes de origen popular”, defendió Louis Aliot, diputado por la AN y exvicepresidente de la formación, cuyo nombre fue evocado para liderar la lista del escrutinio europeo antes de la nominación del joven candidato. En este mismo sentido, el diputado ultraderechista Sébastien Chenu, explicó al periódico semanal Le Journal du Dimanche, que la “nominación” de Berdella “es también una forma de promoción por méritos”.

¿Méritos, fidelidad, convicciones? El mismo interesado arroja algo de luz a tales cuestiones: “Siempre he tratado de cumplir con rigor y honestidad las misiones que la presidenta me ha confiado”, explicando que se sumó a las filas de la formación “más por Marine Le Pen que por el Frente Nacional”. Declaraciones que pesan hoy sobre su credibilidad, siendo tachado de “soldado” o “marioneta” al servicio de Marine Le Pen, quien habría elegido al inexperto candidato para hacer y deshacer a su antojo. Se trataría, en definitiva, de una mera estrategia de comunicación, una maniobra estética, sin verdadera repercusión en el funcionamiento del partido.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios