Es noticia
Menú
La Comisión pide a los líderes europeos convertir a Ucrania en candidata a entrar en la UE
  1. Mundo
Con condiciones

La Comisión pide a los líderes europeos convertir a Ucrania en candidata a entrar en la UE

La Comisión Europea ha emitido una opinión positiva para que Ucrania se convierta en candidata a entrar en la UE. Ahora el resto de países deben apoyarlo

Foto: Ursula von er Leyen. (Reuters/Yves Herman)
Ursula von er Leyen. (Reuters/Yves Herman)

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, ha anunciado este viernes que la opinión del Ejecutivo comunitario sobre la solicitud de Ucrania y Moldavia para ingresar en la Unión Europea es positiva, aunque señalando que deben seguir haciendo progresos en materia de Estado de derecho y lucha contra la corrupción. El Ucrania, la decisión de la Comisión —como paso previo a que sean los líderes de la Unión acepten oficialmente su candidatura— ha sido recibida como un vital espaldarazo político y la reafirmación de la perspectiva europea del país en un momento especialmente delicado en el frente de batalla contra Rusia.

Eso no significa que Kiev o Chisináu vayan a acceder a la Unión Europea a corto plazo, sino que da pie a que se puedan abrir unas negociaciones que pueden extenderse durante décadas y sin ninguna garantía de que concluyan con la entrada del socio en el club. Georgia también ha pedido la adhesión a la Unión, pero el análisis de la Comisión indica que el país todavía tiene que avanzar más para poder optar al estatus de candidato.

Kiev solicitó el ingreso en la Unión solamente unos días después del inicio de la invasión rusa. Todo el mundo tenía entonces claro en Bruselas que el país no cumple con los criterios necesarios para empezar esas conversaciones, y que, desde luego, está muy lejos de poder ingresar en la Unión. Pero la decisión se enmarca inevitablemente en la guerra de supervivencia ucraniana, y en la capital comunitaria un buen sector de los Estados miembros han entendido que, si se rechaza darle el estatus de país candidato a Ucrania, algo que los jefes de Estado y de Gobierno debatirán a finales de la semana que viene en el Consejo Europeo, será un golpe muy duro para la moral de las tropas ucranianas.

Foto: Nataliya Forsyuk. (Cedida)

Así, Von der Leyen ha pedido al Consejo que otorgue a Ucrania el estatus de candidata, así como a Moldavia, pero dejando claro que todavía hay trabajo que hacer, por lo que la alemana pide que se haga “en el entendimiento de que el país llevará a cabo una serie de importantes reformas adicionales”. Pero la presidenta de la Comisión defiende que Kiev se lo ha ganado desde hace tiempo. “Durante ocho años, ya se había ido acercando gradualmente a la Unión. Gracias al Acuerdo de Asociación de 2016, Ucrania ya ha implementado aproximadamente el 70% de las reglas, normas y estándares de la UE”, ha explicado en una rueda de prensa.

La presidenta también ha repasado los tres principales problemas que afronta la candidatura de Ucrania: el Estado de derecho, la lucha contra la corrupción y el poder de los oligarcas. La alemana ha defendido los progresos en los tres puntos y ha señalado el camino que se debe seguir ahora.

Tras conocerse el visto bueno de la Comisión, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha celebrado la decisión, "el primer paso en el camino de la adhesión a la UE". Para Zelenski ya solo el estatus de país candidato a la UE "sin duda acercará la victoria" de Ucrania contra Rusia. "Espero el resultado positivo del Consejo Europeo de la próxima semana", ha concluido Zelenski en un mensaje publicado en sus redes sociales. Privadamente, en declaraciones a El Confidencial, miembros del equipo de Gobierno de Zelenski han celebrado el dictamen positivo de la Comisión, pero mantienen su prudencia a la espera de la decisión final del Consejo Europeo, donde los líderes de la UE tendrán que aceptar su candidatura de manera unánime.

Aunque todavía hay líderes que pueden presentar resistencia en el Consejo Europeo, la visita sorpresa realizada este jueves a Kiev por Olaf Scholz, canciller alemán; Emmanuel Macron, presidente francés, y Mario Draghi, primer ministro italiano, ha allanado el camino de la candidatura ucraniana. Berlín y París eran dos de las capitales más escépticas respecto a la idoneidad de otorgar a Ucrania el estatus de candidato. Macron ha defendido otras opciones, repitiendo en varias ocasiones la idea de una “Comunidad Política Europea” con socios que disfruten de algunas de las ventajas de participar en la Unión sin llegar a ser miembros. Francia es, tradicionalmente, uno de los más reacios a hablar de ampliación.

Foto: El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski (c), el presidente francés, Emmanuel Macron (2d), el canciller alemán, Olaf Scholz (d), el primer ministro italiano, Mario Draghi (2i), y el presidente rumano, Klaus Iohannis. (Reuters/Valentyn Ogirenko)

Con Scholz y Macron de su lado, además de Draghi, que ha sido el primero de los grandes líderes en apoyar el estatus de candidato para Ucrania, Kiev tiene muchas más opciones de cara a la cumbre europea de la semana que viene. Junto al presidente Volodímir Zelenski en la capital ucraniana, los líderes de los tres principales países apoyaron de forma clara la candidatura y el presidente galo habló del país como “candidato inmediato a la adhesión”.

Ucrania y Moldavia tienen grandes y difíciles reformas por delante, pero Bruselas les apoya en su candidatura a cambio del compromiso de que las lleven adelante sí o sí. Es un movimiento muy político. Desde el primer momento, Von der Leyen ha apoyado a Zelenski y se ha convertido en una de sus principales aliadas en el seno de la Unión. Ha visitado Kiev en dos ocasiones y desde muy pronto mostró su apoyo a una candidatura de Ucrania, incluso levantando las suspicacias de algunas fuentes que consideraban que la presidenta estaba generando demasiadas expectativas en el Gobierno ucraniano y forzando al resto de la UE a moverse en esa dirección.

Otras fórmulas

Aunque luchar contra el empuje del eje franco-alemán nunca es sencillo, hay países que preferirían una solución intermedia, en la que Ucrania recibiera un estatus de “potencial candidato”, y que se estableciera un marco general para el país y también para Georgia y Moldavia, siguiendo de alguna manera el modelo de la cumbre de Salónica de 2003 en el que se marcó la perspectiva europea de los Balcanes Occidentales.

Para algunas voces, quizá se esté yendo demasiado rápido. Ni Kiev ni Chisináu han contado nunca con una “perspectiva europea” hasta hace relativamente poco, cuando los líderes europeos comenzaron a señalar que Ucrania se encontraba en la familia europea. Pasar de ese marco al estatus de candidato en menos de cinco meses es ir demasiado lejos y demasiado rápido para estos Estados miembros. Volviendo al caso de Salónica, desde 2003 solamente uno de los socios balcánicos, Croacia, ha ingresado en la Unión. El resto han ido adquiriendo el estatus de candidato poco a poco con el paso de los años, y Kosovo, que no es reconocido por un grupo de Estados miembros, entre ellos España, y Bosnia-Herzegovina, siguen relegados a “candidatos potenciales”.

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, ha anunciado este viernes que la opinión del Ejecutivo comunitario sobre la solicitud de Ucrania y Moldavia para ingresar en la Unión Europea es positiva, aunque señalando que deben seguir haciendo progresos en materia de Estado de derecho y lucha contra la corrupción. El Ucrania, la decisión de la Comisión —como paso previo a que sean los líderes de la Unión acepten oficialmente su candidatura— ha sido recibida como un vital espaldarazo político y la reafirmación de la perspectiva europea del país en un momento especialmente delicado en el frente de batalla contra Rusia.

Comisión Europea Ucrania Unión Europea Vladimir Putin