Es noticia
Notable alto en Polonia, suspenso en Marruecos: así valoran a España en el mundo
  1. Mundo
Nuestra reputación internacional

Notable alto en Polonia, suspenso en Marruecos: así valoran a España en el mundo

El informe anual del Real Instituto Elcano y Rep Track Company muestra que España bajó un puesto en el 'ranking' mundial de prestigio, pero continúa siendo uno de los países mejores valorados

Foto: Demostración aérea de la Patrulla Águila durante un evento en Polonia. (Reuters)
Demostración aérea de la Patrulla Águila durante un evento en Polonia. (Reuters)

La reputación internacional de un país es importante. De ella dependen en gran medida el turismo, la inversión extranjera, las exportaciones o la captación de talento, entre otros factores deseables para cualquier estado que se precie. Es por ello que los diversos gobiernos de nuestro país, sin importar el color, han lanzado a lo largo de los años múltiples iniciativas para impulsar la imagen del España. Desde la Marca España impulsada en su día por José Manuel García-Margallo hasta la España Global de Josep Borrell, pasando por la labor del Instituto Cervantes (y de cierta polémica oficina madrileña), queda claro que a España le importa lo que se piensa de España.

Con el objetivo de analizar nuestra imagen en el exterior —así como nuestra propia valoración—, el Real Instituto Elcano y Rep Track Company llevan desde 2012 realizando la encuesta Country Rep Track, la cual analiza el prestigio internacional de las 55 principales economías del mundo. Para poder cuantificar la reputación de los países objeto de estudio, se utiliza el 'indicador Pulse', un constructo matemático “basado en la admiración, el respecto, la confianza y la buena impresión que un estado provoca en el entrevistado”, señala el documento. Dado que esa medición se centra casi exclusivamente en el atractivo emocional que despierta un país, la encuesta se complementa con un cuestionario sobre 17 atributos relativos a la calidad de vida, el nivel de desarrollo y la calidad institucional de las naciones evaluadas, así como una serie de preguntas sobre si recomendaría vivir, viajar estudiar o trabajar (entre otros) en ellas.

El think-tank español presentó este miércoles los resultados de su encuesta para 2021. En términos generales, la mayoría de los países vieron disminuir su reputación este año con respecto al anterior. Una tendencia global que el estudio atribuye a la situación de crisis e incertidumbre generada por la pandemia, no solo en términos sanitarios, sino también sociales y económicos. "La primera conclusión importante es que estamos en un clima internacional depresivo", ha explicado Carmen González Enríquez, directora del Observatorio de Imagen de España del Real Instituto Elcano. De las 55 principales economías del mundo, solo 11 vieron crecer su reputación internacional.

En el caso concreto de España, el país retrocedió dos puntos en la escala sobre 100 del indicador Pulse, bajando de 75 a 73.1. Este descenso provocó que nuestro país cayera una posición en el ‘ranking’, situándose en el puesto 14 de los países con mejor reputación para los ciudadanos del antiguo G8 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y Rusia). Bélgica, un país cuya valoración descendió menos que la española (hasta un 73.5), le arrebató el puesto 13. Pese a todo, la reputación de España sigue significativamente por encima de la media (61.9) y por delante de países europeos tan relevantes Alemania (71.2), Francia (71.1) o Reino Unido (69.8).

Canadá se posiciona como el país con mejor reputación mundial en 2021 con 79 puntos Pulse. El resto del top 10 (con la excepción de los dos países oceánicos) está conformado por países europeos, siendo los escandinavos los que muestran un mayor dominio. Mientras tanto, las dos principales potencias mundiales, Estados Unidos (57.9) y China (45), se sitúan considerablemente por detrás en la tabla, en los puestos 35 y 51 respectivamente.

Drama entre vecinos

El informe de Elcano dedica una sección a analizar la reputación de España desde la perspectiva individual de una serie de países, un apartado donde pueden observarse considerables discrepancias. De los 24 estados sondeados, Polonia es el que mejor nos valora, otorgándonos 81 puntos, seguido por Australia, Francia, Rusia y Argentina, todos ellos con una puntuación para España por encima de 77.

En el lado opuesto de la tabla se sitúa Marruecos, el país que nos da la peor nota: solo 45.7 puntos. Esto, a pesar de que los sondeos en los que se basa el estudio tuvieron lugar entre enero y marzo de este año, antes de que comenzara la crisis diplomática entre ambos países que ha llevado la relación bilateral hasta su punto más frágil en décadas. Junto a nuestro vecino del sur, China es el único país entre los consultados que ‘suspende’ a España, con 49.8 puntos sobre 100.

Por otra parte, el estudio también revela que, entre los cinco países europeos más poblados, España es más crítico consigo mismo, situándose como el único cuya autovaloración es inferior a la que le otorgan en el exterior. Así, mientras que Reino Unido se ve a sí mismo 9.4 puntos por encima de su puntuación externa, nuestro país se otorga a sí mismo 1.3 puntos menos, bajando así hasta los 71.9 puntos. Somos la excepción: tanto Alemania (5.9 puntos más) como Francia (2.3) e Italia (0.9) son más generosos en su autopercepción. "Hay muy pocos países en el mundo en los que los nacionales se ven a sí mismos peor de lo que son percibidos en el exterior y España es uno de ellos. Es algo sobre lo que merece la pena seguir investigando al respecto", ha expresado José Juan Ruiz, presidente del Real Instituto Elcano, durante la presentación del informe.

En su particular escala de prestigio, los españoles se sitúan en el puesto 19 de 55, cinco posiciones por debajo del asignado entre los países del G8. El país más valorado por España es Alemania, al que otorga 81.9 puntos, seguido de Suecia (80.2), Canadá (80.1), Noruega (79.9) y Australia (79.2). La apreciación de los polacos por nuestro país no se ve correspondida, ya que los emplazamos en el puesto 23 de la tabla con 65 puntos. Marruecos, al no situarse entre las principales 55 economías del mundo, no se ve reflejado en la valoración española. Sin embargo, estudios pasados realizados por Elcano indican que la animadversión es mutua. "Cuando hacemos encuestas en España en las que preguntamos por otros países, Marruecos está sistemáticamente en la última posición", ha indicado Carmen González.

Foto: El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares. (EFE)

La gente y la cultura, nuestro mayor atractivo

Entre el conjunto de atributos que el estudio utiliza para identificar los puntos fuertes y débiles de los países, España destaca especialmente en aquellos relativos a la calidad de vida, los cuales cuentan con una gran importancia a la hora de calcular la puntuación Pulse. La "Amabilidad y simpatía de la gente", por ejemplo, es a la vez el factor al que este constructo matemático otorga más peso (un 7.6% del total) y en el que nuestro país obtiene su mejor posición: la número 6 de 55. España también obtiene el sexto puesto en las categorías de "Ocio y entretenimiento" y "Cultura".

El atributo en el que España obtiene un peor resultado es el de "Tecnología/innovación", en el que cae hasta el puesto 21 de la tabla, por debajo de países como Singapur, Taiwán, Corea del Sur o Irlanda. No obstante, en comparación con 2020, España mejor al menos 2 puestos en el ranking de 11 de los 17 atributos. En los demás casos o bien mejora una posición o se mantiene igual que el año anterior.

La valoración de los atributos de España por parte de los miembros del G8 es, una vez más, considerablemente superior a la que los propios españoles hacen de su país. Esto resulta especialmente notable en las categorías de "Entorno institucional/político" (16.3 puntos menos que los otorga el G8), "Uso eficiente de los recursos" (17.4 puntos menos) y "Ética y transparencia" (20.7 puntos menos). "Los españoles son especialmente críticos con todo lo relacionado con su sistema político", explica el informe. Una tendencia que, ha alertado González, puede erosionar a largo plazo la confianza del exterior en España. "No vivimos en una sociedad aislada del resto del mundo. Esa caída de la autoestima tiene el riesgo añadido de contagiar la mirada externa", ha aseverado.