La peor ola de covid-19 en meses y la gente ya harta de restricciones: así llega Japón a los JJOO
  1. Mundo
Tokio, en el epicentro

La peor ola de covid-19 en meses y la gente ya harta de restricciones: así llega Japón a los JJOO

Tokio se enfrenta a su peor pico de contagios desde hace meses, que está avanzando más rápido que los anteriores y que amenaza con extenderse al resto del país

Foto: Imagen: El Confidencial Diseño.
Imagen: El Confidencial Diseño.

A principios de marzo, el Gobierno de Japón empezó tímidamente a levantar las restricciones anticoronavirus, una ventana de oportunidad para intentar revivir la emoción por uno de los Juegos Olímpicos más complejos de las últimas décadas. Apenas un mes después, la capital y sede de la mayoría de las competiciones, Tokio, entraba en su cuarto estado de emergencia, que se prolongará durante toda la duración de los Juegos. Con el inicio de las Olimpiadas esta semana, Tokio se enfrenta a su peor pico de contagios desde hace meses, que está avanzando más rápido que los anteriores y que amenaza con extenderse al resto del país, con una campaña de vacunación todavía renqueante. Todo esto, con la población ya harta de las restricciones —y de los propios JJOO— y menos dispuesta a seguir las recomendaciones. Así llega Japón a los Juegos Olímpicos que la historia seguramente denominará como 'del covid'.

Esta semana, Tokio ha ido reportando diariamente nuevos récords de casos de covid, con cifras que no se habían visto desde hace seis meses, en enero de 2021. Este miércoles, Tokio registraba 1.832 nuevos casos, la sexta peor cifra diaria para la capital desde que comenzó la pandemia.

Aunque Japón, uno de los primeros países donde se detectaron casos de coronavirus al inicio de la pandemia y con un gran porcentaje de población anciana, ha conseguido mantener sus cifras totales de contagios en 858.500 casos y poco más de 15.000 fallecidos, el aumento de contagios en Tokio, y la previsión de un “aumento explosivo” a principios de agosto, hace temer a las autoridades que el país se embarque en su ola más violenta desde 2020.

La rápida aceleración de las nuevas infecciones se atribuye a la variante delta y al aumento del ocio y restauración en las populosas áreas más céntricas de la metrópoli, pese al estado de emergencia que pesa sobre la capital y que ha bloqueado, por ejemplo, la asistencia de público a los estadios deportivos de los JJOO. El primer ministro japonés, Yoshihide Suga, ha advertido de que “el aumento de casos en Tokio puede contagiarse a todo el país”, y las autoridades metropolitanas de Tokio han admitido que el actual pico de contagios tokiota no tiene visos “de terminar pronto”, según declaraciones a la cadena local NHK.

Este pico, que avanza con mayor rapidez que olas anteriores, puede terminar en una situación “crítica” en Tokio, que podría alcanzar hasta 2.600 nuevos casos diarios a principios de agosto, un escenario peor que la ola que sufrió el país el pasado invierno, según expertos médicos del Gobierno metropolitano de Tokio, citados por el mismo medio.

Sin ganas de restricciones

Los ‘estados de emergencia’ de quita y pon que el Gobierno japonés y las prefecturas más afectadas han ido ordenando intermitentemente (es el cuarto en Tokio, apenas tres semanas después de que se levantara el anterior) han acabado por minar la voluntad de los japoneses para plegarse a las nuevas restricciones, más recomendaciones que prohibiciones en muchos casos.

placeholder Gente paseando en Akihabara, Tokio. (EFE)
Gente paseando en Akihabara, Tokio. (EFE)

Según datos de ubicación de los teléfonos móviles publicados en medios japoneses, los movimientos de población hacia los barrios más céntricos de Tokio han ido subiendo en las últimas cinco semanas, pese al estado de emergencia que solicita limitaciones a los bares, restaurantes y locales de ocio nocturno o pide, incluso, que no se vendan bebidas alcohólicas. De los nuevos contagios, el 47% es en gente de entre 20 y 30 años.

Incentivos a doctores para poner más vacunas

Mientras países como EEUU, Israel, Reino Unido o los de la UE comenzaron cuanto antes sus campañas de vacunación en cuanto empezaron a producirse las primeras vacunas, Japón retrasó durante meses el comienzo de su vacunación, entre primero la sensación de que no había tanta necesidad (manteniendo restricciones de fronteras y con un número de casos relativamente bajo en las primeras olas) y, luego, problemas de abastecimiento de dosis y desconfianza de los japoneses ante la vacuna. Un estudio del Imperial College en Londres colocaba Japón como el país con menos confianza hacia las vacunas, de los 15 analizados.

Foto: Aficionados japoneses en las gradas de Río. (EFE)

Sin embargo, en la última semana, la campaña de vacunación ha dado un vuelco con cifras diarias de inyecciones llegando al millón y superando, por primera vez, a su vecina Corea del Sur en porcentaje de personas inmunizadas. Pese a todo, para el 19 de julio, apenas un 35% de la población está vacunado con al menos una dosis, y solo un 23% ha recibido la pauta completa (España alcanza ya un 52,05% con la pauta completa y un 63,13% con al menos una dosis).

Para intentar acelerar el ritmo de vacunación, Japón ha organizado una serie de incentivos para los centros sanitarios que pongan más vacunas, al tiempo que ha liberalizado quién puede y quién no poner vacunas, ampliándolo a dentistas o paramédicos. El Gobierno ha prometido un subsidio de 2.070 yenes (15 euros) por dosis que pongan, pero ofrecerá entre 30 y 40 euros para las instituciones médicas que vacunen a más de 100 y 150 personas a la semana. "Tras el anuncio de los incentivos, las instituciones médicas participando en la campaña de vacunación subieron de 20.000 a 55.000", ha declarado Kobayashi Fumiaki, miembro del equipo gubernamental encargado de la campaña de vacunación.

Juegos Olímpicos Japón Coronavirus
El redactor recomienda