Lo que Tokio perderá sin los aficionados: 670 millones de euros solo en entradas
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
Primeros Juegos sin público

Lo que Tokio perderá sin los aficionados: 670 millones de euros solo en entradas

El importe que iban a pagar los patrocinadores era 2.778 millones, récord de la historia. Ante la ausencia de espectadores, la cifra será menor. La pandemia lo ha cambiado todo

placeholder Foto: Aficionados japoneses en las gradas de Río. (EFE)
Aficionados japoneses en las gradas de Río. (EFE)

Los Juegos Olímpicos de Tokio serán los primeros en los que no habrá público. Así lo confirmó el comité organizador el 8 de julio ante el aumento de contagios en Japón. El país se ha blindado para evitar que repunte la incidencia con duros accesos en el aeropuerto. Estas serán las consecuencias por la ausencia de espectadores durante el torneo.

Solo las pérdidas por la venta de entradas se estiman en 670 millones de euros, ya que la organización esperaba vender en torno a 9 millones de tickets. Solo con este presupuesto ya se financiaba en torno al 15% del evento, pero finalmente quedará en cero. La cifra de turistas también es un dato a destacar, ya que no están previstas llegadas por los férreos controles de entrada. Brasil recibió 6’6 millones de turistas en 2016, un 4’8% más que el año anterior gracias al torneo. En concreto, Río de Janeiro fue visitado por 1’7 millones de personas durante los Juegos Olímpicos. 410.000 eran extranjeros.

placeholder Los Juegos Olímpicos de Río. (EFE)
Los Juegos Olímpicos de Río. (EFE)

La pandemia evita el récord

El importe que los patrocinadores iban a pagar era 2.778 millones, pero se ha reducido porque no habrá espectadores. Era el récord histórico, aunque al igual que en el resto de ediciones no se recuperaría la inversión. Los derechos televisivos nunca consiguen sufragar los gastos que hay que acometer para acoger el evento. Las televisiones no pagan únicamente por emitir los Juegos Olímpicos de verano, también por los de invierno.

La inversión realizada para los Juegos Olímpicos de Sídney fue de 4.106 millones de euros, mientras que los derechos televisivos supusieron 1.514. En Atenas, la diferencia entre ambas partidas fue de 7.000 millones. En Pekín de 24.000 porque los gastos superaron los 26.000. Los ingresos en Londres superaron los 3.000 millones, pero los gastos fueron superiores a 11.000. Una cifra que no llegó a superarse en Río, aunque la televisión dejó 180 millones más. En Tokio, la inversión es casi 2.000 millones superiores debido al sobrecoste que han ocasionado las medidas sanitarias. Este importe será paliado gracias a los 800 millones que aportará el Gobierno de Tokio y 600 que aportará el nacional. El resto será financiado por un fondo privado del comité organizador.

placeholder Los Juegos Olímpicos de Londres 2012. (EFE)
Los Juegos Olímpicos de Londres 2012. (EFE)

El caso de McDonald's

Algunas empresas, no obstante, sí se benefician de esta competición. McDonald’s fue uno de los patrocinadores de los Juegos Olímpicos de Londres. La compañía de comida rápida vendió 50.000 ‘Big Macs’ y 100.000 raciones de patatas fritas. Necesitaron 232 toneladas de patatas y 100 de carne durante el evento. En total, 13 millones de raciones de comida fueron consumidos en esos JJOO.

La cancelación de los Juegos de 2020 habría costado 13.560 millones de euros, según algunas estimaciones. Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español (COE), afirmó que “serán los Juegos Olímpicos con mayor repercusión mediática de la historia”. Sin embargo, el Comité Organizador de Tokio ha amagado con suspenderlos a tres días del inicio de la competición.

placeholder Inauguración de los Juegos de Pekín. (EFE)
Inauguración de los Juegos de Pekín. (EFE)

El déficit que suele dejar los Juegos es bastante grande. En Río de Janeiro fue de 15.000 millones de dólares. La acogida del evento generó numerosas protestas por el país. Los ciudadanos se quejaban de la cuantiosa inversión realizada cuando había servicios básicos, como educación y sanidad, que no eran ofrecidos.

Barcelona fue un caso paradigmático. Las estructuras que fueron construidas para acoger la competición se utilizaron a posteriori. Gracias a la competición, la Ciudad Condal pasó de ser la undécima ciudad europea en atractivo en 1990, a ser la sexta en el 2000 y la cuarta en 2010.

Comité Olímpico Español (COE) Alejandro Blanco Juegos Olímpicos
El redactor recomienda