Biden sanciona al ministro de Fuerzas Armadas de Cuba tras las presiones internas
  1. Mundo
Por la represión de las protestas

Biden sanciona al ministro de Fuerzas Armadas de Cuba tras las presiones internas

Las presiones de la comunidad cubana en EEUU y congresistas de ambos partidos, Republicano y Demócrata, han surtido efecto

placeholder Foto: Protestas contra el régimen cubano en Miami. (Reuters)
Protestas contra el régimen cubano en Miami. (Reuters)

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha sancionado a Álvaro López-Miera, ministro de Fuerzas Armadas cubano, según ha anunciado el Departamento del Tesoro estadounidense en un comunicado. Hasta ahora, la respuesta de su administración a las mayores protestas que se han producido en seis décadas en la isla vecina se había limitado a condenar la represión, pedir a la comunidad internacional que presione el régimen, intentar restablecer el suministro de internet y autorizar el envío de remesas.

"El pueblo cubano está protestando por los derechos fundamentales y universales que merecen de su gobierno", ha dicho la Secretaria del Tesoro Janet L. Yellen. El comunicado explica que la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) continuará administrando las medidas que ya estaban en vigor, incluido el embargo económico que impide a los ciudadanos estadounidenses "participar en transacciones y proveer servicios que puedan sostener al régimen cubano". Según Yellen, el Tesoro estadounidense seguirá con el programa de sanciones para "apoyar al pueblo cubano en su lucha por la democracia".

Además del ministro de Fuerzas Armadas, EEUU sanciona a los 'Boinas negras', las fuerzas de seguridad especiales desplegadas por el gobierno para contrarrestar las manifestaciones. Las nuevas sanciones serán impuestas utilizando la Ley Magnitsky, que permite a EEUU sancionar a extranjeros por violaciones de derechos humanos o corrupción fuera de su territorio. Cuba ha reaccionado a través de un mensaje en twitter del ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, quien ha calificado las sanciones como "infundadas y calumniosas".

Foto: El alcalde de Miami, Francis Suárez. (EFE)

“Nos enfocaremos en aplicar sanciones fuertes al régimen oficial responsable de la brutal represión”, ha afirmado la secretaria adjunta de Estado para Latinoamérica en funciones, Julie Chung. Las sanciones congelan cualquier tipo de activo que se encuentre bajo jurisdicción estadounidense y prohíben los viajes a EEUU de los afectados.

Las sanciones llegan después de una llamada telefónica del presidente Biden con activistas cubano-estadounidenses en Miami, uno de los principales grupos de presión contra el régimen castrista desde el exilio. Desde la costa de Florida zarpará el viernes por la mañana una "flotilla de apoyo a Cuba" que planea navegar hasta el límite con las aguas cubanas, a unas 15 millas de la isla. El Movimiento Democracia del exilio cubano en Miami anunció que denunciará ante Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos (OEA) las desapariciones de al menos medio millar de jóvenes. La presión sobre Biden ha aumentado en los últimos días y 18 congresistas de los dos partidos, tanto el Republicano como el Demócrata, han solicitado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que investigue las denuncias de miles de desapariciones en Cuba tras las protestas.

Foto: Vista general de una tradicional calle en La Habana Vieja. (EFE)

La política estadounidense hacia Cuba ha sufrido una serie de vaivenes en los últimos años, desde el intento de deshielo bajo la administración Obama hasta las restricciones al comercio, viajes y otras formas de contacto entre los dos vecinos que impuso el expresidente Donald Trump. Otra de las medidas que baraja la administración Biden es el traslado de más personal a la Embajada estadounidense en La Habana con el objetivo de “facilitar la participación diplomática, consular y de la sociedad civil” y también por motivos de “seguridad”.

El Gobierno cubano acusó directamente a Estados Unidos de organizar las protestas del domingo 11 de julio, además de negar cualquier tipo de represión. Esta semana, once cubanos detenidos tras las movilizaciones han sido condenados a penas que van de los 10 meses al año de cárcel tras un juicio en el que la mayoría no ha tenido abogado defensor. Por otra parte, mientras se mantiene una calma tensa en la isla, los casos de covid siguen marcando máximos: Cuba registró un nuevo récord en el día de ayer, con 7.745 casos, y ha superado los 300 mil en total. Además, han muerto más de 2.000 personas en la isla por la enfermedad.

Cuba Derechos humanos Estados Unidos (EEUU)