¿Accidente o negligencia? Comienza la investigación sobre cómo se atascó el megabuque en Suez
  1. Mundo
¿Tormenta de arena o error humano?

¿Accidente o negligencia? Comienza la investigación sobre cómo se atascó el megabuque en Suez

La empresa propietaria del buque, Shoei Kisen Kaisha Ltd., declaró este martes que tomaría parte de la investigación sobre las causas del incidente junto a otros participantes

Foto: El Ever Given, a su paso por Egipto. (Reuters)
El Ever Given, a su paso por Egipto. (Reuters)

Tras seis días atascado en el Canal de Suez, bloqueando cientos de barcos, poniendo un 'tapón' a la vía por la que pasa el 12% del comercio mundial y el 10% del petróleo, el megabuque Ever Given por fin fue liberado el lunes y ahora navega libre hacia su destino, el puerto de Róterdam. Sin embargo, una vez ya logrado reflotar el carguero, las preguntas se hacen más imperiosas: ¿cómo se encalló?, ¿es un accidente o hay negligencia humana detrás? Y sobre todo, si es así: ¿quién tendrá qué pagar el pato?

Mientras el Ever Given navega por el Gran Lago Amargo (que une las partes norte y sur del canal), un equipo multidisciplinar de expertos en tráfico marítimo y navegación han abordado este martes el megabuque propiedad de una compañía japonesa, pero operado por una naviera taiwanesa y con bandera panameña. La gestión técnica del buque depende de una compañía con sede en Singapur. Se añade la gestión del canal de Suez donde se quedó atascado —en circunstancias todavía por esclarecer—, que depende de Egipto, pero que es operado por la compañía Gulf Agency Company (GAC), con sede en Dubái. El juego de culpas está echado.

Foto: Imagen vía satélite del Ever Given bloqueando el canal de Suez. (EFE)

La empresa propietaria del buque, Shoei Kisen Kaisha Ltd., declaró este martes que tomaría parte de la investigación sobre las causas del incidente junto a terceras partes, pero sin puntualizar quién más será parte de la investigación. Por el momento, la empresa se ha negado a discutir las posibles causas que provocaron que el navío, de 60 metros de altura, 400 metros de eslora y 220.000 toneladas de peso se ladeara de su rumbo y terminara encallando su bulbo de proa profundamente en la orilla del kilómetro 151 del canal.

La investigación sobre las causas implicará a "múltiples organismos y agentes", e incluirá entrevistas con los pilotos a bordo, personal de cubierta y otros miembros de la tripulación, según un portavoz de la compañía citado por Bloomberg.

Egipto investiga las causas del encallamiento del Ever Given.

Vientos, muy rápido, error humano

Según la empresa japonesa, "no pueden discutir una investigación abierta", pero las primeras hipótesis mencionan sobre todo a los fuertes vientos de una tormenta de arena, que habrían afectado la visibilidad y maniobrabilidad del buque en una zona especialmente estrecha del canal. Sin embargo, también hay otras opciones sobre la mesa: excesiva velocidad del buque y otros "errores humanos". Efectivamente, poco antes de que quedara encallado, el Ever Given registraba una velocidad de 13,5 nudos, muy por encima de la velocidad máxima permitida por la Autoridad del Canal de Suez, que está entre 7,6 y 8,6 nudos. Inicialmente se habló también de un "apagón" que habría afectado al barco y sus controles, una hipótesis negada por el jefe técnico del barco.

"Entendemos que habrá una detallada investigación que determinará la causa. Evidentemente la causa [definitiva] afectará a las responsabilidades legales para el barco y los intereses de la carga", ha añadido la empresa, citada por AP.

placeholder Imagen de satélite del Ever Given. (Reuters)
Imagen de satélite del Ever Given. (Reuters)

El martes 23 de marzo, a las 7 de la mañana, el pronóstico del tiempo apuntaba a fuertes ráfagas de viento de más de 40 millas por hora y fuertes tormentas de arena en la zona del norte de Egipto. No es un clima inusual para esta época del año en la zona del Sinaí, pero las difíciles condiciones climáticas arredraron a al menos otro barco apenas unas horas antes de que el Ever Given decidiera seguir adelante.

El día antes del incidente, el buque Rasheeda era uno de los que se acercaban a la entrada al canal desde el extremo sur en el Mar Rojo. Consciente de los peligros de la tormenta de arena que se avecina y cargado con gas natural licuado de Catar, el capitán decidió no entrar en el estrecho canal, según recoge Bloomberg, citando personas cercanas a la situación.

Foto: Foto: Reuters.

En casos de navegación difícil, algunos barcos utilizan también una escolta de barcos remolcadores a través del canal, que es optativa. Los dos buques que cruzaron el canal inmediatamente antes que el Ever Given quedara encallado habrían utilizado dichas escoltas, según prensa egipcia. En ocasiones, al entrar en el canal un equipo de navegantes egipcios abordan el barco para hacerse cargo del paso. Según el 'Japan Times', al menos dos pilotos propios del canal estaban a bordo del Ever Given cuando encalló.

En una rueda de prensa tras anunciarse la "liberación" del barco y restauración del tráfico en el canal, el presidente egipcio, Abdelfatah Al Sisi, no quiso responder preguntas sobre la investigación, insistiendo en que Egipto no interferirá y que dejará todo en manos de "especialistas". Hasta el momento, las autoridades del canal han sido las más vocales apuntando hacia el "error humano". "Puede haber sido un error técnico [del barco] o humano", ha aseverado el director de la autoridad del canal, Osama Rabie, en declaraciones recogidas por el diario 'Al Masry Al Youm', retractándose de sus afirmaciones iniciales, que apuntaban al fuerte viento y la escasa visibilidad por la tormenta de arena. "Todos estos factores se verán en la investigación".

Petróleo
El redactor recomienda