Fu-Go: los 6.000 globos aerostáticos con los que Japón atacó a EEUU en la II GM
  1. Mundo
UNO DE LOS ATAQUES MÁS RAROS DE LA CONTIENDA

Fu-Go: los 6.000 globos aerostáticos con los que Japón atacó a EEUU en la II GM

A lo largo de la Segunda Guerra Mundial, se produjeron numerosos ataques con armas desconocidas hasta la fecha, pero pocos tan poco eficientes como los Fu-Go nipones

Foto: Fu-Go: los 6.000 globos aerostáticos con los que Japón atacó a EEUU en la II GM
Fu-Go: los 6.000 globos aerostáticos con los que Japón atacó a EEUU en la II GM

La Segunda Guerra Mundial es, sin ningún género de dudas, el conflicto bélico más grave de nuestra historia reciente. Durante la contienda, todas las industrias y fábricas de los países implicados se volcaron exclusivamente en encontrar y desarrollar nuevos prototipos de armas que fueran suficientemente potentes como para conseguir derrotar al enemigo: bombas, tanques, misiles, aviones, barcos… e incluso globos aerostáticos para tratar de ganar la II GM. Esta es la historia del, posiblemente, modo de ataque más curioso y extraño que se utilizó en la guerra.

Mucho se ha hablado del ataque japonés a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941 como el único ataque que Estados Unidos ha recibido en territorio propio hasta el 11 de septiembre de 2001, pero no es del todo cierto: el 5 de mayo de 1945, solo tres días antes de que Alemania firmara la rendición de la Segunda Guerra Mundial, tuvo lugar un ataque poco usual y conocido. Japón decidió enviar hasta 6.000 globos aerostáticos cargados de bombas contra Estados Unidos, como una maniobra desesperada para tratar de dar un vuelco a la guerra que estaban perdiendo.

Foto: Encuentran el USS Grenadier, un submarino perdido que fue clave en la batalla de Midway

El sorprendente ataque a Pearl Harbor puso a Japón en una posición pintiparada para doblegar a Estados Unidos, pero la falta de continuidad en la agresión contra los americanos y una serie de decisiones poco comprensibles provocaron no solo que este ataque activará al gigante dormido, sino que cambiara diametralmente un conflicto bélico en el Pacífico que se cobró decenas de miles de vidas. Y, precisamente en ese escenario, existe un ataque prácticamente desconocido que tuvo lugar casi al término de la guerra: el día en que Japón intentó crear el caos en Estados Unidos con globos aerostáticos.

Las tropas japonesas, en su preparación al ataque a Pearl Harbor, estudiaron en profundidad las corrientes de aire del Pacífico. Ese conocimiento exhaustivo permitió a Japón tratar de sorprender a Estados Unidos con una táctica de guerra que nunca se había utilizado: el objetivo era cargar con pólvora y bombas un total de 6.000 globos aerostáticos que serían lanzados desde Japón. Aprovechando las corrientes de aire, estos llegarían a Estados Unidos, cayendo sobre el territorio y provocando diversas explosiones qué darían lugar a enormes incendios forestales para sumir en el caos a la potencia norteamericana.

Los japoneses eran conscientes de que solo aproximadamente el 10% de estos globos, los Fu-Go, alcanzarían su objetivo. O, lo que es lo mismo, de los 6.000 lanzados solo unos 600 llegarían hasta territorio norteamericano y terminarían por explotar, generando los consiguientes incendios. El objetivo era generar tal caos en suelo norteamericano que hiciera que buena parte del destacamento militar se tuviera que centrar en la extinción de los incendios y en ayudar a la población, lo que daría lugar a que esos efectivos no pudieran ser destinados al frente. Pero lo cierto es que la misión japonesa fue un enorme fiasco.

Un globo recuperado en perfectas condiciones y expuesto en el Museo Nacional de la US Navy. (CC/Wikimedia Commons)
Un globo recuperado en perfectas condiciones y expuesto en el Museo Nacional de la US Navy. (CC/Wikimedia Commons)

Así lo explica la historiador Ross Coen en su libro 'Fu-Go: la historia curiosa de los globos japoneses que intentaron bombardear Estados Unidos', quien en declaraciones a la 'BBC' no solo confirma que fue un verdadero fracaso, sino que todo ese poder armamentístico solo sirvió para acabar con la vida seis personas que se encontraban en un picnic en Oregon: "Fue el único ataque que sufrió EEUU en territorio continental durante la II Guerra Mundial. Y cayó sobre unas personas que disfrutaban de un picnic, lo que vuelve la historia muy curiosa. Pero no se trataba de un ataque solitario, sino de un sofisticado plan que incluía armas que habían sido diseñadas para atravesar el océano Pacífico y crear caos y miedo con varios incendios en suelo estadounidense", explica Coen.

Se trataba de una serie de globos hechos de papel, que medían unos 10 metros de diámetro y 20 metros de altura. Se desplazaban gracias al hidrógeno que contenían en su interior y aprovechando las corrientes de aire que llegaban a través del Pacífico directamente hasta Estados Unidos. En su interior llevaban una serie de tubos rellenos de pólvora, además de un dispositivo de activación que se encargaba de hacer que las bombas estallaran cuando los sensores confirmaban que sehabían posado en el suelo. Eran capaces de alcanzar los 12 kilómetros de altura y recorrer distancias superiores a los 6.500 kilómetros.

Durante muchos años, la información sobre este ataque quedó clasificada por parte del gobierno norteamericano pero, curiosamente, en 2014 salió la luz: y no fue porque se revelaran los documentos, sino porque las autoridades canadienses encontraron uno de estos globos cerca de la localidad de Lumby sin detonar. Sería en 2019 cuando, de nuevo, los mismos cuerpos de seguridad encontrarían otro globo cerca de la zona anterior. Pero, en realidad, el ataque con globos aerostáticos fue un verdadero fracaso y Japón no cumplió el objetivo de su misión. Eso sí, el ataque de los Fu-Go quedó como uno de los más curiosos y extraños de la historia.

Segunda Guerra Mundial Japón Estados Unidos (EEUU) Historia
El redactor recomienda