HASTA EL 23 DE MAYO

Mezquitas vacías y oraciones televisadas: el Ramadán en tiempo de coronavirus

El mundo islámico delebra su mes sagrado en medio de la pandemia. La mayor parte de los países musulmanes piden a su población que se quede en casa

Foto: Un musulmán de Indonesia lee el Corán en medio de la crisis del coronavirus. (Reuters)
Un musulmán de Indonesia lee el Corán en medio de la crisis del coronavirus. (Reuters)

El mundo musulmán se enfrenta por primera vez en mucho tiempo a un inicio de Ramadán confinado en la mayoría de países a causa de la pandemia de coronavirus. Desde este viernes hasta el próximo 23 de mayo los fieles islámicos celebran su mes sagrado: ayuno de sol a sol y oración y lectura intensiva del Corán en la época del año más importante de una religión con más de 1.900 millones de seguidores en todo el mundo y que este año, como excepción en sus 1.400 años de historia, la Gran Mezquita de La Meca y la Mezquita del Profeta en Medina permanecerán cerradas para evitar aglomeraciones. En la primera noche de Ramadán de este jueves, tan sólo los clérigos y el personal de seguridad y limpieza pudieron entrar en la mezquita de La Meca y la ceremonia que anuncia el inicio del mes sagrado sólo pudo retrasmitirse por televisión.

"Me duele recibir el mes glorioso de Ramadán en circunstancias que nos impiden rezar en las mezquitas", lamentó el custodio de los Santos Lugares, el rey Salman bin Abdulaziz de Arabia Saudita, según informa 'The New York Times' a través de la Agencia Estatal de Prensa de Arabia Saudí. Pero desde el comienzo de semana, su ministro de Asustos Religiosos, Abdul Latif al-Sheikh ya venía recordando la prohibición de reunirse o acercarse a las mezquitas para rezar en un año en el que muchos musulmanes sólo podrán orar desde casa. Desde hace más de un mes, el Gobierno Saudí dejó de emitir visados para la peregrinación de la Umrah, que se puede realizar habitualmente durante todo el año, pero también las destinadas a La Meca y Medina.

El rey de Arabia Saudita, Salman bin Abdulaziz el pasado 26 de marzo. (Efe)
El rey de Arabia Saudita, Salman bin Abdulaziz el pasado 26 de marzo. (Efe)

La mayor parte de gobiernos en países de mayoría musulmana han pedido a su población que respeten las medidas de distanciamiento social durante el Ramadán. Algunos de los primeros contagios en la zona tuvieron como foco peregrinos de regreso de los lugares santos de Irán, Arabia Saudí, Afganistán y Pakistán. También de reuniones de fieles en India y Malasia. Irán, con 5.574 muertos y 88.194 contagiados es el país de mayoría islámica más azotado por el coronavirus. Aun así, Estados Unidos se niega a levantar un bloqueo que impide el suministro de material médico al país árabe en plena pandemia.

En Jerusalén, habituados a las peregrinaciones de decenas de miles de fieles alrededor de la Cúpula de la Roca en Jerusalén, este viernes han visto como el imam de la Mezquita de Al-Aqsa, se dirigía a los pocos files allí congregados. Este año las oraciones tendrán que seguirse por televisión. Media docena de clérigos, ataviados con mascarillas y separados por varios metros de distancia entre ellos se han arrodillado frente al púlpito mientras el imam ha pedido a Alá "que tenga piedad en nosotros y en toda la humanidad y nos salve de esta pandemia mortal".

La Cúpula de la Roca en 2019. (Efe)
La Cúpula de la Roca en 2019. (Efe)

En Marruecos, las autoridades declararon el Estado de emergencia el pasado 19 de marzo, poco después de detectar una sesentena de casos. A partir de entonces, se ha restringido el movimiento en los espacios públicos con medidas de confinamiento en todo el país hasta el 20 de mayo. Se cerraron colegios, mezquitas, hammams, restaurantes y cafeterías y desde el 15 de marzo se han suspendido los vuelos internacionales y los desplazamientos marítimos hasta, de momento, el 31 de mayo.

Sin embargo, este jueves el ministro de Interior marroquí, Abdelouafi Laftit, ha anunciado que el toque de queda, que hasta ahora era de seis de la tarde hasta las seis de la mañana, tendrán autorización para salir a la calle dos horas más en tiempo de Ramadán, desde las cinco de la mañana hasta las siete de la tarde. Aun así, el ministro ha recordado que cualquier persona que se salte el confinamiento se enfrentará a multas y distintas acciones legales, según el diario 'Morocco World News'. En Marruecos, de momento, se han detectado 3.692 casos y 155 fallecidos. En Argelia también han acortado el toque de queda y relajado las medidas confinatorias para adaptarlas al Ramadán.

Oración en la Mezquita Nacional de Kuala Lumpur. (Reuters)
Oración en la Mezquita Nacional de Kuala Lumpur. (Reuters)

El sábado será cuando empiece el Ramadán en la zona del Sureste Asiático. En Malasia, con apenas 96 fallecidos y 5.691 diagnosticados, el Gobierno del primer ministro Muhyiddin Yassin ha anunciado la prolongación de la prohibición de que los bazares y las mezquitas abran hasta el 12 de mayo, así como los viajes que no sean estrictamente necesarios. "Igual que hacemos ayuno, debenos luchar contra nuestros deseos", ha dicho en un programa televisivo. Lo mismo ha ocurrido en Indonesia, donde el presidente Joko Widodo ha pedido a los ciudadanos que trabajen y recen desde casa. Sin embargo, en la provincia indonesia de Aceh, donde la ley imperante es la sharia, las mezquitas estaban a rebosar en la primera noche de Ramadán. "En nuestra fe, Dios es quien decide cuándo morimos", ha aducido uno de los fieles entrevistados por 'The New York Times'. "Pero nos mantendremos alerta, llevando mascarillas".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios