en suspenso en polémico proyecto

La líder de Hong Kong condena la violencia y dice que la ley de extradición "no volverá"

La jefa del Gobierno local de Hong Kong, Carrie Lam, ha condenado la madrugada de este martes el "extremo uso de la violencia y el vandalismo" de los manifestantes

Foto: Carrie Lam en un foto de archivo. (Reuters)
Carrie Lam en un foto de archivo. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura2 min
La jefa del Gobierno local de Hong Kong, Carrie Lam, ha condenado la madrugada de hoy martes el "extremo uso de la violencia y el vandalismo" por parte de los manifestantes que asaltaron este lunes la sede del Parlamento de la ciudad.

En una conferencia de prensa convocada a las 04:00 horas (20:00 GMT del lunes) Lam confió en que "la sociedad honkonesa vuelva a la normalidad lo antes posible" y aseguró que los responsables de entrar de forma violenta al edificio y de vandalizar el interior serán castigados y ha destacado la importancia del estado de derecho en Hong Kong.

"El imperio de la ley es de una importancia capital", dijo Lam quien aseguró que "no es verdad" que su gobierno no haya atendido a las demandas que desde hace semanas le plantean los manifestantes.

Reiteró, además, que ha dejado en suspenso el polémico proyecto de extradición a China, entre otros países, "sin ningún plan para retomarlo".

Funcionarios limpian los alrededores del Consejo Legislativo este martes después de que manifestantes irrumpieran el día anterior en el edificio, en Hong Kong (China).
Funcionarios limpian los alrededores del Consejo Legislativo este martes después de que manifestantes irrumpieran el día anterior en el edificio, en Hong Kong (China).

Por su parte el jefe de la policía, Stephen Lo, señaló que antes de la entrada al Parlamento "había muchos manifestantes utilizando tácticas violentas" y justificó que la policía no interviniese durante las más de cuatro horas que los manifestantes emplearon en derribar las puertas de la institución.

"No podíamos usar la fuerza que habitualmente empleamos al aire libre", afirmó. El responsable policial aseguró, además, que poco antes de la entrada de los manifestantes al Parlamento apareció "un humo blanco" que pudo haberse tratado de un ataque tóxico", y ante esa posibilidad, dijo, la policía no tuvo otra opción que retirarse. También explicó que temían que una eventual carga policial provocase una "avalancha" entre la multitud congregada que causase mayores daños.

Centenares de manifestantes por el aniversario de la cesión británica de Hong Kong a China penetraron a la fuerza la medianoche del lunes al Parlamento de Hong Kong y permanecieron en su interior alrededor de tres horas y luego lo abandonaron.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios