elecciones presidenciales de 2020

La última bala del socialista Sanders: presenta su campaña para derrotar a Trump

El candidato con más edad de la historia de EEUU se presenta a unas primarias demócratas muy diferentes de las de 2016. Tendrá que competir contra perfiles socialistas similares al suyo

Foto: Bernie Sanders. (EFE)
Bernie Sanders. (EFE)

Si Bernie Sanders fuera elegido presidente de los Estados Unidos en 2020, acabaría su primera legislatura con 83 años. El socialista, que ha presentado su campaña para las primarias del Partido Demócrata, se ha convertido de facto en el candidato con más edad de la historia de la democracia moderna norteamericana.

Sin embargo, no parece que haya sido un impedimento para que el candidato socialista haya presentado su plataforma este martes, dejando claro que en 2016 había "comenzado una revolución política" y que ahora era el momento de culminarla. Sanders tendrá que competir contra una docena de demócratas en las primarias y un nuevo clima político.

Escenario distinto que en 2016

El plan de Sanders no ha cambiado mucho desde 2016: aumentar el salario mínimo (a 15 dólares la hora), Medicare para todos y tasas gratuitas para la universidad. En las primarias de 2016, el candidato independiente de Vermont compitió contra Hillary Clinton y obtuvo 13 millones de votos, un gran logro para no tener el respaldo del partido pero insuficiente en comparación con los más de 17 millones que consiguió Clinton. Sin embargo, en 2020 se enfrenta a un escenario distinto, por dos razones.

La primera es que su estrategia rupturista de 2016 ha muerto de éxito, arrastrando a la izquierda estadounidense al socialismo. Las 'Midterm', escenario de mujeres jóvenes y candidatos de minorías, supuso un soplo de aire fresco para el Partido Demócrata, que al mismo tiempo han asumido parte del discurso de Sanders. Esto podría perjudicar los buenos números del senador. Él mismo ha pedido no apelar ni al color de la piel, ni a la orientación sexual ni tampoco al género o edad.

Además, hasta una docena de demócratas han presentado su candidatura para las primarias del partido, como Elizabeth Warren, Kamala Harris o Andrew Yang. Incluso, algunos demócratas que le apoyaron en 2016, como Tulsi Gabbard y Marianne Williamson, son ahora candidatos en las primarias.

Esto supone que las primarias no serán una elección binaria entre el centrismo del aparato y la opción más rupturista de Sanders, consiguiendo así un voto anti Hillary Clinton. Además, la popularidad de Sanders emergió por algunas de sus propuestas, que muchos candidatos demócratas ahora cuentan con ella. Incluso algunas congresistas, como Alexandria Ocasio-Cortez, han propuesto 'Green New Deal', un paquete de propuestas muy ambiciosas para abordar el cambio climático.

'Swing states'

La segunda razón tiene que ver con el propio Donald Trump. Si Sanders consiguiera ganar las primarias del Partido Demócrata, algunos analistas norteamericanos han señalado que necesitaría apoyos centristas para ganar en los estados más disputados, aquellos en los que el magnate estadounidense venció a Clinton por unos pocos votos, como Florida, Nevada o Wisconsin, incluidos en la lista de 'swing states', referidos a los estados decisivos para las campañas presidenciales. Sin embargo, otros opinadores recuerdan que Clinton tenía ese perfil centrista y perdió.

En un correo mandado a las bases, ha recalcado que las ideas de 2016, consideradas "radicales", son ahora apoyadas ahora "por la mayoría" de EEUU

Sanders, icono del aparato más izquierdista del bando demócrata, ha anunciado su candidatura en la Radio Pública de Vermont (VPR), estado donde es senador: "Quería que el pueblo de Vermont fuera el primero en saberlo", ha declarado. En esa misma comparecencia radiofónica ha calificado a Trump como "una vergüenza" para el país y no ha ahorrado calificativos hacia él: "Es un mentiroso patológico. Creo que es un racista, machista, homófobo y xenófobo".

Animar a las bases

Además, también mandó un correo electrónico a los seguidores afirmando que estaba preparando una "campaña histórica sin precedentes" en Estados Unidos que atraerá a gente de todo el país. En este escrito, ha recalcado que las ideas de 2016, consideradas en aquel momento "radicales" y "extremistas", son ahora apoyadas ahora "por una mayoría de estadounidenses".

Por esa misma razón, ha intentado en su correo desvincularse de una candidatura exclusivamente anti Trump: "Nuestra campaña no trata solo de derrotar a Donald Trump, el presidente más peligroso en toda la historia de la América moderna. Esto no consiste solo en ganar la nominación demócrata y las elecciones generales. Nuestra campaña consiste en transformar nuestro país y crear un gobierno basado en los principios de la justicia económica, social, racial y ecológica".

"Ahora vamos a ganar"

En una entrevista concedida a la 'CBS' en el programa 'CBS This Morning', Sanders ha sido tajante subrayando la única diferencia que considera que existe entre la campaña de 2016 y esta de 2020: "Ahora vamos a ganar". El Comité Nacional del Partido Republicano publicó un comunicado criticando la candidatura de Sanders y tildándole de "socialista", etiqueta que en parte de la sociedad estadounidense provoca un fuerte rechazo pero que, por otro lado, atrae cada vez a más jóvenes.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios