por un escape de gas

Una turista española, entre los cuatro muertos por una explosión de gas en París

Una mujer española y otras tres personas murieron este sábado en una explosión por un escape de gas en una panadería del centro de París. Hay diez heridos graves

Una turista española, de Toledo, y otras tres personas han fallecido en una fuerte explosión ocurrida este sábado en una panadería del centro de París, atribuida a un escape de gas. La mujer falleció a causa de las heridas, según confirmó el Ministerio de Exteriores. Su marido, con quien se encontraba en el momento del siniestro, salió ileso. Otros dos españoles resultaron heridos, una mujer, leve, y un hombre cuyo estado no reviste gravedad. El último de los fallecidos se ha confirmado este domingo tras aparecer una cuarta persona bajo los escombros de la panadería.

La explosión, equiparable a una bomba de fuerte onda expansiva y que ocurrió poco antes de las 9.00 de la mañana en el área de Grands Boulevards, una de las zonas más turísticas de París, dejó decenas de heridos. Un grupo de bomberos intervenía en ese momento por una fuga de gas registrada en la popular panadería de la calle Trévise, en el distrito 9 de París, que estaba cerrada. Diez personas se hallan "en urgencia absoluta" y otras 37 resultaron heridas leves, según la prefectura de Policía.

Los bomberos se habían desplazado al lugar para tratar el escape de gas -"de origen accidental", según el ministro del Interior, Christophe Castaner- y el consiguiente incendio que llenó de humo las calles del centro de París. La alcaldesa de la ciudad, Anne Hidalgo, confirmó en su cuenta de Twitter el fallecimiento de los dos bomberos, a los que elogió por haber honrado el lema de su cuerpo: "Salvar o morir".

La explosión causó numerosos daños materiales sobre los edificios aledaños, entre ellos varios hoteles, cuyos clientes fueron evacuados por motivos de seguridad. Los testigos relatan escenas dramáticas de cristales rotos, techos derrumbados y coches volcados por la calle Trévise, muy cerca de lugares muy turísticos de la capital francesa como el Museo de Cera o el teatro de variedades Folies Bergère.

En ese momento, además de los bomberos, había turistas en la calle o desayunando en alguno de los hoteles que abundan en esa zona, que vieron cómo los cristales se rompían e incluso, en algunos sitios, el techo se venía abajo.

"Tomaron riesgos y salvaron vidas"

"La gente estaba en la calle y los bomberos dentro" del edificio, según el ministro del Interior, Christophe Castaner, que a mediodía informó de la muerte de cuatro personas, dos civiles y dos bomberos de París. En un segundo discurso, el titular de Interior ha elogiado "el coraje de los bomberos". Uno de ellos "salvó la vida de su compañero, quien permaneció enterrado bajo los escombros durante dos horas y media. Tomaron riesgos muy importantes bajo la autoridad de su líder y pudieron salvar siete vidas", dijo Castaner.

Maxime Daridan, un periodista que vive en la calle Trévise citado por el diario 'Le Monde', relata que la explosión rompió todas las ventanas de su apartamento. Tras observar los daños vio que un camión de bomberos se encontraba en el lugar para detener la fuga de gas. Entonces, la policía comenzó a empujar a la multitud para despejar el perímetro de seguridad.

Bomberos trabajan en el lugar de la explosión, en el centro de París. (Reuters)
Bomberos trabajan en el lugar de la explosión, en el centro de París. (Reuters)

Otros testigos presentes en el lugar describen una explosión de enorme violencia. Una mujer que vive en la rue Bergère, cerca del lugar del siniestro, relata cómo vivió la detonación al diario 'Le Figaro': "Estaba en mi baño, todo comenzó a moverse, se cayeron objetos, se rompieron ventanas en mi apartamento. Explotó y escuché gritos que venían de todas las direcciones".

Pedro Gonçalves, trabajador de un hotel cercano y que sufrió cortes superficiales en la cabeza, relató a la agencia Efe el pánico desatado tras la explosión y cómo ayudó a sacar a algunos de los heridos a la calle para que fuesen atendidos.

"Sentí una gran presión sobre mi, como si alguien me empujara. No entendía nada, pero no perdí la conciencia. Estaba todo lleno de polvo y cascotes del techo, así que salí corriendo, pero luego volví a entrar para ayudar a los clientes heridos", dijo. Gonçalves explicó que consiguió sacar a un hombre herido en la cabeza que estaba inconsciente y a otros clientes del hotel, entre gritos y escenas de pánico.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Los servicios de socorro detectaron varias bolsas de gas en varios pisos del edificio que registró la explosión y se vieron obligados a verificar que los inmuebles cercanos no presentan ningún riegos para que los vecinos y los clientes de los hoteles puedan volver a sus alojamientos.

Un portavoz de los bomberos, Eric Moulin, advirtió de que "algunos edificios están realmente deteriorados y podrían derrumbarse en cualquier momento". Los temores se centran sobre todo en el edificio de la panadería y los dos inmuebles anexos, cuya estabilidad ahora no mismo no puede ser asegurada por los técnicos.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios