El periodista Khashoggi fue estrangulado y después descuartizado en el consulado saudí
  1. Mundo
según las conclusiones de la fiscalía turca

El periodista Khashoggi fue estrangulado y después descuartizado en el consulado saudí

El periodista fue estrangulado nada más entrar en el consulado saudí en Estambul y su cuerpo descuartizado a continuación, según la Fiscalía turca, que destaca la escasa cooperación de Riad

Foto: El periodista Khashoggi fue estrangulado y después descuartizado en el consulado saudí
El periodista Khashoggi fue estrangulado y después descuartizado en el consulado saudí

Jamal Khashoggi fue estrangulado nada más entrar en el consulado de Arabia Saudí en Estambul y su cuerpo descuartizado a continuación en una operación "premeditada". Es la conclusión a la que ha llegado la Fiscalía de Estambul, que investiga el asesinato del periodista opositor saudí. La Fiscalía ha difundido esta información en una declaración escrita, reproducida por el diario turco 'Hürriyet', un día después de reunirse con el fiscal jefe saudí encargado de investigar el crimen.

Sus conclusiones socavan la versión de Arabia Saudí, que asegura que Khashoggi murió durante una pelea en el consulado, donde desapareció el 2 de octubre después de acudir a la legación para recoger unos documentos que necesitaba para csasarse con su pareja turca. El documento de la institución judicial hace constar que "Khashoggi fue asesinado mediante estrangulamiento, de forma planificada de antemano, inmediatamente después de entrar el 2 de octubre de 2018 en el consulado de Arabia Saudí en Estambul (...) Su cuerpo fue eliminado mediante descuartizamiento, también de forma planificada".

La Fiscalía turca también subraya la escasa cooperación de Riad en la que, en teoría, es una investigación turco-saudí. Este martes, el fiscal jefe saudí, Saud al Moyeb, regresó a su país después de tres días de reuniones con autoridades turcas, que esperaban que Al Moyeb facilitase declaraciones y confesiones de los 18 sospechosos que fueron arrestados en Arabia Saudí por su supuesta implicación en el crimen. El fiscal turco, Irfan Fidan, asegura en su declaración que las reuniones de esta semana con su homólogo saudí no han dado "ningún resultado concreto".

El fiscal jefe saudí, Saud Al Moyeb, abandona el consulado de su país en Estambul. (Reuters)
El fiscal jefe saudí, Saud Al Moyeb, abandona el consulado de su país en Estambul. (Reuters)

Durante dichos encuentros, los juristas turcos exigieron por escrito a los saudíes la respuesta a tres preguntas: dónde está el cuerpo de Khashoggi, si tenían cualquier información sobre la planificación previa del asesinato, y quién es el "colaborador local" que -según declaraciones de Arabia Saudí- era el encargado de deshacerse del cadáver. La respuesta de Riad, que el fiscal saudí hizo llegar al turco este miércoles, consiste únicamente en "una invitación al fiscal jefe de Estambul y su equipo a venir a Arabia Saudí con todas las pruebas para investigar conjuntamente" el caso. Además, Al Moyeb aseguró que las autoridades de su país no tienen constancia alguna de un 'colaborador local' turco, contradiciendo así la versión oficial difundida antes.

Turquía sostiene que la muerte de Khashoggi fue un "asesinato salvaje" planificado con anterioridad. El plan comenzó a gestarse el 28 de septiembre, en la primera visita de Khashoggi al consulado, y un equipo de agentes saudíes aterrizó en Estambul días antes de su muerte. Dicho equipo inspeccionó diferentes localidades de la región de Estambul para preparar el asesinato, según declaró ante el Parlamento el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien aseguró que "culpar a algunos agentes de Inteligencia del asesinato -la estrategia de Arabia Saudí para desvincularse del crimen- no convence" a su Gobierno.

La muerte del periodista, un antiguo aliado de la monarquía saudí que durante años tuvo acceso a información privilegiada porque ejerció como asesor cercano del antiguo jefe de la Inteligencia, Turki al-Faisal, ha sacudido el tablero diplomático. La reputación internacional del príncipe heredero Mohamed bin Salman, el "reformista" glorificado por Occidente, se desmorona con cada nueva prueba del caso. Cinco de los 15 implicados en la muerte de Khashoggi son cercanos al heredero de Arabia Saudí. De hecho, uno de ellos, Maher Abdulaziz Mutreb, coronel de la Inteligencia, estaba presente durante la visita de Bin Salman a España la pasada primavera. Mutreb, miembro del equipo de seguridad del príncipe heredero, llamó por teléfono móvil cuatro veces al jefe del gabinete de Bin Salman desde el consulado el día en que Khashoggi fue asesinado.

Dadas las evidencias que sugieren la implicación de altos cargos saudíes en el asesinato, la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, planteó este martes que expertos internacionales participen en la investigación. Bachelet abogó por una investigación del caso "independiente e imparcial", como única vía para garantizar un "análisis completo, así como la rendición de cuentas, por las violaciones de los derechos humanos cometidas en el curso de un crimen descarado".

Jamal Khashoggi Arabia Saudí
El redactor recomienda