JUNCKER anuncia que habrá propuesta

Bruselas propone acabar con el cambio de hora: "Es lo que la gente quiere"

El presidente del organismo ha anunciado que Bruselas propondrá que los europeos dejen de adelantar o atrasar sus relojes dependiendo de la época del año

Foto: El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. (Reuters)
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. (Reuters)

El cambio del horario de verano puede tener los días contados. Y no porque, como reza una popular saga, el invierno esté llegando, sino porque Bruselas está dispuesto a proponer que en la Unión Europea dejemos de cambiar la hora según se alargan o acortan los días. Lo ha confirmado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en declaraciones a la televisión alemana 'ZDF'.

Bruselas propone acabar con el cambio de hora: "Es lo que la gente quiere"

Juncker zanja así un debate que lleva días resonando en los pasillos de la capital europea, tras saberse que la mayoría de los 4,6 millones de europeos que han participado en una consulta pública europea sobre el cambio horario -una cifra récord- se decantan por ponerle fin. "Millones de ciudadanos dijeron que ya no quieren seguir cambiando los relojes", ha argumentado Juncker. En la encuesta, más del 80% de los participantes -mayoritariamente alemanes- se pronunció a favor de suprimir el cambio de horario, optando por mantener el de verano todo el año.

La propuesta, que será presentada "en su debido momento" y no se espera que en cualquier caso se aplique antes de 2021, se centra en eliminar la obligación que ahora pesa sobre los países de cambiar los relojes. Pero estos, en realidad, tendrán libertad para decidir si se quedan con el horario de verano o el de invierno, según ha aclarado el portavoz comunitario Alexander Winterstein. Cada país seguirá decidiendo en qué huso horario se mantiene.

Seminario de la Comisión Europea donde se ha debatido el cambio de hora (EFE)
Seminario de la Comisión Europea donde se ha debatido el cambio de hora (EFE)

No sin el apoyo de países y Eurocámara

La idea se ha debatido durante el seminario de dos días en el que este jueves y viernes se han reunido los miembros del colegio de comisarios al completo -el núcleo decisorio de la CE- para preparar el inicio de curso. Ahora, las palabras tendrán que transformarse en hechos. La Comisión Europea tendrá que presentar en un tiempo récord una propuesta legislativa para poner punto y final al cambio de los relojes en invierno.

No obstante, esto no podrá hacerse salvo que los Estados miembros y la Eurocámara den su visto bueno a una medida que aún no ha sido debatida, pero que parece con cierta popularidad entre un sector de los europeos. En cualquier caso, será necesario también que se estudie los impactos -sociales, económicos, medioambientales, de salud- que puede tener una medida llamada a captar la atención de los europeos.

Un dossier incómodo para Bruselas

Con frecuencia se critica a la Unión Europea por su lentitud o por no escuchar a los ciudadanos. Pero, en este caso, la Comisión Europea está recibiendo críticas por haber actuado con tanta celeridad, apenas dos semanas después de que se cerrase la consulta pública. El hecho de que los alemanes y los austriacos hayan sido los más activos a la hora de opinar ha generado recelos. El 4 % de los alemanas se han pronunciado -y, en su mayoría, a favor de abolir el cambio-, en contraste con países como España o Italia, con un 0,19 % y 0,04 %, respectivamente.

Cambiar o no cambiar la hora, esa es la cuestión (EFE)
Cambiar o no cambiar la hora, esa es la cuestión (EFE)

"Esto nunca ha sido un referendo y no lo es", ha afirmado Winterstein, quien ha defendido que el objetivo de Bruselas es dejar de obligarles a cambiar la hora. No está claro, por el momento, que se vaya a prohibir a los países mantener los cambios de horario, aunque esto podría crear problemas de coordinación en el mercado único. Y la polémica tiene visos de continuar.

De llevarse a cabo, ésta puede ser la propuesta estrella del fin de la Comisión Juncker, quien ya ha anunciado que no se presentará a un segundo mandato. Aunque también puede salirle el tiro por la culata, si el relato de que Alemania ha impuesto al resto de países su criterio cala, especialmente en países como Italia. En mayo se celebran las elecciones europeas que darán comienzo a una nueva legislatura, por lo que si Juncker quiere que su propuesta salga adelante, tendrán que hacer malabarismos para presentarla cuanto antes para, al menos, encauzar el debate antes de que se paralice la actividad política en la Unión Europea de cara a los comicios.

¿Cambios en energía, seguridad vial, ocio...?

A día de hoy, todos los europeos adelantamos los relojes una hora el último domingo de marzo y los retrasamos el último de octubre. Los cambios están regidos por una legislación europea del año 2000, pero ya se comenzaron a regular a nivel europeo en los ochenta con la idea de homogeneizar los pasos dados por todos los socios de la UE y evitar cambios dispares en el mercado único. Sin embargo, la tradición del horario de verano es mucho anterior: en algunos páises se remontan incluso a la Primera o la Segunda Guerra Mundial.

También hubo varios países que se sumaron a la iniciativa a raíz de la crisis del petróleo de los setenta, con el objetivo de ahorrar energía al acompasar mejor los horarios de los ciudadanos -y por tanto de la actividad- a las horas de luz solar, un argumento hoy cuestionado. Sus defensores alegan que también beneficia a la seguridad vial, ya que se da un mayor número de traslados con una mayor visibilidad, y hay también quién lo disfruta gracias a que le brinda tardes más largas de verano.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
36 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios