LLEVAN 13 días atrapados en la cueva

Tailandia pospone el rescate: "Los niños todavía no pueden bucear"

Para llegar, los buzos tienen que atravesar unos 1,7 kilómetros de estrechos pasadizos con visibilidad nula y corrientes de agua, un camino que toma, entre ida y vuelta, unas 11 horas

Foto: Soldados tailandeses preparan el equipo de buceo y de rescate en Chiang Rai, Tailandia. (EFE)
Soldados tailandeses preparan el equipo de buceo y de rescate en Chiang Rai, Tailandia. (EFE)

Los doce menores y el monitor que llevan 13 días atrapados en una cueva al norte de Tailandia tendrán que seguir esperando a que las condiciones para el rescate sean las idóneas. Aunque en un primer momento, en una rueda de prensa el Gobierno tailandés había asegurado que se podría intentar el primer intento de rescate, todavía no es posible. "Los chicos pueden caminar, pero no pueden bucear todavía", aseguró el gobernador de la provincia de Chiang Rai, Narongsak Osottanakorn.

Según explicó el gobernador, los menores "ya han aprendido" a bucear, pero todavía no están lo suficientemente fuertes. Los militares y buzos desplegados en la zona han comenzado a hacer ensayos de inmersiones, según relatan varios periodistas sobre el terreno. Uno de los últimos buceadores, de nacionalidad británica, en tener contacto con los jóvenes salió de la cueva a las 9 de la noche hora local, y aseguró que se encuentran bien.

Las autoridades aceleraron la misión de rescate de los menores después de que un buzo de la Marina de 38 años muriese por falta de oxígeno cuando realizaba una misión de abastecimiento a las personas atrapadas en la cueva. "La muerte de este experto buceador sirve para mostrar la dificultad de las tareas de rescate. A pesar del deceso no vamos a parar de trabajar para sacar al grupo", declaró Passkorn Boonyaluck, vicegobernador de la provincia de Chiang Rai, escenario del drama.

Buzos tailandeses se preparan para entrar en la cueva. (Reuters)
Buzos tailandeses se preparan para entrar en la cueva. (Reuters)


1,7 km de nula visibilidad

En cada viaje a la gruta, los buzos tienen que atravesar unos 1,7 kilómetros de estrechos pasadizos entre visibilidad nula y corrientes de agua, un camino que toma, ida y vuelta, unas 11 horas. "El camino hasta los chavales es una continua sucesión de complicados y agotadores retos", declaró a Efe Rafael Arush, buceador voluntario que participa en esas tareas.

A las preocupaciones por la aproximación de un temporal de lluvias, se suma además el descenso en la cantidad de oxígeno dentro de la cavidad. En el rescate están participando expertos de todo tipo, incluidos buscadores de nidos tailandeses que intentan rastrear conductos de aire que, esperan, puedan llevarlos al área donde se encuentran atrapados los menores.

El mundo entero, expectante

Desde que trascendiese la noticia, el mundo entero está pendiente del rescate de estos jóvenes. El propio Elon Musk, fundador de Tesla, ha enviado ingenieros hasta la cueva en Tailandia para intentar buscar soluciones que faciliten el rescate.

Por su parte, veinte buceadores espeleólogos de Francia esperan luz verde para ir a Tailandia. Un equipo de expertos que tiene más de 40 años de experiencia en este tipo de rescates.

Además, cientos de medios y periodistas de todo el mundo están apostados frente al Ministerio del Interior tailandés siguiendo el minuto a minuto del rescate.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios