EL PRESIDENTE DE EEUU: "ME GUSTARÍA IR A ESPAÑA"

Primer encuentro de Felipe VI y Trump en medio de las tensiones comerciales

El presidente Trump y su esposa Melania acaban de conocer en persona a los Reyes de España en un clima político diferente al habitual: con una espiral arancelaria de fondo

“Tenemos una relación comercial excelente, también militar, simplemente todo lo que se puede tener”, declaró el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acerca de España. Una de las muchas cortesías que intercambió este martes con Felipe VI y doña Letizia, que culminaron en Washington su viaje de cinco días por Estados Unidos. El mandatario estadounidense reconoció, cuando le preguntaron, que le “gustaría” viajar a España. Don Felipe agradeció a Trump su tiempo y destacó las estrechas relaciones de su país con Estados Unidos. “Este es un gran final para una visita perfecta”, declaró.

La primera pareja recibió a los monarcas en la alfombra roja del pórtico sur, entre las banderas de España y Estados Unidos y con un cuarto de hora de retraso. Era su primer encuentro en persona. A continuación, los cuatro comparecieron ante los medios en el despacho oval; la Reina y Melania Trump salieron después a conversar por separado, y los jefes de Estado se reunieron para hablar de comercio, inmigración y seguridad.

Pese a las palabras ceremoniosas, el encuentro se desarrolló con un agitado mar de fondo. La tormenta de verano que estalló, en ese momento, sobre Washington podría simbolizar la escalada arancelaria que en las últimas semanas ha tensado las relaciones entre Washington y sus aliados.

El presidente Donald Trump, a diferencia de sus antecesores, está cuestionando la arquitectura global creada tras la Segunda Guerra Mundial. En apenas año y medio, ha abandonado el Acuerdo Climático de París y el Tratado de Libre Comercio con el Pacífico, ha cancelado el pacto nuclear con Irán y está renegociando el Nafta. Por un lado da por buena la palabra de Corea del Norte y por otro aprieta las tuercas, mediante la imposición de aranceles, a sus aliados: Canadá, México y la Unión Europea.

Felipe VI tenía previsto expresar a Trump las precupaciones de los europeos respecto a la escalada arancelaria iniciada por Washington. Las tarifas estadounidenses al acero y al alumnio comunitarios, del 25% y el 10% respectivamente, han generado una respuesta arancelaria simétrica de Bruselas y podrían costar 400 millones de euros a la economía española.

Donald Trump saluda al Rey durante la reunión en el despacho oval. (Reuters)
Donald Trump saluda al Rey durante la reunión en el despacho oval. (Reuters)

La aceituna negra de mesa española también se ha colocado en el punto de mira de la Administración Trump. Según el Departamento de Comercio, apoyado por los productores estadounidenses de aceitunas, el género español cuesta un 40% menos y tiene el respaldo de las subvenciones europeas. Washington lo considera “competencia desleal” y subirá los aranceles del 21,6 al 34,7%. Algo que Madrid juzga como “injustificado”.

Uno de los puntos a favor de la imagen española ante el presidente es el equilibrio comercial. Según fuentes diplomáticas, Felipe VI recordaría a Donald Trump que España, a diferencia de China, México o la Unión Europea, tiene una balanza de pagos desfavorable con Estados Unidos: un déficit comercial superior a los 1.600 millones de euros. España también invierte más dinero en suelo norteamericano que a la inversa: más de 60.000 millones en 2015. Es el segundo destino internacional del dinero español.

El gasto en defensa, punto de fricción

El monarca también resaltó la cooperación en seguridad y defensa. A día de hoy, España alberga la base aeronaval de EEUU en Rota, Cádiz, y la base aérea de Morón de la Frontera, en Sevilla, donde está acuartelada la fuerza de despliegue rápido de los marines. Bases clave en la proyección americana hacia el Mediterráneo, norte de África y Oriente Medio. Sin embargo, un posible punto de fricción es el gasto en defensa. El presidente Trump ha amonestado varias veces a los miembros de la OTAN cuyo gasto militar no alcanza el 2% del PIB pactado. España, que no invierte ni el 1%, entre ellos.

Los jefes de la diplomacia de ambos países, el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Josep Borrell, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, han estado presentes, aunque no han logrado cuadrar una cita por separado. Es el primer viaje de Borrell a EEUU tras jurar el cargo hace menos de dos semanas.

Donald Trump y Melania reciben a los Reyes de España en la Casa Blanca. (Reuters)
Donald Trump y Melania reciben a los Reyes de España en la Casa Blanca. (Reuters)

Al igual que su antecesor, Barack Obama, el presidente Trump ha mostrado su apoyo a la unidad de España ante el desafío separatista de Cataluña. “España es un gran país y debe permanecer unido, estamos hablando de una gran nación”, declaró Trump junto al entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el pasado septiembre.

Esta es la segunda visita de Felipe VI como rey a la Casa Blanca, la primera desde que Donald Trump juró el cargo de presidente. Antes había estado tres veces como príncipe de Asturias. Su padre, el don Juan Carlos, visitó la Casa Blanca en nueve ocasiones. El Rey conoce bien Washington desde que cursó el máster de Relaciones Internacionales en la Universidad de Georgetown, entre 1993 y 1995.

Los Reyes culminan así un viaje que, desde el pasado jueves 14 de junio, les ha hecho visitar Nueva Orleans, en Luisiana, y San Antonio, en Texas, para honrar la profunda herencia española y celebrar el tricentenario de la fundación de ambas ciudades. Una agenda que ha estado llena de ceremonias, efemérides, reuniones con políticos y empresarios, y jazz.

La parte política y diplomática se ha dejado para el último día. Antes de visitar la Casa Blanca, Felipe VI se reunió con el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, y con el del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno. Tras el encuentro con Donald Trump, los Reyes van a ser recibidos por los líderes de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, y la Camára de Representantes, Paul Ryan. Así como por la jefa de los demócratas en esta cámara, Nancy Pelosi. La madrugada del miércoles volverán a España.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios