UNA MUJER DIRIGIRÁ LA AGENCIA POR PRIMERA VEZ

Trump cesa al secretario de Estado Tillerson y le reemplaza por el director de la CIA

Trump cesa al secretario de Estado Rex Tillerson. Será sustituido por el director de la CIA, Mike Pompeo, partidario de volver a las prácticas adoptadas por los servicios de inteligencia tras el 11-S

Foto: El ex secretario de Estado, Rex Tillerson, cesado por Donald Trump este martes, 13 de marzo de 2018. (Reuters)
El ex secretario de Estado, Rex Tillerson, cesado por Donald Trump este martes, 13 de marzo de 2018. (Reuters)

Donald Trump ha cesado de manera fulminante al secretario de Estado Rex Tillerson, quien será sustituido por el actual director de la Agencia central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo, un graduado de West Point que defiende recuperar las técnicas de interrogatorio aplicadas después del 11-S o recoger información privada de ciudadanos estadounidenses. La decisión supone un cambio de consecuencias trascendentales ahora que EEUU está inmerso en las complejas negociaciones con Corea del Norte o baraja suspender el acuerdo nuclear con Irán.

Trump pidió el pasado viernes a Tillerson que abandonase la dirección del ministerio más importante del país, y el diplomático acortó su viaje a África para regresar a Washington este lunes. Sin embargo, uno de sus asistentes más cercanos ha asegurado que el destituido secretario de Estado "no habló con el presidente" y que "desconoce la razón" de su reemplazo. Tillerson "tenía intención de seguir, dado el progreso en seguridad nacional", ha dicho Steve Goldstein, subsecretario de Diplomacia Pública.

Lo cierto es que las tensiones entre Trump y Tillerson han sido constantes. Según tres fuentes de la Casa Blanca citadas por 'The Washington Post', el presidente considera que las ideas de Tillerson son “demasiado establishment” y está convencido de que el cambio debía realizarse ahora que su Administración prepara el encuentro con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y encara negociaciones para cerrar varios acuerdos comerciales.

Trump también "estaba en desacuerdo" con Tillerson en cuestiones clave de política exterior como el acuerdo nuclear con Irán. "Realmente no pensábamos lo mismo. Pompeo y yo tenemos la misma línea de pensamiento. Tiene una tremenda energía, un tremendo intelecto; siempre estamos en la misma onda", ha dicho hoy el presidente. Pompeo "continuará nuestro programa de restaurar el papel de TEEUU en el mundo, fortaleciendo nuestras alianzas, confrontando a nuestros adversarios y buscando la desnuclearización de la península de Corea", ha remarcado Trump en un comunicado.

Una mujer al frente de la CIA

Pompeo es un legislador ultraconservador que ganó relevancia como miembro del comité que investigó a Hillary Clinton por el ataque contra el consulado estadounidense en Bengasi (Libia) en 2012, cuando Clinton era secretaria de Estado. Partidario de recuperar las prácticas adoptadas por los servicios de inteligencia tras los atentados del 11-S, también defiende la recolección de información privada de ciudadanos estadounidenses y rechaza el cierre de las bases secretas en otros países.

Será sustituido por Gina Haspel, hasta ahora subdirectora de la CIA, y que se convierte en la primera mujer en dirigir la agencia en sus 70 años de historia. Haspel, de 60 años, es experta en operaciones encubiertas. Se unió a la agencia en 1985 y trabajó como agente encubierto la mayor parte de su carrera. Jugó un rol central en la puesta en marcha en EEUU del programa extrajudicial tras los atentados del 11-S para encarcelar e interrogar a sospechosos de terrorismo.

De hecho, la hasta ahora subdirectora de la CIA dirigió en Tailandia el primero de los centros clandestinos de detención conocidos como 'black sites' que EEUU abrió en esa época. Haspel estuvo presente en al menos dos interrogatorios en los que se utilizaron torturas, el de los presuntos miembros de Al Qaeda Abu Zubaydah y Abd al Rahim al Nashiri, según se recogió en una investigación del Senado.

Haspel, cuyo nombramiento aún deberá ser confirmado por el Congreso, ha agradecido al presidente la oportunidad y espera "poder brindar al presidente el excelente apoyo de inteligencia al que se ha acostumbrado durante su primer año de mandato".

El ya exdirector de la CIA, Mike Pompeo (c), testifica ante el Comité anual de Inteligencia del Senado, en Washington. (EFE)
El ya exdirector de la CIA, Mike Pompeo (c), testifica ante el Comité anual de Inteligencia del Senado, en Washington. (EFE)

Tillerson y los lazos con Rusia

El ya ex secretario de Estado tiene fama de ser laborioso, competente y sólido, pero igual que Trump no tenía experiencia política ni militar hasta que asumió el cargo. Entró a trabajar en ExxonMobil, la petrolera cotizada más grande del mundo, en 1975, y desde 2006 dirigía el devenir de este gigante con presencia en 58 países y 75.000 empleados, el doble que el departamento de Estado.

El posible conflicto de intereses era una de sus manchas. La otra era su amistad con el presidente ruso Vladimir Putin. Su buena sintonía se debe en parte al proyecto de explotación petrolífera en el Ártico que firmaron ExxonMobil y Rosneft en 2011 y que fue bloqueado por las sanciones impuestas a Moscú por su agresión a Ucrania.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios