salva de disparos contra lalla salma

Mohamed VI ajusta cuentas con su esposa a través de la prensa

La princesa ha sido duramente criticada por no viajar a París, donde fue operado el rey la semana pasada. Por razones médicas o de ocio el monarca pasa la mayor parte del tiempo fuera de su país

Foto: Mohamed VI y su mujer, la princesa Lalla Salma, reciben a Macron y su mujer en Rabat. (Reuters)
Mohamed VI y su mujer, la princesa Lalla Salma, reciben a Macron y su mujer en Rabat. (Reuters)

"Le Crapouillot marocain" es uno de esos misteriosos periódicos digitales creados en el Magreb a toda prisa y en cuya web no aparece el nombre de su director ni dirección alguna. Los escasos artículos que pública carecen, en general, de interés, no llevan firma y atraen a muy pocos lectores, pero sirven al poder o a los que gravitan a su alrededor para enviar mensajes o formular advertencias.

"Le Crapouillot Marocain" lanzó dos mensajes la semana pasada dirigidos a la misma persona: la princesa Lalla Salma, esposa del rey Mohamed VI de Marruecos. Para que llegasen con nitidez a sus destinatarios, además de la princesa, ocuparon sucesivamente las portadas del diario desde el 27 de febrero hasta el 4 de marzo. Ambos artículos fueron además enviados anónimamente por correo electrónico a docenas, quizás cientos, de personas -periodistas, diplomáticos o académicos- que siguen la actualidad de Marruecos. Los asuntos de la familia real eran, sin embargo, hasta ahora un tema tabú para la prensa marroquí. Por abordarlos más de un periodista ha sido condenado a penas de cárcel.

“La ausencia de una princesa diletante” y “La actitud 'cool' y engañosa de una princesa” fueron los títulos de la columnas sin firma, publicadas el 27 de febrero y el 2 de marzo. Los encabezamientos anuncian una salva de disparos contra Lalla Salma, de 39 años, esposa del monarca alauita desde 2002, madre del príncipe heredero Moulay Hassan y de la princesa Lalla Khadija. Antes de convertirse en primera dama, estudió ingeniería en la Escuela Nacional Superior de Informática y Análisis de Sistemas de Rabat.

Mohamed VI, de 54 años, fue operado el 26 de enero, en la clínica Ambroise Paré en París, por radiofrecuencia, de un flutter auricular, según un comunicado firmado por cuatro médicos que se hizo público el mismo día a través del MAP (agencia de prensa oficial). La operación, mediante un catéter introducido por la arteria femoral, fue un éxito. La arritmia fue corregida; su ritmo cardíaco está ahora normalizado.

Con motivo de la intervención y "en un mismo impulso de apego paterno y fraterno", los hijos, el hermano y las hermanas del rey acudieron al lecho del paciente apara "llevarle consuelo", según "Le Crapouillot". Una foto, publicada por la MAP, les muestra a todos reunidos alrededor del soberano convaleciente. A la cita parisina en una habitación de hospital faltó, sin embargo, Lalla Salma porque “era absolutamente indiferente a esta ósmosis familiar, negándose a soportar las inclemencias del invierno de la Ciudad de la Luz, y eligiendo, en cambio, viajar de vacaciones a Marrakech y pasearse por sus calles soleadas ", añade el periódico. Ella está "más obsesionada con mantener su imagen glamurosa que con el deber natural de cuidar la cama de su marido".

Mohamed VI de Marruecos rodeado por sus hijos, su hermano y sus hermanas en la clínica Ambroise Paré de París tras haber sido operado. (MAP)
Mohamed VI de Marruecos rodeado por sus hijos, su hermano y sus hermanas en la clínica Ambroise Paré de París tras haber sido operado. (MAP)

Tres días más tarde "Le Crapouillot" volvió a la carga. El ataque fue esta vez más directo. Llala Salma es descrita como una mujer "desdeñosa y despectiva" con un carácter "colérico y agresivo" y que persiste además en "enfrentarse con sus cuñadas de la familia real". Lo hace pese a los “recurrentes llamamientos al orden” de su esposo el soberano.

Después de hacer este relato de las desavenencias reales, el periódico se pregunta si las relaciones entre "Mohamed VI y su esposa no pasan por su mejor momento". Lo que se preguntan, en cambio, algunos lectores marroquíes avezados es si la publicación permitida, quizás incluso alentada, de tales invectivas contra la primera dama no equivale a un anuncio de divorcio. Con el que si ha roto el monarca desde hace años, hasta el punto de no hablarle, es con su primo Moulay Hicham, de 54 años apodado “el príncipe rojo”, con el que fue, sin embargo, educado por su padre.

Salma es descrita como una mujer "desdeñosa y despectiva" que persiste en "enfrentarse con sus cuñadas de la familia real"

Antes de que la foto del hospital pusiera de manifiesto los conflictos familiares, la pareja real no solía ser vista junta con frecuencia en público en Marruecos ni en el extranjero, donde Mohamed VI pasa prácticamente ahora la mayor parte de su tiempo. Durante los seis meses centrales de 2017, de abril a septiembre, permaneció el 45% del tiempo fuera de su reino.

Desde el pasado 11 de diciembre, solo ha pasado una semana en Marruecos. Ese lunes se desplazó a París -almorzó al día siguiente en el palacio de El Elíseo- y se quedó allí hasta el día 28. Después de una escala de horas en Rabat, para presidir una vigilia religiosa con motivo del 19º aniversario de la muerte de su padre, Hassan II, continuó viaje a Gabón. Desde allí regresó directamente a Francia a principios de año, cancelando, por "razones de agenda", la primera visita de Estado que los Reyes de España iban a hacer a Marruecos del 9 al 11 de enero.

 La actriz Mélanie Amar con el rey de Marruecos el 8 de enero en un restaurante parisino.
La actriz Mélanie Amar con el rey de Marruecos el 8 de enero en un restaurante parisino.

En esas fechas Mohamed VI estuvo en Francia, entre París y el castillo familiar de Betz, en el cercano departamento de L’Oise. El 8 de enero por la noche fue incluso fotografiado en un restaurante parisino con la actriz de telerrealidad Mélanie Amar. Fue también grabado en vídeo por unos transeúntes, el 12 de enero, paseando por los Campos Elíseos junto con Fouad Ali el Himma, su principal consejero. Ocho días después se le diagnosticó en París un trastorno del ritmo cardíaco del que ha sido ahora operado.

El rey finalmente regresó a Marruecos la víspera del Consejo de Ministros que presidió en Casablanca el 22 de enero. En esta reunión, convocada y suspendida varias veces, participaron los sustitutos, recién nombrados por el rey, de los ministros destituidos en octubre por Mohamed VI. Les sancionó por no atender adecuadamente las demandas sociales de los rifeños que se rebelaron. Marruecos permaneció así durante tres meses sin que nadie ocupara, por ejemplo, las carteras de Educación y Salud. A finales de enero, después de una parada el 28 el Agadir, el monarca volvió de nuevo a peregrinar, esta vez hasta Hong Kong. Desde allí puso rumbo a París, en los últimos días de febrero, para ser operado.

Si las estancias frecuentes y prolongadas del soberano en el extranjero no provocan ninguna reacción pública en Marruecos, en la clase política ni en la prensa, causan, sin embargo, cierta inquietud en las capitales europeas que siguen de cerca la evolución del reino. Mohamed VI no es un rey escandinavo, cuyo papel es puramente simbólico, sino que, por el contrario, ostenta constitucionalmente el grueso del poder ejecutivo.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios