UNA RELACIÓN MÁS GEOESTRATÉGICA QUE COMERCIAL

Venezuela, república socialista de Rusia

Venezuela ha utilizado el dinero de Rusia, el país que más aumenta las inversiones, para evitar incumplimientos con tenedores de su deuda. Pero la relación no es estrictamente comercial

Foto: Vladimir Putin y Nicolás Maduro. (Reuters)
Vladimir Putin y Nicolás Maduro. (Reuters)

¿Quién dirige Venezuela? Como todo en este país tropical, hasta una respuesta así tiene matices. La lógica indicaría decir que el presidente Nicolás Maduro. Pero los grises podrían llevar a contestar que es la recién instaurada -y polémica- Asamblea Nacional Constituyente, que a su vez representa, en teoría y según palabras de Maduro, “al pueblo soberano”. Pero hay quienes dicen también que hay una mano que sin gobernar, sin pretender hacerlo, maneja los hilos del país y se adueña del futuro a golpe de chequeras y préstamos. Es Rusia. La teoría cobra fuerza tras los últimos ruidos de cesación de pagos y la reestructuración de la deuda entre ambos países. Pero, ¿realmente tiene Rusia tanto poder?

Desde hace meses, sobre el país caribeño planea una amenaza que empieza a convertirse en el cuento de Pedro y el lobo, solo que la bestia temida es el 'default', la cesación de pagos. Maduro anunció el pasado 2 de noviembre su intención de refinanciar o reestructurar una deuda de en torno a 60.000 millones de dólares. La corporación financiera Fitch ha rebajado la categoría de la deuda soberana de Venezuela y de PDVSA, la estatal petrolera, a “default restringido”, es decir, un paso previo a la suspensión de pagos. S&P también indició que hay “default selectivo” por el retraso en el pago de 200 millones de dólares en intereses.

En octubre, Nicolás Maduro hizo un viaje a Moscú, donde se reunió con el presidente Vladimir Putin. “Le doy las gracias por todo el apoyo, político y diplomático, en los tiempos difíciles por los que estamos atravesando”, le dijo Maduro a Putin. Según una información de Reuters, el mandatario ruso le dijo que la cooperación económica de Rusia con Venezuela seguiría adelante.

En Repsol vieron el desastre y pararon un poco las operaciones. Igual que Chevron. Sobre todo a partir de 2013

Caracas firmó el pasado miércoles 15 un acuerdo para reestructurar su deuda con Rusia, un pago de 3.200 millones de dólares frente a una deuda total que puede estar en torno a los 150.000 millones de dólares entre lo que debe la República y PDVSA. “Es una gota en un mar de problemas que tiene Venezuela. No representaba riesgo si quiera ese default con Rusia, no tiene impacto, ni siquiera sobre otros instrumentos de deuda”, dice el economista Omar Zambrano.

Zambrano explica que la deuda con Rusia es bilateral, de país a país, y que se ha alimentado de las relaciones económicas que tenían ambos, principalmente para la compra de armamento por parte de Venezuela. “Rusia decidió extender los plazos, aunque no se sabe bien qué hicieron porque nadie ha visto los acuerdos, y Venezuela queda pagando muy poco en los próximos seis años. Pero lo principal del tema con Rusia es que es un jugador menor en los problemas financieros del Gobierno venezolano”, dice Zambrano.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante un mitin sobre la Asamblea Constituyente, en Caracas. (Reuters)
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante un mitin sobre la Asamblea Constituyente, en Caracas. (Reuters)

En medio de la tormenta, los rusos parecen ser los únicos que apuestan por el Gobierno de Nicolás Maduro. “La relación de ambos es fundamentalmente político-estratégica, no es comercial en lo estricto”, dice Zambrano. El también economista Luis Oliveros explica que los rusos son los que más han aumentando las inversiones en el país caribeño en los últimos años. “En Repsol vieron el desastre y pararon un poco las operaciones. Igual que Chevron. Sobre todo a partir de 2013”, momento en que llega Maduro a la presidencia.

El creciente control de Rusia sobre el crudo venezolano a través de Rosneft está haciendo que aumente su fuerza en América. La petrolera estatal rusa revende cerca de 225.000 barriles por día venezolanos, lo que equivale al 13 por ciento de las exportaciones totales del país sudamericano, según datos de Reuters.

El pasado mes de abril, Rosneft dio 1.000 millones de dólares a PDVSA a cambio de petróleo. En agosto, aseguró haberle prestado un total de 6.000 millones de dólares. Según la agencia, Venezuela ha utilizado en varias ocasiones el dinero ruso para evitar incumplimientos con tenedores de su deuda y calcula la entrega total de por lo menos 17.000 millones de dólares desde 2006, en base a los préstamos y líneas de crédito anunciados por el Gobierno.

Un hecho que muestra a la vez la importancia y presencia de Rosneft en Venezuela y el compadreo político entre ambos países, fue la inauguración de un gimnasio cubierto y una estatua de 6 metros de Hugo Chávez en Sabaneta, la ciudad natal del presidente fallecido, con la presencia de Maduro e Igor Sechin, director ejecutivo de la petrolera rusa. Las obras salieron del bolsillo de Rosneft, como obsequio.

La nueva Cuba

Las relaciones con Rusia se estrechan más a partir de las sanciones económicas que aplicó el Gobierno de Estados Unidos. “Junto con China, eran los que podían ofrecerle ayuda financiera. Venezuela tiene prácticamente cerrado el mercado”, comenta Oliveros.

Pero antes de las sanciones, cuyo grueso vino con la instauración de la Asamblea Nacional Constituyente el pasado mes de agosto, hay un episodio que da idea de la necesidad del dinero ruso para Maduro. Es justamente lo que dio inicio a las protestas de este año: las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia en las que se quita facultades a la Asamblea Nacional, elegida en diciembre de 2015 y con mayoría opositora.

Por ejemplo, se eliminaba la necesidad de que el Parlamento aprobara los acuerdos de interés estratégico nacional para el país, entre estos, los acuerdos petroleros. Los diputados opositores se habían negado a firmar nuevos contratos con Rusia. Con el dictamen del Supremo, se daba potestad a Maduro para hacerlo él solo. El camino quedaba abierto para Rosneft.

La relación, como señalaba Zambrano, no es estrictamente comercial. Hay un tema de estrategia y geopolítica en el tablero.

El interés de Putin no es solo financiero, también decirle a EEUU 'mira dónde estoy'. Ya no tienen a Cuba y se ponen en Venezuela

“El interés de Putin no es solo financiero, sino decirle a Estados Unidos 'mira dónde estoy'. Ya no tienen a Cuba y se ponen en Venezuela. Puede que la quieran convertir en la Cuba de los 60”, explica Oliveros, haciendo alusión al escenario de Guerra Fría de esos años.

La internacionalista Giovanna De Michelle explica que con el acercamiento de ambos, se hace una decisión más política que técnica. “La Rusia de Putin se caracteriza por una nostalgia del poder la Unión Soviética en tiempos de Guerra Fría y trata de re posicionarse a nivel internacional desde aquí. Al principio con el comercio pero se le abre un boquete con una suerte de identificación y contraposición ideológica a Estados Unidos”.

De Michelle aclara que el acercamiento no solo de Rusia, sino también de China, no se hace por una confianza en Venezuela, sino porque al poner los pies en esta parte del Caribe, se les abre la posibilidad de obtener sus propios objetivos internacionales. “Venezuela trata de usar esto para redefinir el equilibrio de fuerzas, para reeditar la polarización mundial, tal y como lo hace a lo interno. Y en eso coinciden los intereses de China y Rusia en este momento”.

Aunque apunta que no sería como la Cuba de los 60. “El momento es muy diferente, las condiciones a nivel internacional son distintas. No creo que Venezuela se termine convirtiendo en un satélite, pero sí en un instrumento”.

Oliveros sí hace una advertencia: “Pueden convertirse en los dueños del país, porque si las sanciones siguen y no se logra aumentar la producción petrolera y revertir la crisis, se va a tener que seguir vendiendo terrenos a Rusia”.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios