elecciones regionales en venezuela

Venezuela: el CNE anuncia la victoria del chavismo y la oposición canta fraude

En lo que se refiere al voto nacional, estos son los resultados: 5.571.859 Psuv y 4.853.353 MUD, lo que supone una diferencia de 719.506 votos (2,2 millones menos para la oposición que en 2015)

Foto: El presidente de Venezuela Nicolás Maduro celebra la victoria tras conocerse los resultados. (Reuters)
El presidente de Venezuela Nicolás Maduro celebra la victoria tras conocerse los resultados. (Reuters)

A las 10 de la noche, mucho antes de lo habitual, la rectora Tibisay Lucena daba el primer boletín del Consejo Nacional Electoral (CNE). Con más del 95% de los votos escrutados fue diciendo uno por uno los estados del país y el resultado de la votación. Psuv (partido de Gobierno) fue la palabra más repetida. Hasta 17 veces. Cinco gobernaciones (como nuestras comunidades autónomas) quedan en manos de la Mesa de la Unidad (MUD). A la hora de redacción de esta noticia, queda por saber en manos de quién estará la gobernación de Bolívar.

La participación, del 61%, es la más alta en elecciones de este tipo. Las últimas regionales se celebraron en diciembre de 2012 y votó un 52% del censo electoral. En ese momento, el reparto fue de 20 gobernaciones para el PSUV, 3 para la oposición. En lo que se refiere al voto a nivel nacional, estos son los resultados: 5.571.859 Psuv y 4.853.353 MUD, lo que supone una diferencia de 719.506 votos (2,2 millones menos para la oposición en comparación a 2015).

Un monja ejerce su derecho al voto en un centro de votación. (EFE)
Un monja ejerce su derecho al voto en un centro de votación. (EFE)

Hoy, la oposición gana en los territorios chavistas de Anzoátegui, Táchira y Zulia a históricos del PSUV (Aristóbulo Istúriz, José Gregorio Vielma Mora y Francisco Arias Cárdenas). En cambio, pierde el estado que se considera la joya de la corona, Miranda. Hasta ahora estaba en manos del dos veces candidato presidencial Henrique Capriles Radonski. El sucesor iba a ser Carlos Ocariz, alcalde de Sucre, uno de los cinco municipios de Caracas. Ha quedado en manos de Héctor Rodríguez en una jornada en la que, si se tuviera que hablar de nuevos “presidenciables” del chavismo, se le podría señalar a él sin lugar a dudas.

“Diez millones de votantes salieron a decirle al mundo que en Venezuela hay democracia, queremos la paz, queremos libertad, queremos patria”, dijo en presidente Nicolás Maduro a pocos minutos de saberse los resultados. Dijo que reconocía el resultado de las elecciones. “La oposición ha tenido cinco triunfos, se los reconocemos como hemos hechos siempre”. Sin embargo, al oposición ya alzaba su voz poco antes de que el CNE hablara.

Lo que se conoce en Venezuela como “la hora loca”, el momento en que se desatan los rumores, el baile de cifras de participación, de qué gobernaciones quedaron para quién, empezó a las seis de la tarde, hora en que, en teoría cerraban los centros electorales que ya no tenían nadie en cola. El CNE nunca anunció el cierre de mesas, tampoco la extensión de hora de voto.

En el comando de campaña de la MUD empezaron las sonrisas. Incluso hubo una declaración alrededor de las siete y media de parte de quien fuera secretario general de la Unidad, Ramón Guillermo Aveledo. “Lo de hoy es una enorme victoria popular de dimensiones históricas. Empieza una nueva etapa de creciente responsabilidad”, decía.

Elecciones en Venezuela
Elecciones en Venezuela

Y no daban sondeos, escrutinios ni encuestas a boca de urna porque en Venezuela está prohibido. Es ilegal hablar de cualquier tipo de resultados hasta que el CNE no dé los suyos, los oficiales. Alrededor de las nueve y media de la noche, Gerardo Blyde (MUD), alertaba de que el organismo electoral daría una información “muy distinta” a la que manejaba la oposición.

A las diez de la noche, los resultados

Pasada la media noche, tras un cambio de sonrisas por caras largas en el comando de la MUD y una reunión a puerta cerrada, Blyde, junto a un perdedor Carlos Ocariz, declaraba. “Alertamos al país de unos resultados que no se correspondían con lo que estábamos manejando. Ellos (el Gobierno) saben que no son mayoría. No reconocemos los resultados dados hoy. Ha sido un proceso desigual, desequilibrado, con resultados que no reflejan la realidad”.

La Unidad ha solicitado a sus comandos regionales, incluyendo aquellos donde han ganado, que se verifique y audite todo el proceso. “En este momento no reconocemos ninguno de los resultados. Haremos actividades de calle que acompañen esto”. Aunque no se han especificado cuáles ni de qué magnitud. Blyde ha dicho que es “un momento muy grave para la república y el país” y ha hecho un llamado a la unión de los dirigentes dentro y fuera de la MUD. “Unidos podemos vencer”.

“Alertamos al país de unos resultados que no se correspondían con lo que estábamos manejando", dijo Ocariz

Distintos analistas y encuestadoras se acercaron bastante a los datos de participación. Pero ninguna acertó en cuanto a la disposición de voto nacional, de un 55% para el Gobierno y 45% para la oposición.

Es la elección número 22 en 18 años de chavismo. Otra más en que la victoria queda del lado de la tolda roja, que sólo ha perdido en dos ocasiones. Una, en un referéndum para modificar la Constitución convocado en 2007 que la oposición ganó por poco (la famosa “victoria de mierda”, que dijo Chávez). La otra, más reciente. Fue en las elecciones a la Asamblea Nacional de 2015, donde la oposición ganó con una ventaja de 15 puntos.

Contrasta el resultado de hoy con las parlamentarias, pero también con la aprobación a la gestión del Gobierno de Maduro, que en los últimos meses subió 5,8 puntos porcentuales, pero no alcanzó sino el 23,2% según Datanális.

El candidato opositor a la gobernación del estado venezolano de Miranda (centro norte), Carlos Ocariz. (EFE)
El candidato opositor a la gobernación del estado venezolano de Miranda (centro norte), Carlos Ocariz. (EFE)

Pero también llega en unas semanas de aparente calma, de que se “enfriaran las calles” después de meses de protestas promovidas por la oposición contra el Gobierno. Cesaron tras las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en una mezcla de desánimo y pérdida de credibilidad en la Mud. De hecho, al poco tiempo se anunciaron las elecciones regionales y desde los votantes contrarios al Gobierno se vieron dos tendencias: los que llamaron a participar sí o sí para “no perder espacios” y los que llamaron a la abstención “por estar en dictadura” o como voto castigo a una dirigencia opositora que parecía haber negociado contra quien meses antes peleaba en las calles.

Carrera de obstáculos, como siempre

El sistema electoral venezolano se ha jactado siempre de ser uno de los más seguros y confiables del mundo. Se puso en entredicho en julio, tras la votación de la ANC y cuando Smartmatic, la empresa encargada hasta ese momento de las máquinas de votación, dijo que se había cometido fraude. Pero antes de llegar a la máquina, el camino suele estar lleno de irregularidades. A las ya habituales en esta elección se han sumado dos más.

Venezuela: el CNE anuncia la victoria del chavismo y la oposición canta fraude

El Consejo Nacional Electoral decidió no aplicar la sustitución de candidatos de la oposición que renunciaron a su postulación. Alegaron que el proceso terminó en agosto. La Unidad denunció que el CNE violó la normativa electoral, que establece que la sustitución de candidatos puede darse hasta 10 días antes del evento electoral. Eso se ha traducido este domingo en que los venezolanos tenían en el tarjetón a candidatos que ya no lo eran. Eso, de cara al voto opositor, podía crear confusión y división de voto. Aunque aún no se sabe en qué dimensión ha afectado al resultado.

Casi a última hora, el jueves 12, mismo día en que cerraba la campaña, el CNE anunció la reubicación de más de 200 centros electorales. Un cambio, alegaba, que se hacía para resguardar la seguridad de los votantes y evitar focos de violencia. La medida ha afectado a más de 600 mil votantes. Según la oposición, el cambio se ha dado, sobre todo, en centros cuyo voto era en su mayoría anti Gobierno. La reubicación ha hecho, por ejemplo, que gente que votaba en zonas clase media-alta tuviera que desplazarse hasta barrios (favelas). Que de grandes centros con amplios espacios fuera, se trasladara a la gente a colegios pequeños, en zonas rurales, en calles estrechas y con muy difícil acceso.

Nicolás Maduro ha dicho que se someterá a auditoría del CNE todo el proceso. Habrá que esperar. En 2013, tras conocerse los ajustados resultados de las presidenciales en las que se batió con Capriles –que perdió por 234.935 votos–, dijo lo mismo. Esa revisión nunca se hizo.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios