primera ronda de las elecciones

Piñera gana en Chile con menos votos de lo esperado y ante el desencanto con Bachelet

Las encuestas se han equivocado. Piñera ha logrado el 36,6% de los votos, ocho puntos menos con respecto a las previsiones. Luchará en segunda vuelta con el periodista Alejandro Guillier

Foto: El expresidente de Chile y candidato presidencial de la coalición Chile Vamos, Sebastián Piñera. (EFE)
El expresidente de Chile y candidato presidencial de la coalición Chile Vamos, Sebastián Piñera. (EFE)

Las encuestas han vuelto a equivocarse en Chile. El multimillonario de centroderecha Sebastián Piñera se ha impuesto en la primera ronda de las elecciones presidenciales con un 36,6% de los votos, ocho puntos menos con respecto a las previsiones de las encuestas. Luchará en la segunda vuelta con el periodista del centroizquierda, Alejandro Guillier, quien ha mejorado las cifras de los sondeos y ha acabado con el 22,7% de los votos.

"Hemos recibido en forma fuerte y clara la voz de los chilenos", ha dicho Piñera, quien busca liderar al país por segunda vez, tras haber sido presidente entre 2010 y 2014. "Este es un gran resultado electoral", ha reivindicado, aunque es consciente de que no está todo dicho de cara a la segunda ronda, dado el resultado arrojado por la urnas.

Su camino a La Moneda podría torcerse si el izquierdista Frente Amplio apoya activamente a Guillier. El conglomerado de partidos de izquierda ha sido la gran sorpresa de los comicios. Su candidata, Beatriz Sánchez, apoyada públicamente por Pablo Iglesias e Irene Montero, ha superado todas las previsiones de las últimas semanas, y se ha hecho con un 20,3% de los votos, quedándose a apenas dos puntos y medio de pasar a la segunda vuelta.

Piñera gana en Chile con menos votos de lo esperado y ante el desencanto con Bachelet

La alianza, surgida de las protestas estudiantiles a favor de la educación pública y contra el sistema de pensiones privado, ha logrado hacerse con el voto de una parte importante de los indecisos. La formación ha mostrado su disposición de sentarse en la mesa de negociaciones con Guillier de manera inmediata.

También ha dado la sorpresa el candidato derechista José Antonio Kast, quien ha reivindicado durante la campaña al dictador Augusto Pinochet (1973-1990), llegando incluso a decir que, si estuviera vivo, el militar habría votado por él. Se ha hecho con un 7,9% de los votos, con una campaña basada en obtener el voto católico y evangélico contra el oficialismo, criticando la aprobación de la unión civil homosexual y el aborto en tres causales.

La participación ha sido finalmente del 46,66%, una cifra ligeramente mayor a la media de 42% registrada desde la eliminación del voto obligatorio, a principios de década. Como se preveía, la mayor participación ha favorecido a la izquierda. Las urnas han mostrado, en cualquier caso, el profundo desgaste del Gobierno de Michelle Bachelet. La presidenta, muy valorada en el panorama internacional, cuenta tan solo con un 30% de aprobación en Chile.

Piñera se medirá en segunda vuelta con el periodista de centroizquierda Alejandro Guillier. (REUTERS)
Piñera se medirá en segunda vuelta con el periodista de centroizquierda Alejandro Guillier. (REUTERS)

El gran desgaste de Michelle Bachelet

Sus reformas no han sido entendidas por parte de la población. La casa presidencial ha llegado a admitir problemas de comunicación, sobre todo en los primeros años, que no han podido remontar posteriormente. La derecha le critica, especialmente, la desaceleración del crecimiento de la economía. El PIB chileno ha aumentado un 1,8% de media en los últimos tres años, un crecimiento alrededor de tres décimas menor al registrado durante el Gobierno de Piñera.

En una sociedad donde el PIB es el indicador más valorado -la mayoría de los chilenos lo conocen, y se repite constantemente en los medios de comunicación- una merma del crecimiento puede hundir gobiernos. La derecha acusa a Bachelet de dañar la inversión con la reforma fiscal, que aumentó los impuestos a las grandes compañías. La caída en los precios del cobre, materia prima básica para la economía Chilena, ha tenido, en cualquier caso, influencia en esa desaceleración del crecimiento del PIB. Desde la derecha se critica también la aprobación de la unión civil homosexual y del aborto en tres causales, cuando Chile era uno de los seis países del mundo donde abortar estaba terminantemente prohibido.

Desde la izquierda, por el contrario, se señala que el Gobierno de Bachelet prometió un cambio profundo de las estructuras del Estado, heredadas de la dictadura, pero finalmente no ha cumplido las expectativas. Creen que la reforma que promete educación gratuita para el 60% de los alumnos es insuficiente. Critican que el sistema de salud sigue sufriendo grandes carencias y censuran también la incapacidad de reformar el sistema privado de pensiones.

La Administración Bachelet ha sido afectada, asimismo, por casos de corrupción. El hijo y la nuera de la presidenta fueron acusados de tráfico de influencias.

Piñera y Guillier se verán las caras en las urnas en la segunda ronda del próximo 17 de diciembre. El futuro del país más desarrollado de Sudamérica está en juego.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios