La tensión se dispara en el Kurdistán: choques entre el Ejército iraquí y los kurdos
  1. Mundo
EN LOS ALREDEDORES DE LA DISPUTADA KIRKUK

La tensión se dispara en el Kurdistán: choques entre el Ejército iraquí y los kurdos

Los choques han estallado cuando las tropas iraquíes, apoyadas por milicias chiíes, han entrado en una ciudad cercana a Kirkuk en el marco de una operación para "imponer la ley y el orden"

placeholder Foto: Un combatiente de los "peshmerga" prepara su arma en el norte de Kirkuk. (Reuters)
Un combatiente de los "peshmerga" prepara su arma en el norte de Kirkuk. (Reuters)

Combates entre las fuerzas del Ejército iraquí y los "peshmerga" kurdos en la ciudad de Altun Kupri, a unos 32 kilómetros de la disputada Kirkuk. Los choques han estallado cuando las tropas iraquíes, apoyadas por las milicias chiíes de las Unidades de Movilización Popular, entraron en la urbe en el marco de una operación para "imponer la ley y el orden". Testigos citados por la CNN aseguran que los "peshmerga" están utilizando ametralladoras pesadas y morteros.

Los enfrentamientos continúan en la parte norte de Altun Kupri, una ciudad multiétnica en la que conviven kurdos, árabes y turcomanos. Todo después de que fuerzas especiales iraquíes y milicias chiíes apoyadas por Irán se hiciesen esta semana con el control de los pozos petrolíferos de Kirkuk, la provincia disputada entre Bagdad y el Gobierno autónomo del Kurdistán que alberga entre un 15 y un 25% de las reservas de crudo de Irak, después de que las tropas kurdas se retirasen sin ofrecer resistencia.

La Comandancia de Operaciones Conjuntas asegura que las fuerzas iraquíes han arrebatado a los kurdos la localidad de Altun Kubri, aunque varios medios del Kurdistán lo niegan. Señalan que las tropas iraquíes lanzaron un ataque contra la localidad con el apoyo de las milicias chiíes, pero informan de que la ofensiva ha sido contenida por los "peshmergas".

La escalada de la crisis, que estalló después de que las autoridades kurdas se negasen a anular los resultados del referéndum de independencia del 25 de septiembre -el 92% votó a favor, con un 70% de participación- como exigía el Ejecutivo central, ha llevado al Gobierno de la región autónoma a aceptar la invitación al diálogo hecha por el primer ministro de Irak, Haidar al Abadi, aunque exige supervisión de la comunidad internacional. Bagdad no solo considera inconstitucional la consulta -rechazada por Turquía, Irán y gran parte de la comunidad internacional- también lanzó recientemente un ultimátum para que el Ejécutivo autonómico le entregase el control de Kirkuk, que está fuera de los límites reconocidos del Kurdistán.

Foto: Un miembro de las fuerzas de seguridad kurdas monta guardia tras un sabotaje en dos pozos petrolíferos en el yacimiento de Khabbaz, a 20 kilómetros al suroeste de Kirkuk, en mayo de 2016. (Reuters)

Al Abadi llamó posteriormente al diálogo "bajo el paraguas de la Constitución" iraquí, mientras sus fuerzas han recuperado varias áreas de las provincias de Kirkuk, Diyala y Nínive, donde los "peshmergas" estaban presentes desde que expulsaron de las mismas al Estado Islámico.

Este jueves, el director del Estado Mayor Conjunto de EEUU, teniente general Kenneth McKenzie, afirmó que la Casa Blanca apoya un "Irak unificado", e invitó a iraquíes y kurdos a poner fin a las tensiones para centrarse en la lucha contra el ISIS. La creciente tensión entre ambas partes ha llevado a unas mil familias a huir de la provincia de Nínive, en dirección a la provincia de Dohuk, una región ubicada en el norte de país y controlada por los kurdos, según informó ayer la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados.

Disputada desde hace décadas y ciudad clave en el nuevo reparto de Irak, Kirkuk produce hasta 600.000 barriles diarios de crudo. El Gobierno kurdo controla la venta de petróleo y ha firmado acuerdos unilaterales sin el consentimiento de Bagdad, en los que Israel es el principal beneficiado. Por ello, la campaña militar lanzada por Al Abadi se ha centrado en la recuperación de estos pozos. Se cree que los kurdos son mayoría en la provincia, aunque no existe un censo oficial y hay una notable presencia de árabes y turcomanos.

Kurdistán Irak Kurdos Estado Islámico
El redactor recomienda